fbpx
Anuncios

A 60 meses del desastre: recordar para transformar las Sierras Chicas

Asambleas de vecinos que buscaban soluciones efectivas, gobiernos sin respuestas y autoridades municipales desorientadas fueron los ejes de esta tragedia que enlutó a Sierras Chicas. A 5 años del 15F, la reconstrucción estaría casi completa de no ser por la falta de respuesta a decenas de familias serranas.

Anuncios


2015


Febrero: la gran inundación 

El 15 de febrero del 2015 los vecinos de las ciudades de Villa Allende, Mendiolaza, Unquillo. Río Ceballos y Salsipuedes fueron sorprendidos por las crecidas de las cuencas Salsipuedes, Saldán y Río Ceballos. Tras 15 horas intensa caída de agua – los registros oscilaron entre los 200 y 250 milímetros -, la inundación dejó como saldo 8 muertos y millonarios daños materiales.

Fue así, que apenas las lluvias comenzaron a atenuar su intensidad, el trabajo de bomberos voluntarios, municipios, Defensa Civil y organizaciones no gubernamentales no alcanzó para cubrir las demandas de los pedidos de auxilio de diferentes sectores.

Además, lo que generó más desesperación entre los vecinos fue que las localidades mencionadas y que conforman el cordón serrano, quedaron incomunicadas por los desbordes de los arroyos, en particular las rutas principales.

250 viviendas tuvieron que ser construidas nuevamente, mientras que 1780 casas necesitaron ser reparadas por daños parciales.


NOTAS RELACIONADAS


Anuncios

Marzo: promesas lejanas


Nada fue fácil para los damnificados ni para los gobiernos municipales de turno, todos se encontraban desorientados. El 15 de marzo de 2015 recordó el primer mes de las trágicas inundaciones, y los vecinos comenzaron a organizarse y movilizarse para que de una vez por todas llegue la ayuda oficial. En este sentido, se conformaron varias asambleas a lo largo de todo el cordón serrano.

Por otro lado, el Gobierno Nacional puso a disposición de Córdoba un crédito de $540.665.000 para las tareas de reconstrucción de infraestructura y viviendas, con la promesa de destrabe de $100.000.000 en una primera etapa.

En Río Ceballos, la inundación llegó hasta los dos metros de altura. Arrancó árboles de gran porte, destruyó viviendas, pasarelas, calzadas y muros costeros.


Abril: vecinos sin respuesta


No tenemos idea de cuándo llegará el dinero del crédito”, así lo manifestaron en el mes de abril de 2015 los jefes comunales de las distintas localidades de Sierras Chicas que habían sido afectados por las crecientes.

A su vez, los vecinos, impacientes, reclamaron una solución urgente, porque desde hace casi dos meses esperaban las ayudas prometidas por parte de la Nación para reconstruir sus viviendas.

Finalmente, si bien llegó el presupuesto de la Nación por más de 100 millones de pesos para auxiliar los casos más urgentes tras la tragedia, surgió un nuevo reclamo por parte de los habitantes de varias localidades. Con respecto a esto, un grupo de vecinos de la ciudad de Río Ceballos denunció que las obras de dragado, ensanchado y el talado de árboles que se realizaban en los ríos y sus costas no fueron compartidos públicamente para que puedan ser debatidas.

Se tejieron redes entre las distintas asambleas locales, y allá por marzo del 2015 surgió la nombrada asamblea general de Sierras Chicas.


Mayo: recuperando historias


Si bien los vecinos afectados por el aluvión continuaban reclamando por la ayuda que llegaba en cuentagotas, fue necesario comenzar a reconstruir una parte de lo que había sido dañado. Al respecto, más de 40 estudiantes de la UNC capacitaron a vecinos de Sierras Chicas para el salvataje de los documentos en papel que fueron alcanzados por las inundaciones de febrero.

A tres meses de las trágicas inundaciones que afectaron al cordón serrano, las autoridades municipales y provinciales, conjuntamente con los vecinos de las Sierras Chicas constituyeron el Comité de Cuenca Hídrica del río Saldán. Se trató de un trabajo en conjunto, desarrollado entre la Provincia y los intendentes de Sierras Chicas a través de la creación de comisiones, grupos de trabajo y áreas técnicas de abordaje ante eventuales problemáticas.


Junio: Marca(s) de Agua


Resultaba inevitable que cada iniciativa o proyecto posterior a la catástrofe no estuvieran marcados por la huella que dejó el desastre. En este contexto, surgió Marca(s) de Agua, a través de la iniciativa Generar Cauce(s) que llevó adelante Tagua, una agrupación unquillense.

La misma consistía en dejar una marca visible en los hogares dañados, siendo estos el símbolo más fuerte que se vio afectado. Por esto, la marca graficaba el límite hasta donde llegó el agua en cada lugar arrasado, y con la cual las personas afectadas puedan expresar el sentimiento de no querer olvidar, más allá de querer superar lo situación vivida.


NOTA RELACIONADA


Se termina pensando que cuando el barro se va, el problema se termina, pero no se tiene en cuenta que hay muchas cosas que aún están subyacentes, y que día a día afectan el cotidiano de quienes fuimos alcanzados por el desborde de los ríos”, explicó a El Milenio, Valeria Pratto, una de las integrantes de la agrupación.

En Unquillo, el río rompió totalmente las riberas y la ruta intermunicipal, saliéndose 200 metros de su cauce.


Julio: seguir marchando


A cinco meses, decenas de vecinos participaron de una marcha hacia el Ministerio de Agua y Ambiente de la Provincia de Córdoba, con el objetivo de seguir repudiando el desinterés que tanto los funcionarios nacionales, provinciales y municipales manifestaban ante la precaria situación de varios de los afectados.

A su vez, Julio Vallejos, bombero y vecino de Río Ceballos, se manifestó en contra de achicar los cauces: “Lo que hicieron en las riberas del río está mal, ya que el dragar y achicar las costas tiene un impacto negativo en el ambiente”.

También, los presentes en la manifestación que se organizó en la ciudad de Córdoba, explicaron que no sólo fue la naturaleza la culpable, sino que también hubo negligencia por parte de las autoridades de la región, ya que, por ejemplo, la creciente llegó a Río Ceballos a las 23 horas y a Mendiolaza arribó a las 00:40 horas, es decir que en una hora y cuarenta minutos nadie dio el aviso.

En realidad, lo que cambió en las últimas décadas no fueron las copiosas lluvias, sino la forma en que se ocupó la tierra. “No es que el río esté inundando las ciudades, las ciudades están inundando a los ríos” (Osvaldo Barbeito, geólogo de la UNC).


NOTA RELACIONADA


Agosto: seis meses de lucha


Los damnificados continuaron alzando la voz porque a pesar de que habían transcurrido seis meses del 15F seguían sin recibir el total de las ayudas prometidas por los gobiernos municipales y provinciales. Sin embargo, desde los municipios afirmaban que el tiempo de finalización de las obras no estaba determinado, y que los vecinos deberían aguardar entre dos y tres meses más.

Por otro lado, el Camino del Cuadrado reabrió luego de estar bloqueado 180 días. En este sentido, el gobierno provincial lo habilitó para el tránsito normal. Las tareas de reparación se concentraron en los 500 metros que fueron afectados por el fuerte temporal.

Otro de los temas que más resonó al cumplirse el medio año fue que los intendentes del cordón serrano fueron denunciados ante la Justicia. La Asamblea de vecinos de Sierras Chicas, después de reunir “las pruebas necesarias”, decidió presentar la denuncia el martes 18 de agosto de 2015 en Tribunales II de la ciudad Córdoba, la que involucró a los intendentes Germán Jalil, de la ciudad Unquillo, Daniel Salibi, de la ciudad de Mendiolaza y Sergio Spicogna, de la ciudad de Río Ceballos.

Hay que pisar la pelota después del 15 de febrero porque si no entendemos eso en cualquier momento vamos a pasar lo mismo y vamos a tener que seguir lamentando víctimas. (Nicolás Martínez Dalke, Concejal de Mendiolaza).


NOTAS RELACIONADAS


Septiembre: la sátira como medio de protesta


A siete meses, los vecinos continuaron reclamando por obras inconclusas. En este caso, a través carteles satíricos fueron colgados sobre un puente de la Avenida San Martín de la ciudad de Unquillo.


NOTA RELACIONADA


Anuncios

Octubre: “Es momento de arremangarse y trabajar, no de protestar”



Tanto Córdoba como la Nación acordaron instalar un sistema de alertas tempranas de crecidas en ríos. El convenio contempló la colocación de equipamiento en distintas cuencas para advertir sobre crecidas.

Resultado de imagen para dela sota
“Es momento de arremangarse y trabajar, no de protestar”, dijo el fallecido gobernador cordobés, José Manuel de la Sota.

Mientras tanto, a ocho meses de la inundación los vecinos siguieron marchando para no olvidar, por lo que se reunieron en distintos puntos de las ciudades afectadas con el fin de seguir recordando lo ocurrido aquel día. En este marco, presentaron un recurso de amparo porque consideran que el sistema de alerta temprana anunciado por el gobierno es poco efectivo.

Pero la polémica respuesta del gobernador de turno se llevó todas las miradas y críticas: “Es momento de arremangarse y trabajar, no de protestar”, dijo José Manuel de la Sota, refiriéndose a las manifestaciones que vienen realizando los vecinos de Sierras Chicas.


NOTAS RELACIONADAS


Noviembre: vivir con miedo


A nueve meses, damnificados y vecinos realizaron una caravana a lo largo del corredor que culminó en Villa Allende con una marcha y un bocinazo multitudinarios. Mientras tanto, los intendentes del corredor elevaron una carta a la nación solicitando los fondos prometidos en febrero. Los afectados, cansados de esperar, comenzaron a emprender acciones legales contra el Gobierno de la Provincia.

Así es como, cientos de perjudicados en todo el corredor continuaban esperando las nuevas viviendas o el dinero para reconstruir sus hogares. Otros ni siquiera habían sido relevados. Mientras tanto, seguir alquilando en la zona se complicaba cada vez más ante la cercanía de la temporada turística. De las obras de prevención tampoco había mejores noticias.

No hay plata”, esa es la respuesta que recibían los damnificados cuando acudían al gobierno municipal o provincial para preguntar por la paralización de las obras y los subsidios.

La Provincia dice que la Nación no manda los 400 millones que faltan, la Nación dice que la provincia no rindió las cuentas de los primeros 100 millones y la Provincia dice que ya los rindió. Si el gobierno nacional desconfía de la Provincia entonces que mande auditores y que se encargue de la construcción. A nosotros no nos importa quién se cuelga los laureles de las obras”, aseguraban.


NOTAS RELACIONADAS


Además, la mañana del viernes 13 de noviembre, el edificio municipal de Mendiolaza abrió sus puertas a los intendentes de Villa Allende, Unquillo, Río Ceballos, Salsipuedes, La Granja, Cerro Azul y la propia ciudad organizadora, junto a varios de los mandatarios electos durante este 2015. Los presentes firmaron un documento dirigido al por aquel entonces, Jefe de Gabinete del Gobierno Nacional, Dr. Aníbal Fernández, con el que solicitaron una “urgente respuesta” sobre el saldo del crédito de 540 millones que sería destinado a las localidades damnificadas, de los cuales solo se percibió el anticipo de 100 millones en el mes de julio.

Posterior a esto, los intendentes de Sierras Chicas viajaron a Buenos Aires en busca de una respuesta por las demoras en la llegada de los fondos para los inundados, pero no pudieron ni entrar a la Casa Rosada.

La problemática ambiental es parte de una forma de habitar culturalmente nuestro medio. En ese sentido, nos damos cuenta que es muy importante el reclamo hacia el Estado, pero otra parte es la cuestión cotidiana de cómo nosotros manejamos nuestro entorno. (Juan Carlos Stauber, docente y presidente de Sayana, centro cultural de Mendiolaza)


NOTAS RELACIONADAS


Diciembre: el compromiso de Juan Schiaretti


A 10 meses de las fuertes lluvias que oscurecieron las Sierras Chicas, las autoridades provinciales finalmente comenzaron a dar respuesta y así ayudar a los afectados por el temporal. Por este motivo, los ministros convocaron a una reunión sorpresiva a los integrantes de la Asamblea de Vecinos de Sierras Chicas, la que nuclea a los damnificados. El Gobernador Juan Schiaretti se comprometió a acompañarlos.

Otro punto importante de discusión fue que el Dique de La Quebrada fue uno de los grandes protagonistas en la inundación del pasado 15 de febrero. Es por esto, uno de los más importantes reclamos fue bajar el nivel de agua del mismo. En este sentido, El Milenio les preguntó a los integrantes de la asamblea por la situación actual del espejo de agua: “En realidad se ha bajado alrededor de los cuatro metros, pero no solamente el Dique es el problema, también están las demás cuencas como las de Cabana y Saldán”, reconocieron.

Ante esta situación, el Gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, solicitó a la Asamblea de Vecinos que presenten todo lo que haga falta, porque el mismo se comprometió a acompañar este pedido.


NOTA RELACIONADA


2016


Enero: el fantasma de las crecidas


El 3 de enero de 2016, gran parte de las Sierras Chicas fue nuevamente sorprendida por las crecidas de varias cuencas. El saldo fue de una persona fallecida y nuevos daños materiales.

Numerosos vecinos de Sierras Chicas volvieron a pasar la noche con el corazón en la boca ante las intensas lluvias que se desataron. Se calcula que en la región cayeron entre 130 y 160 milímetros en menos de 12 horas, lo cual provocó la crecida de los ríos y arroyos y la preocupación de las personas que viven cerca de los cursos de agua, todavía marcados por el recuerdo del 15F.

Aunque la creciente no pudieron compararse con aquel febrero del 2015, sí obligó a que muchas familias de Villa Allende, Mendiolaza, Unquillo, Río Ceballos y Salsipuedes fueran evacuadas de manera preventiva, varias, por iniciativa propia.

A 11 meses, por la mañana del 15 de enero, la Asamblea de Vecinos de Sierras Chicas realizó una movilización frente al Centro Cívico de la ciudad de Córdoba. Tras 11 meses del trágico 15 de febrero continúan reclamando por promesas incumplidas.

Un equipo de la UNC, dirigido por Alicia Barchuk, llevó adelante una investigación que analiza las causas de la catástrofe. A partir de información satelital, los investigadores generaron mapas de riesgo de inundaciones de la cuenca Río Ceballos-Saldán. Paralelamente, a pocos días del desastre, realizaron un muestreo de los daños en las principales localidades afectadas, con la colaboración de vecinos de la zona. Aquí, los resultados de este trabajo.


NOTAS RELACIONADAS


Febrero: 12 meses


Periódico El milenio junto al Departamento de Medios Audiovisuales Milenio de la Fundación Josefina Valli de Risso realizaron una producción donde se plasma en pocos minutos lo que sucedió durante el gran aluvión.

A un año, unos 250 vecinos de Sierras Chicas se movilizaron hasta el Centro Cívico de la ciudad de Córdoba para conmemorar el primer aniversario del 15F y continuar los reclamos.  A su vez, se hicieron presentes en la jornada varios medios de comunicación, así como funcionarios públicos.

Los manifestantes recuerdan que las Sierras Chicas han sido olvidadas por los gobiernos y que sólo recibieron anuncios y promesas por parte de los gobernantes. Hacen memoria de otras inundaciones en Córdoba: la de Punilla, la de Bell Ville, Las Varillas, Obispo Trejo, Traslasierra.

Este mismo mes, el gobernador Juan Schiaretti y el ministro de Hacienda y Finanzas Públicas de la Nación, Alfonso Prat Gay, firmaron un convenio por el que el Gobierno Nacional giraría finalmente los 440.665.000 millones de pesos restantes del crédito destinado a reparar los daños ocasionados por las inundaciones en Sierras Chicas.


NOTAS RELACIONADAS


2017: 24 meses


El día comenzó con amenaza de lluvia, ese mismo cielo que tiempo atrás se llevó casas, vidas, sueños, historias y, sobre todo, la tranquilidad de una región. Tras cumplirse dos años de la gran inundación, fueron los vecinos, junto a los funcionarios de los municipios, quienes siguieron reclamando por el ya inolvidable 15F, aunándose en un esfuerzo conjunto, encarado por diversas organizaciones sociales y culturales, que coparon el escenario de las villas serranas durante todo el mes de febrero.


NOTA RELACIONADA


Fue un desastre, no fue una catástrofe, la palabra catástrofe le quita sentido a la acción humana, como si fuera algo que no se pudo evitar. Es una problemática de la acción humana, de omitir proyectos presentados en provincia y en municipios, donde se pedía cuidar el bosque, no desmontar, mantener el dique La Quebrada. Son todos antecedentes, como tener un cuerpo de bomberos articulados. El agua trajo un montón de miserias políticas que ahora se destapan y son las causas de la inundación. (Ana Ottonello, damnificada unquillense).

Anuncios

2018: 36 meses


En términos de infraestructura, la Provincia cumplió. En conjunto con los municipios que aportaron las tierras, concretó la entrega de todas las casas comprometidas y finalizó la mayoría de los puentes, pasarelas y vados. Además, efectuó el engavionado en los tramos más peligrosos de los recodos de los ríos y ensanchó el cauce de los arroyos.


