El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Nadar, sinónimo de volar

Pedro Omar Civallero es nadador, guardavida, árbitro nacional e instructor de natación en el gimnasio EOS. Su propuesta apunta a desarrollar el deporte a nivel competitivo como forma de auto superación.

Pedro Omar Civallero es nadador, guardavida, árbitro nacional e instructor de natación en el gimnasio EOS. Su propuesta apunta a desarrollar el deporte a nivel competitivo como forma de auto superación.

“Cuando hablamos de competencia no lo hacemos enmarcándola en la violencia, como suele ocurrir, sino considerándola como acto de superación”, explicó Pedro Civallero.

Dentro de los deportes acuáticos, la natación es sin duda uno de los más destacados. Con una técnica diversa según el estilo que se trate, esta actividad es sumamente completa y universal, reconocida a su vez por el amplio abanico de beneficios que ofrece para todos los que la practican, sin importar edad o condiciones físicas.

Luego de pasar por varios deportes y actividades, Pedro Omar Civallero, decidió abocarse en su totalidad al agua. Fue así que inició su camino como instructor, árbitro nacional y guardavida. Actualmente, trabaja en el gimnasio EOS de Río Ceballos, donde apuesta a la rama competitiva de la natación.

“Cuando hablamos de competencia no lo hacemos enmarcándola en la violencia, como suele ocurrir, sino considerándola como acto de superación. Se trata de laburar, entrenar y trabajar todos juntos para cumplir un objetivo. Es mejorar yo, mientras mejora mi compañero, aprender yo, mientras enseño a otro. Buscamos que haya un feedback y que el beneficio sea triple: desarrollarnos como deportistas, mejorar físicamente y encontrar la felicidad en lo que hacemos”, explicó el nadador.

El Milenio: ¿Qué significa para vos este deporte?

Pedro Civallero: La natación como deporte implica la superación constante de todas las capacidades de las personas, tanto físicas como cognitivas. Al nadar, uno tiene un rival muy importante, que es uno mismo. La idea es mejorar a través del sacrificio y la pasión, disminuir el tiempo, hacer más distancia. Tratar, cada día, de ser mejor que ayer.

A mí me llamó la atención por la facilidad de trabajar con personas de todas las edades y con todo tipo de condiciones. Para mí, estar en el agua es lo más parecido a volar. Y todos, adultos o niños, hemos soñado con volar. Así que desde el vamos, nadar es como cumplir ese sueño.

EM: ¿Cuáles son las claves para destacarse como nadador?

PC: El compromiso, la pasión, el disfrutar, el encontrarse y el saber que se está en el medio que uno quiere. Levantarse con ganas de ponerse la malla, tirar la toalla después de secarse, no bajar los brazos, siempre ir para adelante, pensar que se puede ir siempre más lejos, confiar en el otro y en uno mismo.

EM: ¿Cuál es la función de la mente para mejorar en la disciplina?

PC: Es fundamental, como en cualquier deporte. No hay ningún deportista que no sea inteligente. La diferencia entre un deportista de nivel y uno amateur es la inteligencia que propone en el momento de actuar. Cada entrenamiento está compuesto por actividades que son físicas y mentales. Incluso en los momentos de frustración, necesitamos mantener la fortaleza para no caer en la depresión y transformar ese sentimiento en algo positivo, un desafío para seguir adelante.

EM: ¿Qué beneficios aporta la natación para la salud?

PC: Son muchos. En edades tempranas, despierta la inteligencia, fortalece la respiración, contribuye al sistema circulatorio, activa los reflejos y potencia el desarrollo de vínculos. De grandes, al estar en un medio que no tiene impacto ni gravedad, las posibilidades de trabajo son muy amplias. El agua hace que la natación sea una actividad que todos pueden desarrollar, que siempre tiene algo positivo para trabajar.

EM: ¿Puede implicar algún riesgo?

PC: Los riesgos son los mismos que los de cualquier situación deportiva: puede haber un desgarro, un calambre, una dislocación de hombro, etc. No hay riesgos físicos adicionales, de hecho, al no ser una actividad de impacto ni que requiera alzar peso y que se desarrolla en un medio prácticamente ingrávido, casi no tiene consecuencias.

Cuando se trata de una persona mayor, donde dudamos qué se puede hacer y qué no, siempre antes de entrenar se completa una ficha médica que respalda todos los horizontes y las posibilidades de movimiento que tiene esa persona.

EM: ¿Hay apoyo estatal de algún tipo para quienes buscan profesionalizarse?

PC: En natación y en prácticamente todos los deportes individuales, los apoyos son nulos o escasos. Es algo que todavía no se ha desarrollado en nuestro país. De hecho, la representación argentina en las olimpiadas fue principalmente a través de colectivos, de fútbol, vóley, hockey, rugby, etc.

Todavía no se ha propuesto un plan de acción para apoyar a nadadores. Quienes quieren competir, tienen que poner plata de su bolsillo con mucho sacrificio, haciendo peñas, rifas y demás.

Ni siquiera las escuelas permiten que los chicos puedan disponer de su tiempo para entrenar adaptándole los planes de estudio, las clases de educación física, disminuyéndoles los turnos. Falta entender que son representantes nuestros, que corren con una desventaja enorme con respecto a alguien de Europa o Estados Unidos, donde se dedican a ser deportistas profesionales toda la vida. A los chicos de acá, aparte de cumplir con todos los aspectos de su rutina, les tiene que sobrar tiempo para entrenar.


“Buscamos que haya un feedback y que el beneficio sea triple: desarrollarnos como deportistas, mejorar físicamente y encontrar la felicidad en lo que hacemos” – Pedro Civallero, instructor de natación


EM: ¿Qué objetivos tenés a futuro desde el deporte?

PC: A corto plazo, que ya lo estamos cumpliendo, queremos generar un espacio dentro de Aqua Eos de natación deportiva, es decir, donde se entienda la natación como un deporte, que justamente lo es, pero al tener varios usos por ahí se pierde el mensaje. Ya estamos entrenando a varios chicos para desarrollar una escuela competitiva de natación.

Tenemos hoy un nuevo desafío a mediano plazo que es entrenar a los profesores Santiago Aguirre y Francisco Centeno, ambos con síndrome de down, ya que se viene una fecha clasificatoria para el mundial de natación solo de síndrome de down, asique los chicos están entrenando conmigo dos horas por día.

A mediano plazo, en noviembre también queremos empezar con las pruebas de aguas abiertas, para llevar un grupo de nadadores juveniles, que son los que serían profesionales a partir del año que viene.

Y a largo plazo, nos gustaría convertirnos en representantes en la zona de la marca de equipo de natación EOS y formar nadadores que puedan representarnos a nivel nacional e internacional.