Anuncios

“Que cada uno desarrolle sus talentos y los comparta”

En 1950 Guido Buffo construyó en el jardín de su casa un teatrino donde se realizaban  actividades de apertura y cierre de los campamentos del Parque estudiantil Villa Leonor. Derruido por el tiempo e invadido de malezas durante casi 60 años, la existencia del lugar sólo era conocido por admiradores del artista. Hoy, la Fundación que lleva su nombre ha decidido encarar su reconstrucción.


Por Mabel Tula | periodico@elmilenio.info

Colaboradores: Valentina De Bendetto, Sol Gómez y Abril Piedecasas. 4° IENM

Desde febrero, con todas las autorizaciones necesarias bajo el brazo, las investigaciones para respetar el diseño original y muy poco dinero, los integrantes de la Fundación “Guido Buffo” se lanzaron a recuperar una de las tantas donaciones que el artista hizo en vida para los estudiantes de la Nación. Como a continuación lo cuenta Karina Rodríguez, investigadora de su obra y fundadora de la ONG, el desafío es muy grande y van a necesitar de la colaboración de todos los vecinos de la zona.

El Milenio: ¿Por qué consideran urgente restaurar el teatrino?

Karina Rodríguez: Fue el primer proyecto como plan de acción que nos propusimos con la Fundación, porque darle vida a ese espacio, de alguna forma, era activar los sentimientos que Buffo expresaba: “Que cada uno desarrolle sus talentos y los comparta”. Por eso consideramos que poner en funcionamiento el teatrino era también poner alegría, y entusiasmo a Villa Leonor.

Hace unos años, en el 2015, Paula Susarregui había empezado a hacer una obra que se llamaba “Soñar Buffo”, basada en “El manuscrito de los sueños”. Ella llegaba al predio con su grupo de teatro, colocaban las puertas y empezaba la obra y la gente iba y se sentaba en esas piedras cubiertas de tierra. Uno veía la necesidad de que ese espacio volviera a tener vida y a resurgir.

EM: ¿De qué manera está planeado restaurar el teatrino?

KR: Al estar dentro de lo que es un patrimonio cultural, lo que hay que hacer siempre es respetar lo que es propio del espacio. Entonces en esta primera etapa estamos haciendo una reconstrucción, piedra por piedra, como lo había ideado Buffo; le han hecho unas pequeñas mejoras como por ejemplo los escalones para tener un poco más de comodidad. En una segunda etapa pretendemos encarar la iluminación del teatrino ya que es una necesidad de quienes van a utilizar ese espacio.

Todo está aprobado por Patrimonio Cultural como corresponde y ya hace un año que venimos trabajando con la Municipalidad de Unquillo cuando se presentó un proyecto a Nación que fue aprobado y desde allí comenzamos una serie de reuniones que finalmente autorizaron la ejecución.

EM: ¿Cuándo comenzó a plasmarse este proyecto?

KR: Comenzamos en febrero y tenemos un plazo de 71 días. Como se están agregando otras cosas, como por ejemplo la escalera y el piso, se va a extender un poquito más, pero la obra no ha parado. Para eso estamos haciendo un esfuerzo muy grande ya que el dinero que nos envió la Nación fueron 30 mil pesos y con ese monto sólo alcanza para la mano de obra. Hay que tener en cuenta también todos los requisitos que se piden para la construcción y para las personas que lo hacen, por ejemplo tiene que ser una persona del lugar, que conozca el espacio, que sea pirquero y que sea monotributista, porque del pago que nosotros le hacemos  deben darnos los recibos; una vez logrado todo se comenzó a trabajar de noche.

→*Para colaborar pueden dirigirse al facebook: Fundación Guido Buffo: Ciencia, Educación y Arte.

EM: ¿Y cuánto tiempo llevaría terminar el proyecto?

KR: Nos está costando, aunque hemos tenido un buen clima, hay piedras muy grandes y también hubo una intervención a cargo de la reserva de Los Quebrachitos y de la Municipalidad de Unquillo, puesto que hicieron un relevamiento de los árboles de la zona por cuestiones de seguridad y  nos encontramos con dos árboles de eucaliptus que estaban secos y que corrían riesgo de caerse.

El día de mañana va a haber gente sentada ahí y hay que cumplir con todos los protocolos de seguridad para quienes estén participando del  espectáculo.

Estamos haciendo un espacio cuyo uso va a ser amplio. Hay que tener en cuenta también, que es uno de los pocos teatrinos en un lugar abierto, es decir, tenés el cielo y como telón de fondo tenés un arroyo y eso también implica estar en conviviencia, en armonía y en equilibrio con la naturaleza. Si bien hay que preveer muchas cuestiones climáticas para hacer un espectáculo, el entorno que tenés ahí  no lo vas a poder disfrutar en ningún lugar cerrado. Consideramos que se va a estar terminando a fines de abril.

EM: ¿A qué responde el diseño?

KR: El diseño responde al teatrino original que era el que estaba de acuerdo a todo los relatos que habíamos escuchado, porque no hay fotografías, no conseguimos planos. Y después se hicieron algunas mejoras respetando la naturaleza, respetando el condicionamiento y la simpleza de las dos gradas  que había para beneficio de las personas que lo van a utilizar.

EM: ¿De qué manera aportaría a la cultura de Unquillo su reconstrucción?

KR: El beneficio sería sumamente amplio ya que es un espacio único dentro del patrimonio cultural y natural. Ya hay grupos de teatro y danza de Unquillo que lo están solicitando, también hay coros y músicos; un grupo de aerobic también ha solicitado poder dar allí unas clases y ahora ya lo utilizan personas que hacen meditación. Hay muchísima gente de la zona que quiere utilizarlo.

Y ustedes también deberían usarlo como escuela, cuando vayan a recorrer la casa museo o el día en que puedan utilizar el campamento. Esto tiene que ser un puntapié para comenzar a  cumplir la voluntad de Buffo de que el parque estudiantil de montaña sea utilizado por estudiantes; los alumnos irían durante la semana y los eventos culturales se harían los fines de semana. Entonces es un espacio que podría ser utilizado todo el tiempo; yo creo que va a ser muy beneficioso.

EM: ¿De qué manera la gente podría ayudar a reconstruirlo?

KR: Estamos haciendo muchísima campaña porque cualquier persona que sepa precios básicos se va a dar cuenta que con 30 mil pesos no hacemos mucho. Todo lo que es cemento, arena, caños, ahora se compraron las mallas que van debajo del piso y los pórfidos tienen un alto costo. Hemos elevado muchas cartas para ver si alguna otra fundación puede colaborar, tenemos una rifa de $50, hemos creado dos páginas de Internet para que la gente de afuera también pueda aportar. Hasta ahora conseguimos tres voluntarios que han donado una bolsa de cemento y otra persona que donó mil pesos en la página de Idea.me. Necesitamos colaboración para poder avanzar.

Anuncios

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso - Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

Otras noticias de elmilenio.info

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: