Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Desde el lenguaje hacia la acción concreta

Es innegable que en cada rincón de país se gestan movimientos a favor de los derechos de las mujeres. Sierras Chicas no es ajena a esta realidad. Susana Gamba es una de las promotoras más comprometida con la erradicación de la violencia contra las mujeres.


 

 

 

Susana Gamba, licenciada en Ciencias de la Comunicación, es una intelectual anclada en Sierras Chicas, con trayectoria especializada en diferentes ámbitos en la promoción y lucha por los derechos de las mujeres; de una personalidad perspicaz y comprometida con las acciones tendientes a la equidad de género. Ex presidenta del Consejo Municipal de la Mujer de Río Ceballos, docente universitaria, ex asesora del Consejo de la Mujer de la Ciudad de Buenos Aires, y miembro del colectivo Ni Una Menos Río Ceballos. Escribió el Diccionario de Estudios de Género y Feminismos, creadora de la fundación “Agendas de las Mujeres” y actualmente lanzó el “Cuaderno Agenda de la Chicas Soberanas” dirigida a adolescentes.

El Milenio: ¿Cómo descubriste que eras feminista? ¿Hace cuánto?

Susana Gamba: A nivel consciente lo descubrí hace más de cuarenta años cuando vivía en Barcelona. He tenido un padre violento con mi madre, eso me llevo a darme cuenta, a cuestionar la violencia patriarcal. Si bien él no fue violento conmigo, pero sí con mi madre;  entonces esto me marcó desde niña, aunque no lo sabía. Lo que me motivó a luchar contra esas injusticias, por las libertades de las mujeres, porque no hubiera ningún tipo de opresión.

EM: ¿Alrededor de qué edad lo descubriste?

SG: A los 28 años.

EM: ¿Tuvo algo que ver su exilio de España con su militancia feminista?

SG: Tuvo un poco que ver, en el sentido que ahí me di cuenta porque me conecté con un grupo feminista. Me acuerdo de un hecho, cuando  nos conectábamos con otras mujeres, para denunciar a la dictadura de Argentina, sobre lo que estaba pasando en nuestro país a nivel de los Derechos Humanos en esa época, en el año 1977.

Fotografías de Eduardo Parrau para El Milenio. 

EM: ¿Qué la llevo a crear la fundación, la agenda de las Mujeres?

SG: siempre tuve distintas conexiones y participación en el movimiento de mujeres, porque milité y participé en distintas ONGs feministas desde el 1977, al integrar un grupo de mujeres latinoamericanas en el exilio. Allí se editaban agendas feministas. A mi regreso de España, fui a vivir a Buenos Aires y me di cuenta que no había ninguna agenda de las mujeres; decidí con un grupo de mujeres que era importante editar una; ya que me pareció un instrumento significativo para difundir contenidos que las mujeres tendrían en sus manos todos los días y eso fue una semillita para sensibilizar con el tema.

Por la devolución que nos hacen llegar miles de mujeres en estos 25 años, creo que contribuyó bastante para difundir y promover los derechos de las mujeres, las  efemérides que reivindicamos y la producción de obras de arte, poesías, pensamientos y frases  de quiénes colaboran; algunas  absolutamente conocidas y mucha jóvenes y mujeres anónimas a quiénes contribuimos  promover.

E l feminismo, los feminismos, sin duda tuvo un crecimiento importantísimo en los últimos años. Como puede visibilizarse  en las convocatorias masivas en estos últimos 8 de marzo, con el #NiUnaMenos, las movilizaciones a favor de la despenalización y legalización del aborto, etc.

En ese proceso  la agenda fue una pequeña semilla que contribuyó  a la sensibilización y concientización  de la temática , para organizarnos, para difundir y promover  los derechos y las producciones de las mujeres.  

Este año sacamos por primera vez  el “Cuaderno Agenda de las chicas soberanas”, que un texto- instrumento para usar como diario, dibujar, pintar, registrar  sueños, actividades, etc. En ella se promueven lecturas, videos,  música  y distintos  materiales que contribuyen a la autoestima y la concientización de las adolescentes.


Diferentes, pero en iguales condiciones

EM: ¿Qué es el feminismo?

SG: El feminismo es un movimiento social, también es un sentir y un hacer que plantea que las mujeres tenemos todas las potencialidades para ser “absolutamente libres” sin ningún tipo de discriminación, personas pensantes y deseantes  que pueden disfrutar  y decidir en plenitud  del  mismo modo que lo hacen los varones.

EM: ¿Cuál es la diferencia entre el sexo y el género?

SG: De esto se está hablando mucho y ha cambiado a diferencia de años atrás, porque la construcción de género es una construcción cultural, que no define el sexo biológico (que también es complejo). Muy  sintética y esquemáticamente puedo decir que el  sexo biológico hace referencia  a que “ las mujeres  tienen vagina y los hombres tienen pene”, más allá después de la elección que cada unx haga de eso.

El estereotipo tradicional de “la mujer”está cambiando por suerte, hace que seamos distintas, seamos educadas distintas, ya que a las mujeres (por ser mujeres) se nos asimilaba a la naturaleza y los varones a la cultura.  Y fuimos oprimidas  absolutamente, así como se explotó y explota  la naturaleza. Hace sesenta y pico de años no votábamos, no teníamos derechos, nuestros padres y después nuestros maridos decidían absolutamente todo por nosotras, no podíamos ir de compras, no podíamos estudiar en la universidad, es decir, hubo una discriminación impresionante, avalado por la filosofía, la ciencia, la religión, con un pensamiento totalmente patriarcal. Digamos que  la cultura nos decía que éramos inferiores, así estábamos las mujeres absolutamente discriminadas, y hoy, aunque eso ha cambiado muchísimo, aún persiste de diversos modos. Por eso siguen habiendo femicidios y las distintas formas de violencia que se ejerce contra las mujeres continúa.

En el lenguaje, por ejemplo, también es una forma donde se puede ver como se generaliza en masculino, lo que representa una forma de violencia simbólica, también por eso se nos niega como personas.

Los estudios de género han demostrado eso, han puesto a la luz esa discriminación, por que hacernos creer que las mujeres somos de un modo y tenemos que comportarnos de tal manera, hacer determinados trabajos, que son las tareas del hogar, y los varones otras, entonces todo eso es una construcción de género, es una construcción cultural.Por eso a veces cuando se habla de genero tiene que ver también con el concepto de patriarcado, por ahí es más fácil si lo denominamos de esa manera, va cambiando a nivel de distintas culturas, en distintas épocas, ha ido cambiando a lo largo de los siglos y milenios esas relaciones en distintas épocas. Por ejemplo, en Escocia los hombres usaban polleras, acá hace años si las mujeres usaban pantalones era un horror, toda esa cuestión ha ido cambando a nivel histórico y cultural, pero lo que no ha cambiado es la opresión sobre las mujeres.

Los estudios de género, la construcción de género, sacan a la luz esto, dicen que son estereotipos que las mujeres tenemos que hacer tal cosa, que los varones otras, si somos iguales o diferentes es un tema a discutir y depende de los feminismos, pero si hay diferencias (porque somos diferentes) que esto no implica una desigualdad.

EM: ¿Cómo es eso del lenguaje?

SG: Nosotras hablamos, nos planteábamos las cosas en masculino, como se habla en general en nuestra sociedad, fui muy consciente del lenguaje preciso. Entonces en España decíamos entre mujeres por ejemplo “los presos” y ellas nos decían las presas, y yo pensaba que es lo mismo y no, no es lo mismo, porque se nos está negando como personas. Esto también tiene tanta importancia el tema del lenguaje porque nos instituye como personas, ¿Y qué pasaría si los varones hablaran todo en femenino?  Yo tuve en la facultad una profesora feminista de Antropología, porque yo estudie ciencias de la comunicación, y ella generalizaba todo en femenino y esto me hizo tan consciente, entonces me quedo clarísimo. Me molesta tanto, no por mí, que se generalice todo en masculino y no se incluye a las mujeres, y si no, si es muy pesado decir “las y los” todo el tiempo podemos utilizar el “les” y escribir la x, porque eso hace a nuestra subjetividad como personas, si no ¿cómo vamos a hacer para valorizarnos? Que es lo más importante y si nos negamos directamente de identidad, es porque se nos niega el lenguaje, esto no nos favorece para nada.

EM: ¿Cuál es la definición de patriarcado?

SG: El patriarcado es un sistema que atraviesa a todas y todos,es el poder de los varones sobre las mujeres dentro de la sociedad, es un poder y no implica a los varones individualmente, como el capitalismo que es un sistema, que todavía nos atraviesa, aunque ha ido perdiendo fuerza.

El patriarcado considera a las mujeres inferiores a los varones, quienes tienen poder sobre las mujeres, dominación. Por ejemplo, en el imperio romano y después (hace bastantes años por suerte) el páter familia tenía derecho hasta de la vida y la muerte de la familia, implicaba también a los esclavos y demás, imponía la ley, eso eran los derechos romanos y fue tomado en general. Eso es el patriarcado que por suerte hay revelaciones y está cambiando mucho, pero bueno todavía falta porque hoy en día los femicidios son muchísimo y dan cuenta de que todavía nos consideran a las mujeres una propiedad para muchos varones, da cuenta exactamente de que ese patriarcado todavía continúa.

EM: ¿Cuál es la diferencia entre feminismo radical o liberal? ¿Y en cuál se apoya usted?

SG: Ni en uno ni en otro, el  feminismo radical es una de las primeras corrientes del feminismo de la llamada segunda ola, del feminismo pos sufragismo de fines de los 60, comienzos de los 70 del siglo pasado, con gran influencia  sobre todo en Estados Unidos. Plantea que la base de la opresión de las mujeres está dada por la apropiación de su sexualidad;  el feminismo liberal es el que plantea que los cambios se van a dar con el mayor éxito de las mujeres y que el retraso tecnológico y el  miedo al éxito es lo que produce el sometimiento de las mujeres.  Todas las corrientes feministas tienen que ver con una cuestión más amplia de cómo te definís y pensás con respecto a la sociedad en general. Si creemos que el liberalismo es lo mejor, donde el mercado es lo que determina las leyes del mercado, sin tener en cuenta más lo social, o  creemos en una sociedad más solidaria e igualitaria. Entonces,  el feminismo liberal, que no hay mucho en nuestro país, es el que considera que las mujeres  podemos alcanzar individualmente el éxito, que si  nos dan las posibilidades y demás, entonces podemos llegar a liberarnos.

Lo que fue el feminismo radical ahora en general  se denomina feminismo autónomo que cree que las mujeres tenemos que dar una lucha frontal contra el patriarcado y se tienen que hacerlo ellas como movimiento,  al margen de los partidos políticos, al margen de todo. Es algo complejo explicar en pocas líneas. Soy coordinadora de un diccionario de estudios de género y feminismo, ahí están todas estas definiciones.

EM: ¿Cómo se manifiesta hoy en día la falta de equidad de género?

SG: Los femicidios dan cuenta clara de la violencia, hay estadísticas, no acá sino en el mundo, que dicen que el 70% de las mujeres han sufrido algún tipo de violencia alguna vez en sus vidas o abuso, no hace falta que sean golpes, no hace falta por supuesto llegar al femicidio, puede ser una discriminación laboral, maltrato psicológico o simbólico.  Por  ejemplo, las chicas en el secundario cuando los varones “jugando” te tocan la cola, o hacen bromas machistas; la discriminación laboral,  porque las mujeres seguimos ganando el 30% menos que los varones; el lenguaje sexista que se expresa de muchísimas maneras.  Muchas  veces somos todas mujeres en un grupo y se habla en masculino se generaliza en  “nosotros”, todas estas son algunas muestras,  entre muchas otras, de inequidad de género.


El feminismo en Sierras Chicas

Fotografías de Eduardo Parrau para El Milenio. 

EM: ¿Qué acciones concretas propias del feminismo se desarrollan en Sierras Chicas?

SG: El feminismo se puede poner en práctica en tu casa, digamos con sus familias, tratando de educar a las niñas o a sus parejas si tienen, de una manera distinta, igualitaria, más libre. A nivel de movimiento en la región hay varios   programas radiales, y algunos grupos feministas.  No me atrevo a nombrar a todos en  Sierras Chicas. Hay algunas mujeres que tuvieron la experiencia de #NiUnaMenos,  las de  Mujeres hilando  las Sierras, era  un grupo de Agua de Oro,  Católicas por el Derecho a Decidir es una Ong a nivel nacional e internacional que tiene a su principal referente, Marta Alanís, residiendo en Agua de Oro.  Es un grupo importante de mujeres que hace denuncias y que plantean la cuestión de los derechos sexuales y reproductivos; integran la campaña por el derecho al aborto legal seguro y gratuito que plantea:  Información para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir. También hay muchas comunicadoras que forman parte de la Red Par, como Pate Palero, Soledad Quadri; Adriana Spila con el periódico Ñuporá,  periodistas de Radio Curva como Aida Maldonado, el Programa Luníferas  y otros de Unquillo, Río Ceballos, etc.

Aunque no se refleja sólo en eso, aunque no se manifiesten como un grupo feminista, hay muchos grupos y actividades en las que varias mujeres se suman,  por ejemplo  “Mujeres por una patria inclusiva”, veo que hay mucho más movimiento y conciencia para conmemorar y juntarse, manifestarse colectivamente, como el 8 de marzo que viajan a Córdoba, o las marchas zonales por el Ni una Menos. Hay mucho movimiento, es lo que yo veo en la vida cotidiana.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: