fbpx
Anuncios
Espacio publicitario

15F: Casas en espera y familias sin respuestas


En Unquillo, 51 damnificados siguen aguardando las viviendas prometidas por el Estado tras la inundación de 2015. Mientras los problemas de salud se agravan por las condiciones en que quedaron sus hogares, las respuestas no llegan y los vecinos piden ser escuchados.

15F: Casas en espera y familias sin respuestas 1
Familias de damnificados se reunieron con autoridades municipales y provinciales el pasado 24 de julio.

Cuatro años han pasado desde la inundación que marcó la historia de Sierras Chicas, aquel fatídico 15 de febrero de 2015. Por aquel entonces, tanto la Nación como la Provincia desarrollaron un plan para remediar los daños producidos en el corredor serrano, el cual incluía la reubicación de algunas de las familias afectadas (aquellas que habían perdido la totalidad de sus hogares o no podían volver a los mismos por los riesgos que eso implicaba) en nuevas viviendas.

Desde entonces, en Unquillo se construyeron y entregaron 18 casas, pero aún hay 51 familias de damnificados que no han recibido sus viviendas, número que destaca en comparación con la situación de las demás localidades afectadas, donde ya se han entregado la mayoría de los nuevos hogares.

El malestar generalizado de los vecinos confluyó en una protesta pacífica el 15 de julio, cuando un grupo de damnificados, entre carteles y cantos, visibilizaron su disgusto en la explanada municipal. Según indicaron las familias, el municipio les había manifestado que el problema debía ser resuelto por la Provincia, que está a cargo de la obra.

“Nos dicen que no hay plata, cuando la Nación ya mandó los fondos en el año 2016 para todo Sierras Chicas. Ahora parece que hay un conflicto con los contratistas que tienen la obra, entonces van parando su trabajo paulatinamente”, declaró David Gavio, uno de los manifestantes.

Sin embargo, la ausencia de respuestas no es el único problema de los damnificados, que también sufren otras consecuencias propias de la inundación. “Muchas familias están viviendo en la misma casa que se inundó, con todos los problemas de salubridad que eso implica. Hay chicos con problemas respiratorios o digestivos y casos de neumonía y asma”, indicó Gavio.

A pesar de la prolongada espera, los vecinos han mantenido la esperanza de recibir las viviendas prometidas, lo cual también se tradujo en otras problemáticas. “Algunos estaban viviendo con un alquiler que supuestamente debería pagarles el Estado, aunque a veces se los niega. También hay personas que en este momento se encuentran en situación de calle, porque se les han vencido los contratos de alquiler y no se animan a renovarlos, ya que pensaban que para esta fecha ya tendrían su hogar definitivo”.

Finalmente, las familias allí reunidas hicieron hincapié en su deseo de ser escuchadas por las autoridades municipales. “Aparentemente, nos van a seguir dando vueltas, pero necesitamos una fecha concreta para poder organizar nuestras vidas, en especial las personas en situación de calle. Nos gustaría que nos escuchen y también que nos expliquen qué sucedió con los fondos”, concluyeron.

Respuestas que no alcanzan

15F: Casas en espera y familias sin respuestas 2
Las nuevas viviendas de los damnificados debían estar terminadas para marzo de este año, pero el plazo se extendió hasta fines de octubre.

Por su parte, en las reuniones sostenidas con los afectados del 15F, las autoridades gubernamentales argumentaron que la responsabilidad por el retraso de las obras no recae sobre la Municipalidad ni la Provincia, sino sobre la empresa constructora.

En este sentido, la encargada de llevar a cabo la obra para las familias damnificadas es una UTE (Unión Transitoria de Empresas) conocida como Pórtico – Conyser. De hecho, desde Provincia indicaron que la misma no estaba cumpliendo con los plazos estimados por diferentes causas, primordialmente económicas: la devaluación del peso, incumplimiento de la propia proveedora de materiales y la ausencia de créditos disponibles.

En una reunión realizada un día después de la protesta entre el Subsecretario de Vivienda de la Provincia, Facundo Chacón, y los vecinos, quedaron varias promesas en el tintero. Al encuentro asistieron representantes de las familias afectadas y funcionarios del municipio unquillense, entre ellos el intendente, Jorge Fabrissin, la encargada del área de Desarrollo Social, Mónica Sundberg, y Ramón Calderón, de Obras Públicas.

  • 15F: Casas en espera y familias sin respuestas 3
  • 15F: Casas en espera y familias sin respuestas 4
  • 15F: Casas en espera y familias sin respuestas 5

“Desde el gobierno nos atendió Chacón y se comprometió a entregar las viviendas a fines de octubre o primeros días de noviembre. Dijo que hubo problemas con la empresa constructora, que no entregó las viviendas en tiempo y forma. Habían establecido que sería en mayo y de ahí lo pasaron a julio y así sucesivamente”, contó Mariela Jaime, una de las voceras del grupo de familias damnificadas, al hablar con El Milenio tras la reunión.

El conflicto entre la empresa y la Provincia extendió los tiempos del plan original más allá de lo previsto. El plazo máximo para la finalización de las obras era marzo de 2019, pero se prorrogó sucesivamente hasta llegar a una nueva fecha límite a fines de octubre o principios de noviembre. Originalmente, las propiedades iban a ser entregadas en diciembre de 2018, pero la espera continúa.

«Muchas familias están viviendo en la misma casa que se inundó y varios chicos tienen problemas respiratorios y digestivos» David Gavio, hijo de damnificada.

“Las viviendas debían concluirse en marzo. Luego les dieron una prórroga hasta el 26 de mayo y aun así no terminaron. Ahora, el subsecretario de Vivienda, Facundo Chacón, realizó una intimación escrita y formal para que terminen las casas”, dijo el intendente Fabrissin y agregó: “Nosotros compramos los terrenos y los cedimos a la Provincia para que construya los hogares. No se terminaron y ahora la Provincia tomará otras medidas”.

Qué dice el gobierno provincial

15F: Casas en espera y familias sin respuestas 6
Jorge Fabrissin (intendente de Unquillo) junto a Carlos Presas (legislador) y Mónica Sundberg (funcionaria municipal).

Las tan esperadas respuestas de la Provincia llegaron el 24 de julio en una reunión entre los damnificados y Carlos Presas, Legislador por el Departamento Colón, en la cual también participó el intendente de Unquillo y otros funcionarios municipales.

“Nosotros compramos los terrenos y los cedimos a Provincia. La empresa no terminó las obras y ahora el gobierno provincial tomará otras medidas” Jorge Fabrissin, intendente de Unquillo.

Al llegar a la junta, Fabrissin adelantó que la UTE Pórtico – Conyser había presentado un plan para finalizar las viviendas a fines de octubre de este año y el Estado provincial debía analizar si la constructora seguiría al frente de la obra. Vale destacar que, al momento del cierre de esta edición, el gobierno aún no había decidido sobre la continuidad o no de la empresa en cuestión.

“La responsabilidad total del atraso, la mora y todo lo que está ocurriendo, es de la empresa Pórtico – Conyser» Carlos Presas, legislador departamental.

Mientras tanto, Provincia destacó el pago realizado e indicó que era la empresa quien estaba en falta. “La Provincia ha pagado, hasta ahora, el 77% del valor de la obra y la construcción está al 73%, por lo tanto, no pueden adelantar dinero para obras que no están hechas. Ahí está el problema, no es que Provincia deba dinero, sino que la empresa no tiene fondos para terminar los trabajos como debería, de acuerdo al contrato de obra pública”, indicó Fabrissin.

“La responsabilidad total del atraso, la mora y todo lo que está ocurriendo, es de la empresa Pórtico. No se rescindió el contrato antes porque queríamos terminar las casas, que es el objetivo principal. Las obras se iniciaron en 2017 porque anteriormente no había nada. Los terrenos no estaban y el intendente tuvo que comprarlos con fondos de la Municipalidad”, indicó Presas, por su parte.

Un reclamo que apremia

Como ya se dijo, los afectados por la inundación manifestaron su malestar destacando que hay familias que actualmente se encuentran en situación de calle y otras personas que sufren trastornos en su salud porque aún viven en las casas que se inundaron durante el 15F, las cuales siguen representando un riesgo adicional por su proximidad al río.

David Gavio, hijo de una de las damnificadas, manifestó: “Muchos niños han presentado cuadros de neumonía y asma, debido a que están viviendo en casas que son un foco de infección”. Al consultarle al intendente qué medidas tomaría ante los problemas de salud de los damnificados, contestó: “Sobre eso no puedo responder porque a nosotros, más allá de lo que hemos visto en las redes sociales, no nos llegó ninguna denuncia concreta”.

En cuanto a las familias en situación de calle, Fabrissin explicó: “Hay diez personas a las que la Provincia les está pagando el alquiler. De esas diez personas, tres han terminado los contratos y por eso la Municipalidad las está ayudando económicamente para que tengan dónde vivir. Que yo conozca, no hay ninguna persona en situación de calle. Si sé que están alquilando o viviendo en casas de familia”.

Caldo de cultivo

15F: Casas en espera y familias sin respuestas 7
Archivo.

El médico Martín Carranza advirtió que vivir en una casa con problemas de humedad puede provocar trastornos principalmente respiratorios y sobre todo en personas con un perfil inmunológico alérgico, niños, ancianos y adultos con algún factor agregado de riesgo (tabaquismo, EPOC, inmunodeficiencia, etc.).

Esta situación se convierte en un agente físico de irritación constante, ante el cual el sistema de defensa debe estar en alerta permanente. Además de predisponer a la aparición de alergias, estas condiciones pueden fomentar el desarrollo de agentes infecciosos, fundamentalmente hongos. Estos microorganismos suelen colonizar las vías respiratorias, la piel y el tubo digestivo y pueden derivar en enfermedades de diversa gravedad y pronóstico.

Según indicó el profesional, la principal medida de prevención ante la imposibilidad de solucionar el problema de humedad en techos y paredes, es ventilar adecuadamente los ambientes y ser exhaustivo con la higiene.

El peor escenario se da cuando todos los factores se concentran en un mismo lugar, momento y persona. Una casa húmeda, con pobre limpieza y escasa ventilación, donde viven varias personas por ambiente, principalmente ancianos, niños o sujetos con problemas de salud asociados, es el caldo de cultivo perfecto para el desarrollo de enfermedades.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: