fbpx

Por Agostina Canova y Amira López Giménez

Colaboración:

Ignacio Pagani y Joaquín Carrasco

5to Año, Instituto Educativo Nuevo Milenio

Gonzalo Maldonado y Paulina Zapata

5to Año, Instituto Milenio Villa Allende


Métis’Arte es una asociación teatral que se define como un puente que une el arte y las problemáticas sociales. Si bien se trata de una compañía fundada en Suiza hace 15 años, desde 2015 cuenta con una sede y un elenco estable en Unquillo dirigido por Diego Vallarino, quien cargó en su maleta métodos teatrales de Europa y Latinoamérica para traerlos a Sierras Chicas.

Sus obras (entre las que se pueden mencionar “Ni Romeos, ni Julietas”, “Sin embargo, yo no” y “Secretos del arcoíris”) están ligadas a un estilo pedagógico transformador y moderno. “Nos basamos en un teatro liberador, emparentado con la pedagogía del oprimido/a, de Paulo Freire y Augusto Boal. Creemos en esa visión del arte como transformación social”, explicó Vallarino.

En este sentido, el grupo toma diversas problemáticas y las trabaja artísticamente para generar conciencia. “El objetivo es lograr un arte que pueda cuestionar y crearse colectivamente, con investigación, con biografías personales y con percepciones de la sociedad”, amplió.

El elenco dirigido por Vallarino está compuesto por Gisela Gómez, Violeta Soto Melo, Javier “Vientito” Romero, Marcos Algañaraz, Elina Martinelli, Alejandra Román, Viviana, Andrés Oviedo y Rodi Hodara. “El grupo se fue formando con personas interesadas en hacer teatro. El equipo está abierto a todo público, hace cuatro años que recibimos propuestas e incorporamos personas todo el tiempo”, señaló el director.

En sus propuestas, Métis’Arte apunta a movilizar, generando reflexiones y debates. Su público está compuesto principalmente por jóvenes, en quienes depositan sus esperanzas de cambio. Por eso, se presentan principalmente en espacios educativos, desde escuelas hasta festivales y salas de teatro comunitarias.

“Creemos que el arte en general, y el teatro social en particular, puede ayudar a transformar realidades colectivas y llevamos años interviniendo en América Latina y Europa con esta valiosa herramienta”, indican en su blog, donde también muestran su recorrido por el mundo.

Con humor y conciencia


En octubre del año pasado, Métis’Arte pasó por la Feria del Libro del Instituto Educativo Nuevo Milenio con gran recepción de los estudiantes.


Entre los temas abordados por el grupo, la violencia de género, el sexismo y la ley de Educación Sexual Integral (ESI) ocuparon un lugar central durante el año pasado, con una obra dirigida al público adolescente y otra, al infantil, donde estas cuestiones se llevan a escena de manera lúdica y reflexiva.

En el teatro, trabajar problemáticas como la violencia de género no es nada sencillo, más aún cuando el público está integrado por adolescentes, niños y niñas. Sin embargo, Métis’Arte apostó por el ingenio a la hora de contar las historias. Así, eligieron el humor como clave, lo cual genera un espacio amigable para que los jóvenes interactúen y compartan de manera descontracturada.

“Abordar esto desde el humor ayuda a que se puedan identificar con los personajes y con la historia, que no sea ajeno, porque se vive todos los días”, sostuvo el actor Algañaraz. Por su parte, Javier Romero apuntó que es una modalidad que funciona mejor en los jóvenes y destacó cómo algunas instancias cómicas terminan en la construcción de una tragedia, que despierta el debate. “Creemos que esto invita a no banalizar situaciones cotidianas como algo gracioso”, señaló.

“Nos basamos en un teatro liberador y transformador. Buscamos un arte que pueda cuestionar y crearse colectivamente, con investigación, biografías personales y percepciones de la sociedad”

A fines de 2019, el grupo pasó por el Instituto Educativo Nuevo Milenio de Unquillo para presentar “Ni Romeos, ni Julietas” en el marco de la Feria del Libro. La obra cuenta la historia de una pareja donde el varón empieza a controlar progresivamente a su compañera y se vuelve cada vez más violento, mientras sus amigos observan cómo ambos se aíslan paulatinamente. Así, la propuesta busca representar las responsabilidades de todos frente a este tipo de situaciones

Al culminar la presentación, se abrió un foro interactivo con el público. Esta es una actividad recurrente del elenco, donde todos tienen la libertad de opinar sobre qué harían en una situación semejante e incluso, integrarse a la escena para actuar ellos mismos y proponer alternativas a la opresión representada. “El foro es fundamental, porque la obra es cortita, pero el intercambio de ideas y opiniones la enriquece. Cada vez que la presentamos, el público es distinto, entonces se generan otras cosas”, explicó Romero.

Una reflexión necesaria


A través del humor y la reflexión, el grupo busca visibilizar problemáticas como la violencia de género.


Al ser consultados sobre qué los llevó a elegir esta temática, desde Métis’Arte explicaron que buscan promover una toma de conciencia. “Como sociedad no nos damos cuenta que las actitudes machistas o violentas están en el inconsciente de todos. Es algo que por fin se está empezando a visibilizar y creo que una reflexión profunda y sincera sobre este tema es totalmente necesaria, porque es algo que nos hace mal a todos”, afirmó Algañaraz, integrante del elenco.

Por su parte, Gisela Gómez, docente y actriz del grupo, sostuvo: “El machismo ha afectado sobre todo a las mujeres, recordemos que hay femicidios cada 23 horas. Este trabajo apunta justamente a prevenir y deconstruir lo que colectivamente está implantado”. Y concluyó: “Noto que los adolescentes se están movilizando para lograr igualdad y eso es lo que busca esta obra, desnaturalizar lo que esta aceptado socialmente”.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: