Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Un largo recreo

Las actividades recreativas, desde las artísticas hasta las físicas, forman una parte importante en la vida de las personas adultas mayores, ya que se trata de una época para entretenerse, disfrutar y descansar.

b79d635a-dffe-4676-9558-5034e920007a

  • Por Redacción El Milenio. periodico@elmilenio.info
  • Sol Periales, Morena D´Angelis y Francisco Del Río.

Todavía existe una cierta ciclotimia respecto a los adultos mayores, ya que, por un lado, tenemos un discurso “antiviejo”, reflejado por ejemplo en los productos antiage, en la negación que hay sobre esta etapa de la vida, en la búsqueda de una solución científica o mágica que termine con la vejez.

Como contrapartida, y en simultáneo, existe una visión más positiva y habilitadora de la tercera edad, ligada a políticas sociales; una nueva mirada filosófica y científica vinculada con que la vejez tiene recursos y motivos para vivir suficiente y para que la vida valga la pena ser vivida. Se podría decir que estas dos perspectivas, compiten, luchan y coexisten.

Desde esta segunda mirada, lo que intenta trabajarse junto a adultos mayores y profesionales es demostrar que sus vidas, aun cuando haya ciertas limitaciones físicas, no inhabilita que sea una etapa feliz, de disfrute, con proyectos y objetivos.

Por ello, cuando las personas alcanzan la etapa de adulto mayor también comienzan una época para disfrutar la vida y descansar, o tener actividades recreativas.

Rafael Palacio, licenciado en Teatro, comentó a El Milenio que los adultos mayores “generalmente cuando se jubilan se quedan en la casa sin actividades sociales, empiezan a deprimirse y después con otros problemas secundarios”.

“Hay muchos talleres, como los de memoria, folklore, teatro, coro, canto, nutrición. Entonces los que hacen talleres no se quieren jubilar de la vida”, aseguró Palacio.

Por su parte, el licenciado explicó que los ancianos llegan con la idea de socializar más que nada, no tanto de aprender. “Hay gente que me dice ’esta es mi única salida’, pero después se dan cuenta que a pesar de la edad que tengan pueden aprender”.

“Yo recomiendo las actividades en la tercera edad porque en los talleres, específicamente en el de teatro, se trabaja mucho la memoria, la parte corporal, las emociones, donde uno se pueda expresar. Ahí se desarrollan en un marco social y se integran, y esto los hacen sentir útiles”, manifestó Palacio.

Recomendaciones profesionales

Las actividades físicas también se vuelven una opción recurrente a la hora de elegir programas por parte de los adultos mayores.

Según el profesor de Educación Física Guillermo Pardo, “no está muy recomendado las actividades de impacto, como saltar. Es muy recomendable hacer natación, yoga, siempre que la persona tenga una ficha médica cumpliendo con las condiciones necesarias, aunque se pueden adaptar estas actividades a las personas que sufren de algún problema físico”.

“Lo óptimo sería hacer actividad física todo los días, pero 3 veces a la semana también es efectivo para que la persona se sienta bien”, indicó Pardo, quien agregó: “Los ejercicios de fuerza son muy recomendables ya que las personas a partir de los 30 años empiezan a perder masa muscular y es bueno hacerlos para ganar masa muscular, obviamente como todo hay tabúes respecto a lo que es trabajos de fuerza como que los adultos mayores no pueden hacerlos, es bueno hacerlo y siempre tienen que ser adaptados a la edad para que los mayores no sufran lesiones”.

“Cuando hablamos de actividad física, hablamos de 3 aspectos que se verán beneficiados: por un lado el físico, por otro lado el social y por otro lado el mental. El físico porque te va a ayudar a combatir enfermedades, mejorar la fuerza y el aparato respiratorio. En el aspecto social se va a estar relacionando con otras personas, sea la actividad que sea; y en el aspecto mental, ayuda a combatir el estrés y ayuda a descansar mejor”, expresó el profesor.

Tiempo de viajes

La tercera edad es una buena etapa para comenzar a destinar tiempo para viajar, puesto que no existen las presiones de horarios laborales, o esperar a las vacaciones o el cuidado de la familia.

Los destinos más elegidos por los adultos mayores suelen caracterizarse por las altas temperaturas, tales como termas, cataratas y el norte.

“Los adultos mayores sienten curiosidad por conocer los paisajes, lugares históricos, museos, arquitectura”, contó Valeria Toranzo, de una agencia de viajes de Unquillo.

“Los abuelos siempre buscan un hotel donde no haya mucha escalera, con ascensores y también rampas por si quieren salir o entrar del hotel. Lo que más se fijan también es la comida, a los abuelos les gusta desayunar y almorzar bien, las mayorías de las salidas suelen ser con pensión completa o media pensión”, describió Toranzo.

Autonomía

Avanzada la tercera edad, la autonomía y la autogestión comienza a disminuirse paulatinamente, como si fueran de la mano.

Muchas veces la premisa pasa por ‘¿cómo se recupera la capacidad de que un sujeto viva de acuerdo a su derecho propio, su autonomía?’. Básicamente, cuando hablamos de cómo se recupera ese poder, nos referimos a recuperarlo desde el nivel de la legalidad de votar hasta una multitud de situaciones cotidianas donde uno se da el derecho de gobernarse a sí mismo al decidir qué quiere comer, dónde quiere ir, qué quiere hacer sin estar supeditado a lo que otros van a pensar o decir al respecto.

A nivel de las relaciones interpersonales es dónde se complica más, fundamentalmente en las relaciones familiares, donde se dan los mayores niveles de violencia, debido a las presiones y al temor de la pérdida del amor y cuidado del otro.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: