Agustín Zentena es tatuador y se especializa en el estilo “vieja escuela”, con el que ya se ha consagrado artísticamente en Río Ceballos y la región. En esta nota, realizamos un recorrido por su trayectoria personal y las características de esta particular profesión.

Alma de tinta 5
AZ Tattoo Studio se encuentra en Almirante Brown 158, Río Ceballos.

Los adeptos del mundo de los tatuajes cada vez son más. Este tipo de arte se caracteriza por la particularidad del soporte sobre el que los artistas despliegan su destreza: la piel. Los diseños cobran vida a partir de la inyección de tinta o algún otro pigmento y, si bien pueden ser temporales, los más populares son los permanentes, que quedan insertos para siempre en la epidermis del cliente.

Agustín Zentena, con su estilo tradicional, se ha convertido en la primera elección de muchos vecinos de Sierras Chicas a la hora de escoger un tatuador. El old school “tiene muchas características distintivas, pero lo principal son las líneas gruesas y las sombras oscuras bien marcadas”, explicó. Asimismo, los colores más usados son rojo, amarillo, verde y marrón, una gama “medianamente acotada”, en comparación a otros estilos. Además, según indicó Zentena, los tatuajes de este tipo suelen ser muy “compactos y sólidos”.

Actualmente, este joven de 22 años tiene su propio local (AZ Tattoo Studio) en Río Ceballos y también trabaja en Millers Tattoo Studio, en la ciudad de Córdoba. En su oficina, comparte espacio con Ale Passi, de Villa Allende. “Algunos trabajos los hace él y otros yo, dependiendo de lo que se necesite, porque nuestros estilos son muy diferentes”, explicó el tatuador y agregó que en varias oportunidades también van otros colegas al estudio.

“Para vivir de esto hay que ser lo más profesional posible, tomarlo con respeto y darle importancia a todos los detalles. A mi trabajo lo disfruto cada hora, todos los días”

A fines de octubre del año pasado, Zentena participó en el Córdoba Expo Tattoo, una convención que reunió a los mejores tatuadores de todo el país dentro del Espacio Quality. El evento duró dos días y contó con varios workshops. A nivel competencia, Agustín trabajó con el diseño de un gallo y logró consagrarse como el mejor de su categoría.

Para este artista de la piel, lo más importante de las convenciones es el encuentro. “Compartir dos o tres días con otros tatuadores a puro tattoo, que es lo que nos gusta y apasiona, me parece que es lo más valioso. Para mí es una fiesta, antes que una competencia”, afirmó Zentena.

Mientras tanto, Agustín cada vez se afianza más en este campo, llegando incluso al extranjero. En junio, un cliente estadounidense lo invitó a Norteamérica para conocer famosos locales y estudios privados de tatuaje.

Alma de tinta 6

Aunque ya había trabajado anteriormente en otros países, Zentena rescató las diferencias culturales que se ponen de manifiesto en la experiencia. “La verdad que es algo muy enriquecedor, nunca terminás de aprender. Hay diferentes costumbres y formas de tatuar y está buenísimo poder incorporar esos conocimientos al trabajo de uno”, comentó.

El Milenio: ¿Qué te llevó a dedicarte al tatuaje?

Agustín Zentena: Siempre me gustó mucho el tattoo. A los 14 años ya iba a los locales a tatuarme y, aparte, me la pasaba dibujando. En algún punto ambas cosas confluyeron y me iniciaron en el oficio del tatuador.

EM: ¿Cómo aprendiste?

AZ: No me enseñó nadie. Un amigo tatuador me vendió las cosas para empezar y me dio un poco de información, pero de ahí en más, nunca tuve una persona cercana que realmente me acompañara en el aprendizaje.

Al principio fue mucho prueba y error, mucha información de internet, muchos videos, mucho de experiencia propia. Con el correr del tiempo fui perfeccionándome, aunque todos los días aprendo algo nuevo.

Hay muchas formas de empezar. Algunos por ahí tienen la suerte de tener un tatuador amigo al lado y son como una especie de aprendiz que se nutre de la información y experiencia de su maestro. Otros simplemente arrancan investigando en internet. Cada uno empieza como quiere y como puede.

Alma de tinta 7
Para Agustín Zentena, la posibilidad de compartir con otros tatuadores es lo más valioso de las convenciones.

EM: ¿Cuáles son los criterios al momento de elegir con quien tatuarse?

AZ: Hay muchos criterios a la hora de elegir con quien tatuarse. Siempre está bueno escoger al tatuador en función del estilo del tattoo que uno quiera hacerse, buscar alguien que se especialice en ese tipo de tatuaje.

De ahí en más, hay que observar que la persona haga todo como corresponde, que sea en un local o un estudio que tenga todas las comodidades y las prestaciones para poder hacerlo bien y, sin duda, la higiene es un punto fundamental.

EM: ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

AZ: Todo. Es algo muy independiente y muy grato, estamos haciendo algo que nos gusta, así que no lo hacemos de mala gana. Yo lo disfruto cada hora, todos los días.

Alma de tinta 8
El estilo old school se caracteriza por líneas gruesas, sombras marcadas y un uso predominante de los colores rojo, amarillo, verde y marrón.

EM: ¿Pensás seguir tatuando en el futuro? ¿Se puede vivir de este arte?

AZ: Yo creo que sí. Al principio empezó como un hobbie y todo se fue dando de tal forma que, hoy en día, puedo decir que creo y espero poder dedicarme a esto toda la vida. Pero para eso hay que ser lo más profesional posible, tomarlo con el máximo respeto, darle importancia a todas esas cosas que parecen detalles sin valor y hacer las cosas bien, con seriedad y con ganas, para lograr un buen resultado.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.