• Por Clara Angeletti
  • claraangeletti@elmilenio.info
  • Colaboración: Ticiano Bernardi y Lautaro Pérez (4to IENM). Martín Campos y Joaquín Cortez Funes (4to IMVA).

Salsipuedes. Todos los deportes requieren disciplina, perseverancia y compromiso, de eso no hay duda. Sin embargo, el fisicoculturismo, como elección de vida, quizás exige una cuota extra de sacrificio. Esta actividad se basa en un entrenamiento extraordinario que apunta a desarrollar la musculatura corporal con un propósito estético.

El espacio principal de trabajo es el gimnasio, donde se asiste de manera diaria con un plan pre establecido para lograr la hipertrofia (desarrollo excesivo) muscular. Los ejercicios son variados y deben abarcar la mayor cantidad de músculos posible. Pero no todo es fuerza física. La complementación con una estricta alimentación y un régimen de descansos es fundamental para progresar en la disciplina.

El mayor desafío de Roberto en 2020 será competir en el Torneo Sudamericano. Foto gentileza Facundo Peralta (Ig: @el_delasfotos).

Roberto Gómez está inmerso en el mundo del fisicoculturismo desde su adolescencia. Hoy, este vecino de Salsipuedes forma parte de la A.COR.F.FI (Asociación Cordobesa de Fisicoculturismo y Fitness) y no solo compite a nivel nacional e internacional, sino que también se desempeña como instructor, impartiendo sus conocimientos a numerosos alumnos, incluyendo su hija, Nahir. Además, es juez en torneos nacionales, aunque le gustaría llegar a juzgar competencias internacionales.

El primer encuentro en el que participó Gómez data de 1984. “Cuando sos joven y andás buscando algo que te guste, corrés el riesgo de caer en la noche. El deporte me sacó de todo eso, tuve un instructor que me acompañó muchísimo y me inculcó muy buenos hábitos”, recordó.

El Milenio: ¿Cómo es tu rutina diaria?

Roberto Gómez: Me levanto a las 7:00 y desayuno generosamente. Trabajo hasta las 18:00 y luego voy al gimnasio, donde entreno una hora todos los días. Durante la jornada, como seis veces. Trato de prepararme viandas los fines de semana y tenerlas listas para consumir, porque la parte de la nutrición es muy importante. En este deporte, el objetivo principal es generar músculo.

EM: ¿Cuál es el rol de la alimentación?

RG: El fisicoculturismo es 75% alimentación, 10% descanso y 15% entrenamiento. Tenés que comer para alimentar el músculo y que desaparezca la grasa. Generalmente se hace mucho hincapié en las proteínas, ya sea de origen animal, vegetal o sintético.

EM: ¿Cómo es el descanso de los músculos?

“El fisicoculturismo es muy motivador a nivel personal, los cambios físicos que se logran son impresionantes y te da ganas de superarte todo el tiempo”. Foto gentileza Facundo Peralta (Ig: @el_delasfotos).

RG: Descanso día de por medio cada músculo, son entre 24 y 48 horas. Al entrenar, se rompe la fibra muscular. La misma, al reconstituirse, se hipertrofia, es decir, crece. Si trabajás todos los días, el músculo no se desarrolla, porque no tiene la posibilidad de regenerarse, se sigue rompiendo.

EM: ¿Es necesaria la ingesta de suplementos? ¿Es riesgoso utilizarlos?

RG: En una condición normal, si vas al gimnasio y entrenás, sumando una buena alimentación, vas a notar un cambio y tono muscular agradable. Pero, en el caso del fisicoculturista, necesitás suplementación adicional. No es nocivo para el cuerpo, tiene un objetivo que es darle más proteína al músculo, más crecimiento. Generalmente se toma post entrenamiento.

EM: ¿Cómo son las categorías de competencia?

RG: Se divide a los participantes tomando como referencia edad y peso. En hombres, está la categoría junior (16 a 23 años), senior (23 a 30 años), máster (30 a 50 años), máster +50 y máster +60. Por otra parte, se añade la categoría men physique, en la que se agrupa a los competidores por talla. En mujeres, las categorías son bikini, wellness, body y women’s physique, con la misma distinción etaria. Recientemente se agregó la categoría fit model.

Otra categorización es aquella que se denomina “culturismo clásico”, en la cual tenés que llegar a determinado peso según tu talla. Por ejemplo, si medís 1.70, tenés que pesar entre 70 y 72 kg, se trata de simetría.

En el país hay pocos competidores, principalmente por una variable económica. Prepararse para ser fisicoculturista no es barato, en realidad ningún deporte a nivel profesional lo es.

EM: ¿Qué se tiene en cuenta para dictaminar quiénes son los ganadores en las competencias?

Roberto comparte la pasión por el fisicoculturismo con su hija Nahir. Foto gentileza Facundo Peralta (Ig: @el_delasfotos).

RG: A la hora de evaluar, se considera espalda, piernas y torso. Primero se hacen las siete poses reglamentarias, que tienen que ser perfectas, aunque hay un speaker que te va guiando para mejorarlas. Una vez que terminás, se hace una rutina coreográfica, que es donde posás de forma independiente y te exhibís lo mejor posible.

Se tiene en cuenta que estés prolijo, depilado y sin piercings. Los varones se presentan con una zunga y las mujeres, en bikini. De esa manera, el juez va evaluando quien está mejor a nivel muscular, que no esté pasado de peso o muy venoso. Así como practicás ejercicios físicos, es importante practicar las poses.

EM: ¿Cuáles serían las diferencias en el entrenamiento para un hombre y una mujer?

RG: En el hombre, se entrena haciendo hincapié en todo el cuerpo, trabajándolo de la misma forma. La mujer generalmente se enfoca en el tren inferior, todo lo que es glúteos y piernas, porque ahí tienen más depósito de grasa, que se busca eliminar con entrenamiento y dieta.

EM: ¿Qué es lo que más te gusta de este deporte?

RG: Los cambios físicos que se logran. Todos los que arrancamos con esto lo hicimos por algo estético que no nos gustaba, a veces traemos muchas burlas acumuladas. Cuando empezás, te das cuenta que podés cambiar, es muy motivador a nivel personal, tratás de superarte. Disfruto los días de descansar y, obviamente, de entrenar, es la parte más linda que hay. La más tediosa es la alimentación, porque es un trabajo de todos los días.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.