La región Sociedad

“Es tiempo de pisar la pelota”

A dos años de la Gran Inundación que arrasó con la tranquilidad de las Sierras Chicas El Milenio realiza una revisión de lo sucedido junto a organizaciones, vecinos y funcionarios.

  • Por Amira López Giménez
  • Matías Pérez
  • periodico@elmilenio.info
  • Colaboración: Lucia Argüello  
  • Fotografía: Eduardo “Ninja” Parrau

LA REGIÓN – El día comenzó con amenaza de lluvia, ese mismo cielo que tiempo atrás se llevó casas, vidas, sueños, historias y sobre todo la tranquilidad de una región. En este sentido, tras cumplirse dos años de la gran inundación, fueron los vecinos, junto a los funcionarios de los municipios quienes siguieron reclamando por el ya inolvidable 15F, aunándose en un esfuerzo unánime encarado por diversas organizaciones sociales y culturales que coparon el escenario de las villas serranas durante todo el mes de febrero.

Se trata de grupos integrados por vecinos afectados, pero también por los solidarios y los comprometidos, como Tagüa, Coordinadora Ambiental y de Derechos Humanos Sierras Chicas, Asamblea Sierras Chicas, Aqua, Resurgir, entre otras, los que sistematizaron una serie de actividades para que el desastre de hace dos años no caiga en el olvido de los pobladores, dando lugar a lo que se conoció como agenda común.

Al igual que muchas agrupaciones, Aqua presentó un petitorio que exige tanto a municipios como a la provincia que refuercen las leyes relacionadas al cuidado del ambiente para evitar una nuevo 15F. Víctor Díaz, integrante del conjunto, sostuvo que la junta de firmas “es el aporte a la noción de ‘desinundarnos’ (consigna de la agenda común) que no tiene que ver con la realización de obras sino con un desarrollo sustentable” y agregó: “A esto se le suma, el cuidado del bosque en las áreas de urbanización y también estamos pidiendo las viviendas, que son cerca de 65. En sierras chicas fueron afectadas dos mil viviendas y a Unquillo le tocó 80 casas, o sea que aún hay 1.500 viviendas inundables. Nosotros lo que queremos es definir las áreas de riesgo y trasladar a las personas que se encuentran en peligro”.

Asimismo, los reclamos por una infraestructura vial para desagües, un cuerpo de bomberos para actuar durante catástrofes ambientales, un sistema de alerta temprana, vados, pasarelas y puentes aún no realizados, obras hídricas de prevención y manejo del agua, son algunos de los pedidos de los vecinos del cordón serrano.


TE PUEDE INTERESAR


[UNQUILLO] Una larga lucha


A diferencia de las otras villas serranas, Unquillo presentó muchas dificultades con las soluciones del conflicto socio ambiental que acarreó el 15F, en especial con las entregas de las casas aún pendientes. A pesar que el trabajo con las familias viene en desarrollo desde el 2015, la demora y la falta de apoyo se hizo sentir tanto para el municipio como en los vecinos. Desde la raíz, el gobierno provincial prestó su apoyo económico a las ciudades colindantes, no obstante, Unquillo debió esperar más de lo considerable ya que el sustento fue dejado de lado durante ciertos tramos del camino.

Sin embargo, al día de hoy, la situación burocrática de la actual gestión parece ser más óptima, pues Mónica Sundberg, Encargada de Desarrollo Social, afirmó que la mayor parte ya está lista y explicó: “La dificultad fue la no disponibilidad de tierras sino se hubiera avanzado mucho más. En esta larga historia la Municipalidad siempre tuvo como posición darles prioridad a los inundados. Entendemos que es una situación seria, pero lo real es que nosotros con recursos propios no tenemos el modo de resolver esto” y añadió: “Acá el tema de tierras fue muy serio desde lo jurídico. Es importante destacar esto, queremos entregar un bien, pero también queremos dar la garantía de que las personas van a ser propietarias, y que sea para las familias inundadas”.