NOTA RELACIONADA


  • En Salsipuedes se reconstruyeron dos puentes-vado, se levantó un muro de protección donde pasa el río por el centro de la ciudad y se colocó una pasarela nueva.
  • En Río Ceballos se reconstruyeron tres puentes y se instalaron cinco pasarelas. También se repavimentó un tramo de la calle Rivadavia que da a la costanera y quedó pendiente la repavimentación de calle combatientes de Malvinas en barrio Ñu Porá y un desagüe nuevo en el centro, a la altura del casino.
  • En Unquillo, se construyeron, y se instalaron tres pasarelas y están en obra 53 viviendas, las últimas, demoradas por falta de disponibilidad de terrenos municipales.
  • En Mendiolaza se construyó un puente, se instalaron dos pasarelas, y quedó pendiente la construcción de un gran desagüe que evitaría desbordes mayores en el sector del centro cívico.
  • En Villa Allende se construyeron dos puentes, se demolió el anfiteatro municipal para convertirlo en un espacio que actué como laguna de retardo en caso de inundaciones, y se repararon tres vados en distintos sectores del curso del arroyo. Quedó pendiente la construcción de un puente en avenida Del Carmen.

A su vez, se reconstruyó el puente de la ruta que une Ascochinga con Jesús María, entre otras importantes obras.


2019: 48 meses


Por Agostina Canova

Cuatro años han pasado desde la inundación que marcó la historia de Sierras Chicas, aquel fatídico 15 de febrero de 2015. Por aquel entonces, tanto la Nación como la Provincia desarrollaron un plan para remediar los daños producidos en el corredor serrano, el cual incluía la reubicación de algunas de las familias afectadas (aquellas que habían perdido la totalidad de sus hogares o no podían volver a los mismos por los riesgos que eso implicaba) en nuevas viviendas.

Desde entonces, en Unquillo se construyeron y entregaron 18 casas, pero aún hay 51 familias de damnificados que no han recibido sus viviendas, número que destaca en comparación con la situación de las demás localidades afectadas, donde ya se han entregado la mayoría de los nuevos hogares.

Las nuevas viviendas de los damnificados debían estar terminadas para marzo de 2019, pero el plazo se extendió hasta fines de octubre y aún, en el 2020 continúan esperandolas.


NOTAS RELACIONADAS


Este mismo año, la Cámara en lo Contencioso Administrativa de 2° Nominación pidió registrar como “proceso colectivo” una acción de amparo ambiental iniciada por vecinos del corredor de Sierras Chicas. Los ciudadanos pidieron que se instale un sistema de alerta temprana que permita rastrear, evaluar e informar sobre los fenómenos meteorológicos que se dan en Córdoba y la región.

También se exigió un protocolo de coordinación de las distintas áreas de la administración pública encargadas de la seguridad pública. Se pedía un protocolo de manejo del dique La Quebrada y el dictado de un plan de remediación forestal y de urbanización para la zona afectada. Estos pedidos se realizaron en el marco de los cuatro años que habían pasado desde de las inundaciones ocurridas el 15 de febrero en las localidades de la región.

El tribunal determinó que los afectados serían los vecinos de las localidades de Mendiolaza y Villa Allende. El pedido tenía como objetivo garantizar el derecho a un ambiente sano, reconocido así en un artículo de la Constitución Nacional.


2020: 60 meses


A cinco años, muchos de los miedos siguen intactos entre los vecinos de Sierras Chicas y se potencian ante las precipitaciones veraniegas. Los municipios se encuentran más atentos por las posibles crecidas e informan constantemente a los ciudadanos de las localidades serranas sobre el milimetraje caído y cómo se ven afectados vados, calles y arroyos.

Si bien se han colocado sirenas de alerta temprana, el sistema aún necesita perfeccionarse y son muchos los ciudadanos que dicen no haber escuchado las alarmas durante los simulacros.

Declaración sorpresiva fue la de Mario Navarro, observador meteorológico de Salsipuedes, que se animó a contar que días antes del 15F pudo advertir y anticipar a los funcionarios municipales de turno sobre la posibilidad de que sucediera una gran tormenta sobre la región.

Por último, las 51 familias a las que se les adeuda su casa, continúan en la espera de las mismas.


NOTA RELACIONADA

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
Comunicate con El Milenio
Powered by
A %d blogueros les gusta esto: