La salud es uno de nuestros derechos más importantes como seres humanos y como miembros de una sociedad. La promoción y el servicio de una vida saludable forma parte del deber ser de cada gobierno. Por esta razón, algunos de ellos ponen en marcha políticas para incentivar su cuidado.

Por Vicente Schechtel

Colaboración: Fabrizio Ledesma y Nicolás Reyna

Instituto Educativo Nuevo Milenio


El “Programa Proteger” es una propuesta apoyada por la Municipalidad de Salsipuedes que tiene la finalidad de fomentar actividades que ayuden a concientizar y evitar la manifestación de enfermedades crónicas. Jordana Molina, licenciada en kinesiología y fisioterapia, y Patricia Viano, licenciada de nutrición, son dos de las referentes de este proyecto.

Actualmente, las enfermedades crónicas, es decir las afecciones no transmisibles, representan más del 70% de las muertes causadas en nuestro país. Este tipo de patologías abarca problemas como diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares y respiratorias, cáncer, entre otras.

Esta situación generó que varios organismos elaborarán programas con el objetivo de prevenir este tipo de enfermedades y promocionar el cuidado de la salud. Proyectos como “Menos sal, más vida”, fomentado por la Nación, y la creación de la Dirección General de Enfermedades Crónicas (DEC), por parte de la provincia de Córdoba, son algunos ejemplos de esto.

El desarrollo de estas políticas a nivel nacional y provincial llevó a algunos municipios del interior a impulsar medidas con el objetivo de concientizar a sus propios habitantes sobre estos temas. Una alimentación saludable, actividad física constante y los perjuicios del tabaquismo son algunas de las acciones que promueve el “Programa Proteger” de Salsipuedes.


Jordana Molina y Patricia Viano del “Programa Proteger”.


“El Programa Proteger surge en el marco de la dirección de enfermedades crónicas. Es un proyecto que busca proteger a las personas vulnerables de factores de riesgo que ponen en peligro la salud”, explica Jordana Molina.

La propuesta surgió este año por determinación del Ministerio de Salud como una forma de dar a conocer algunos de los hábitos indispensables para optar por una vida saludable. Además de esto, la iniciativa tiene el objetivo de mejorar la calidad de atención en los servicios de salud y prevenir que enfermedades de naturaleza crónica puedan aparecer en la vida cotidiana.

“El tema es que estas patologías a las que apunta el programa son “silenciosas”. Podemos pasar años sin enterarnos que las tenemos”, expresaba Patricia Viano, encargada de la parte de nutrición. Asimismo, mencionaban que estas afecciones “producen altas tasas de mortalidad y morbilidad” en relación a otros tipos de enfermedades.

Promoción y servicio de la salud


“Lo que se busca por medio del proyecto es poder trabajar con toda la población vulnerable ante factores de riesgo”.


El programa está compuesto por dos divisiones: el área de servicio, que tiene la finalidad de mejorar los centros de atención y los consultorios de enfermedades crónicas; y el área de promoción, que aborda cuatro ramas: comunicación, alimentación saludable, actividad física y la prevención del tabaquismo; la función de esta sección consiste en disminuir los factores de riesgo y promover hábitos sanos.

En el área de servicio, como señalan las especialistas, se está buscando poner en marcha un proceso en el que se realice un seguimiento constante del tratamiento de la persona.

“Lo que pasa es que nos dimos cuenta que hay muchos pacientes que no se hacen controles, entonces se lleva a cabo una “recaptación”. El problema es que al paciente crónico le cuesta mantener su tratamiento en el tiempo. No todo el mundo tiene esa responsabilidad y ese cuidado hacia su salud “, contaba Molina.

Además, expresan que diariamente reciben personas con un problema agudo, el cual es necesario solucionarlo. “El paciente ingresa al sistema y luego sale de él, sólo regresa cuando vuelve a presentar otro problema de salud. En cambio, el que tiene un problema crónico requiere un tratamiento periódico, y una vez que esté estabilizado puede venir cada ciertos meses, pero siempre debe hacerse un seguimiento”.

Por otro lado, el área de promoción tiene la tarea de llevar a cabo actividades de concientización para evitar la manifestación de enfermedades crónicas en la comunidad. Estas medidas son respaldadas por una campaña de comunicación con el objetivo de difundir todos los proyectos del “Programa Proteger” y así mantener a los ciudadanos informados.

Dentro de esta área, el sector de nutrición – dirigido por Patricia Viano – se encuentra en la implementación de políticas para disminuir la cantidad de sodio (sal) que se aplica en las panaderías de la localidad. “La idea es controlar el uso del sodio y poner la sal que corresponde, esto ya impactaría muy favorablemente en la población”.  Según afirma, la mayoría de las panaderías utilizan 1 kg de sal por bolsa de harina y lo que de verdad requiere son solo 750 gr. Por tal razón, se espera poder realizar una reducción gradual de este ingrediente en los alimentos con esta medida.



También, expresan que se está efectuando un programa de actividad física que tiene la finalidad de “promover hábitos de vida saludable”. Aclaran que a través de esta rama se inauguró una “plaza saludable” y un polideportivo. En estos lugares incorporaron juegos para realizar distintos trabajos, como por ejemplo la de ejercitar los grupos musculares.

Según indican, la idea era utilizar estos espacios y brindarlos de manera gratuita para que la gente que, por ejemplo, no poseía los recursos económicos para ir a un gimnasio, tenía la posibilidad de llevar a cabo una actividad física saludable. “Ahora la gente sale a caminar por los senderos, como que existe mayor concientización”, describían.

Por último, la prevención del tabaquismo es la otra rama de esta área que busca sensibilizar a la sociedad y poder poseer una normativa, desde el marco del municipio, que regule su consumo. “Antes estábamos adheridos a la ley 9.113 que prohíbe fumar en lugares cerrados, pero ahora nos adherimos a la ley provincial 10.026 y nacional 26.687”. Según explican, estas inhabilitan fumar en espacios laborales y públicos, tanto dentro como en el mismo perímetro que forma parte de dichos lugares, como por ejemplo el patio.

Las dos expertas enfatizan en que el proyecto es financiado en primera instancia por la Nación, pero la idea es que la municipalidad lo “absorba” para que se puedan sostener las actividades que requieran mantenerse en el tiempo. Por el momento, siguen trabajando para lograr los desafíos y las metas que se propusieron con este programa.