El 15 de febrero del 2015 los vecinos de las localidades de Villa Allende, Mendiolaza, Unquillo. Río Ceballos y Salsipuedes fueron sorprendidos por las crecidas de las cuencas Salsipuedes, Saldán y Río Ceballos. La inundación dejó como saldo 8 muertos y millonarios daños materiales.

Además, Alan Bassi, encargado de Desarrollo Urbano y el diseñador de los barrios para las familias afectadas dijo: “Lo importante es que estamos en licitaciones, además la provincia decidió hacerse cargo del paquete completo a través de una empresa. Lo que el municipio tiene que hacer es tener los lotes listos y eso es lo que venimos trabajando desde hace un mes”.

Según los especialistas si todo avanza sobre ruedas y la provincia sigue brindando el apoyo, el corriente año se podrán ver las casas finalizadas.

También, la damnificada Ana Ottonello sostuvo que echarle la culpa al clima de lo ocurrido es un error: “Fue un desastre, no fue una catástrofe, la palabra catástrofe le quita sentido a la acción humana como si fuera algo que no se pudo evitar. Es una problemática de la acción humana de omitir proyectos presentados en provincia y en municipios, donde se pedía cuidar el bosque, no desmontar, mantener el dique La Quebrada, son todos antecedentes, como tener un cuerpo de bomberos articulados. El agua trajo un montón de miserias políticas que ahora se destapan y son las causas de la inundación”.


[MENDIOLAZA] Un cambio cultural y ambiental


En este marco muchas organizaciones sociales tomaron al 15F como un día para recordar los cambios atravesados y la asunción de una nueva forma de conciencia sobre el entorno ambiental y su vínculo con la cultura, sin dejar de lado el reclamo hacía las gestiones provinciales.

Así lo refleja Juan Carlos Stauber, presidente de Sayana, centro cultural de Mendiolaza, que estuvo a cargo de la limpieza del arroyo para la fecha: “La solución que propusimos junto al centro cultural “valle del sol” es un trabajo en conjunto, para integrarnos en un esfuerzo cultural que une lo ambiental con lo cultural. Nos damos cuenta que reclamar al Estado es una parte muy importante pero sólo una” y sumó: “La problemática ambiental es parte de una forma de habitar culturalmente nuestro medio. En ese sentido, nos damos cuenta que es muy importante el reclamo hacia el Estado, pero otra parte es la cuestión cotidiana de cómo nosotros manejamos nuestro entorno”.

Asimismo, desde Sayana se considera que el actual panorama que atraviesa el corredor de Sierras Chicas es “lamentable porque si bien reconocemos algunas cosas, otras todavía están pendientes. La provincia se está demorando en la demolición de las casas abandonadas, lo que hace que el cauce quede como un tobogán que lo va a sufrir mucho Villa Allende si llegaran a caer 300 mm de golpe como el pasado15F”, afirmó Stauber en diálogo con El Milenio.

Al respecto, el Concejal Nicolás Martínez Dalke expresó: “Yo siempre digo que la memoria siempre tiene que estar presente con respecto al tema de la inundación del 15 de febrero de 2015 y que nos sirva a todos de experiencia de no solamente un llamado de atención de la madre naturaleza, ya que algo está pasando por este cambio climático que hay y también porque tiene que ver el tema del desmonte, de la falta de control y planificación en todo Sierras Chicas con respecto a los grandes emprendimientos inmobiliarios”.

Por otro lado, destacó lo positivo: “En cuanto a lo positivo, nos trajo la solidaridad de la gente, el trabajo en conjunto para darle una mano a los que estaban pasando por eso”, pero enfatizó en lo siguiente: “Hay que pisar la pelota después del 15 de febrero porque si no entendemos eso en cualquier momento vamos a pasar lo mismo y vamos a tener que seguir lamentando víctimas”.


[VILLA ALLENDE] Una situación similar


Villa Allende atraviesa una situación similar en materia de obras, los vecinos que decidieron marchar el pasado 15 de febrero tuvieron una reunión con el Intendente Eduardo “Gato” Romero y otros funcionarios. La respuesta oficial fue que “todo es jurisdicción y responsabilidad de la provincia” y agregaron que cotidianamente reclaman al gobierno la efectividad del proceso, pero aún no hay respuestas sólidas. Asimismo, tanto el municipio como los damnificados lograron llegar a un acuerdo para una futura reunión con provincia a donde asistirán los damnificados.

Por su parte, Ricardo Panzetta, referente de Resurgir, dijo a este medio que a dos años de la inundación “las obras realizadas son obras de viabilidad, es decir se han hecho pasarelas, puentes como el Pablo Cabrera y el Peregrini, pero no se han hecho obras hídricas o se ha avanzado en cuestiones de prevención para evitar otro 15 de febrero”, sostuvo el líder de la agrupación.

“Hay que pisar la pelota después del 15 de febrero porque si no entendemos eso en cualquier momento vamos a pasar lo mismo y vamos a tener que seguir lamentando víctimas” (Nicolás Martínez Dalke, Concejal).

Además, en un claro análisis sobre la situación global del corredor, Panzetta sentencia la falta de acciones. “A nivel de las Sierras Chicas se da exactamente la misma situación. El cordón serrano tiene cuatro pequeñas cuencas y la nuestra es la más grande, ya que va desde Rio Ceballos hasta Saldan, pero solamente se ha hecho una de las 46 obras de retención que estaban propuestas, según el Comité de Cuenca”.

La única obra de retención realizada, según Resurgir, es la que se encuentra en Unquillo sobre el arroyo de las Ensenadas, pero de acuerdo a esta organización debería ser complementada con otras. “Son obras de tres tipos: conducción, de retención y de prevención. Llamamos conducción a habilitar el cauce del rio para que pueda conducir el máximo volumen de agua en Villa Allende son 200m cúbicos por segundo. Para el resto se necesita la laguna de retención y los micro embalses”.


[RÍO CEBALLOS] “Mi casa está destruida, no puedo ir y estoy alquilando”


Sandra Zunino, es una docente de 30 años de antigüedad, quien perdió su vivienda en Río Ceballos y los locales anexos que significaban los ingresos mensuales de la familia.

“Perdí mi casa y continúo alquilando, a raíz de la destrucción total de la misma no hemos podido vivir ahí. Después de dos años estoy esperando la resolución del Gobierno de la Provincia de Córdoba y la Municipalidad de Río Ceballos para saber que disponen hacer al respecto”, dijo a El Milenio Zunino.

La vecina denuncia que el Gobierno no está cumpliendo con sus promesas: “Tiempo atrás elevé una demanda a la provincia por abandono de persona y más habiendo cumplido con todos los requisitos que uno como ciudadano tiene que tener, pero aún estoy esperando la respuesta”.

“Fallaron en su palabra, porque yo hablé y se comprometieron a que iba a percibir los alquileres hasta que se solucionara el tema de la vivienda, por esto mismo sigo golpeando las mismas puertas que años atrás”, agregó.

Pero hay otra compleja situación que debe enfrentar en la brevedad: “Cuando se me termine el contrato voy a tener que empezar a buscar donde voy a vivir nuevamente, y hasta ahora todo el mundo se esconde, por ejemplo, acá en Rio Ceballos me dijeron que no voy a cobrar más y yo no puedo cada dos años llevar de un lado a otro a mi familia”.

“Se trata de una situación difícil que uno aprende a manejar porque tengo fe, porque tengo el apoyo de mi familia y mis amigos, aunque la verdad es que mi casa está destruida, no puedo ir y estoy alquilando”.

“A dos años de la tragedia no se hizo lo que se tenía que hacer, creo que no tenemos lo necesario para tratar de prevenir otra situación similar”, concluyó la damnificada.


TE PUEDE INTERESAR

0 comments on ““Es tiempo de pisar la pelota”

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: