fbpx

Colaboración:

Tomás Huspenina y Augusto Argüello

5to Año, Instituto Milenio Villa Allende

Tomás Gómez Copede y Tomás Calzada

5to Año, Instituto Educativo Nuevo Milenio


Horacio Giussani comenzó a jugar al tenis casi por decantación. En su familia la raqueta no es solamente un pasatiempo o un hobby que atraviesa generaciones. Se trata de una historia de tenistas, muchos de ellos profesionales, que se ganaron un nombre en este juego a nivel nacional e internacional.

Teníamos un club de tenis y desde los seis años comencé a acompañar a mi padre, a mi tío, a mi hermana. Sí o sí agarraba una raqueta cada vez que estaba con ellos ahí, así que naturalmente empecé a entrenar. Desde un principio me apasionó, lo tomé como un desafío y con el tiempo arranqué a jugar un poco más fuerte”, cuenta el deportista de Río Ceballos, comprendiendo que en realidad este deporte fue una elección de vida para él.

Rápidamente se afianzó en un buen nivel, mostrando regularidad y armas suficientes como para apostar al cien por ciento y confrontar con los mejores de su categoría en todo el país. Como jugador, su carrera temprana fue la más fructífera en cuanto a resultados, ganando en diversas ocasiones torneos nacionales y sudamericanos ante promesas de primer nivel.

A los 16 se impuso por primera vez en un torneo nacional de la máxima categoría y a los 17 emprendió su viaje a Francia para participar en el circuito galo, una de las estructuras locales con mejor nivel de participantes en el mundo.

Horacio comprende que, en un deporte individual de tanta precisión, no alcanza con victorias descollantes y que, en cambio, son los pequeños pasos que sacan al tenista de la intermitencia los que le permiten sostenerse a lo largo de los años: las mejoras en los detalles, los porcentajes en los saques, la construcción paciente de los puntos o la capacidad para confirmar un quiebre en medio de un partido cerrado.

Giussani aprecia esos avances más allá del resultado y sostiene que desde pequeño encontraba interesante el desafío de competir cada semana y entrenar en función de levantar la vara cada vez que pisara una cancha. “En un punto me empezaron a gustar mucho las enseñanzas que te deja el tenis en la vida, como el hecho de esforzarse, de practicar con ganas todos los días, tomar con perseverancia y seriedad cada tarea que a uno le toque”, comenta el tenista.


Tras una generosa carrera en el ámbito nacional e internacional, hoy Giussani compite a nivel provincial y apuesta a la diversión.


El Milenio: ¿El tenis tiene una exigencia mayor para los niños que quieren comenzar a competir, en relación a otros deportes?

Horacio Giussani: Sí, totalmente. Desde muy chicos hacemos un esfuerzo muy grande, y más cuando empezás a pensar o a proponerte un alto nivel. Eso implica otro entrenamiento y otra presión, la infancia se vuelve aún más corta que en otros deportes. Quizás en un nivel de competencia un poco más bajo se pueda equilibrar la balanza y llevar un estilo de vida más tranquilo.

EM: ¿Es posible, empezando la etapa competitiva de alto nivel a tan corta edad, que el niño tome la decisión de “ser tenista” a consciencia?

HG: Yo creo que son pocos los chicos que a esa edad toman una decisión de ese tipo de manera individual. En realidad, es un 50% impulso de un chico o una chica que juega muy bien, que le gusta y va progresando en los torneos, pero a su vez es motivado y aconsejado por su entorno.

EM: Mirando hacia atrás, ¿qué valorás y qué cambió en tu modo de relacionarte con el tenis?

HG: Creo que a la hora de valorar pienso en el equipo del que formé parte en Europa, junto con tenistas de otros países. Lograr ser campeón junto a ellos fue muy importante para mí. Es una experiencia interesante cuando en un grupo no se comparte el lenguaje, pero el idioma del tenis te ayuda a comprender. Por otra parte, creo que siendo una persona más madura y jugando por diversión, como lo hago ahora, mi perspectiva es otra y el disfrute es único.

EM: ¿En qué circuitos competís en la actualidad?

HG: En este momento compito en los torneos provinciales de primera en Córdoba. Por mi trabajo, a veces viajo y juego en otras provincias como Salta, Catamarca, Mendoza. Pero en general, durante estos últimos años, participé casi siempre en Córdoba.


“Hay que enfocarse en el disfrute y en la belleza del deporte. El tenis es una disciplina que te ayuda a mejorar la concentración, te motiva desde chico y te obliga a estar en un constante proceso de aprendizaje”.


EM: ¿Cómo observás el momento actual del tenis argentino en cuanto a su etapa formativa? ¿Qué modificaciones son necesarias para mejorar el nivel?

HG: Yo creo que el trabajo que hacen los formadores de tenistas en Argentina es excelente. Teniendo en cuenta la poca ayuda que reciben y las carencias económicas que afrontan, hacen una búsqueda de deportistas y trabajo de escuela tremendo. Constantemente sacan jugadores y los potencian para llevarlos a un alto nivel, al menos nacional o sudamericano, y algunos incluso llegan a la elite mundial. Pero para que el tenis siga creciendo necesitamos más torneos, más competencias en las diferentes regiones del país.

Más allá de eso, teniendo en cuenta la situación económica del país, la Asociación Argentina de Tenis debería encargarse de buscar más apoyo para los jugadores emergentes, más sponsors, mejores posibilidades de viajar para jugar afuera. Es un acompañamiento que se necesita, sobre todo cuando los jugadores son más chicos o cuando están intentando insertarse en el profesionalismo. Porque es ahí donde más se desaprovechan talentos, en función de los costos del deporte.

EM: ¿Qué recomendaciones concretas le darías a quienes estén dando sus primeros pasos?

HG: Me enfocaría en la belleza del deporte y en el disfrute. Es una disciplina que te ayuda a mejorar la concentración, que te motiva desde chico y te obliga a estar en un constante proceso de aprendizaje. Yo tengo 33 años, llevo una vida en esto y cada vez que entro a la cancha, aprendo cosas nuevas.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: