fbpx

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Alchaperío: el streaming de Sierras Chicas

A raíz del aislamiento social, el músico unquillense Nicolás Rubinstein comenzó a realizar una serie de conciertos online que reúnen a artistas de la escena sierrachiquense en un encuentro colaborativo. Con cinco ediciones emitidas desde su propio estudio, la propuesta recibió el apoyo de la Dirección de Cultura y Turismo de la Municipalidad y apuesta a fusionar música, danza, piezas audiovisuales, artes escénicas y paisajes serranos en un solo escenario virtual.

La pandemia del Covid-19 trajo transformaciones para todo el mundo y particularmente para los y las artistas, cuyo trabajo siempre está incompleto sin la interacción con el público. “Creo que es un tiempo de cambios y es ahí donde tenemos que aprender a reinventarnos”, señaló Nicolás Rubinstein, conversando con El Milenio.

Fue en este camino de evolución que el músico unquillense decidió transformar su estudio personal, Alchaperío, en un programa de streaming que reúne virtualmente a diversos artistas de la región, coordinando su participación en una producción audiovisual colectiva que se difunde a través de las redes de su anfitrión y puede verse en su canal de YouTube. A pesar de las dificultades y los desafíos del formato, la propuesta ya concretó cinco ediciones y va por más.

“Llegó una pandemia y a todos nos hizo pensar que esto no es una ficción. La idea es brindar un concierto abierto, lo hago desde mi casa y con la mejor onda”, expresaba Rubinstein en uno de sus primeros videos, a principios de la cuarentena. Con el correr de los días, Alchaperío se consolidó como un encuentro virtual de creadores y artistas, incluyendo danza, música, producción audiovisual y hasta un poco de teatro. Todo, con el inconfundible sello de made in Sierras Chicas.


“Me gusta la idea de jugar con otras expresiones, como la actuación, que también lo saca a uno del clásico contexto del músico, tocando ahí quieto y solo. Quiero incorporar las artes visuales y ya hay varios bailarines en vista para sumar, la idea es entrelazar todas las ramas del arte”, señaló Rubinstein. Así fue la última presentación de Alchaperío, el pasado 16 de octubre, la cual realizó un recorrido por canciones serranas y paisajes unquillenses, en una producción especial que contó con el apoyo de la Municipalidad.

Entre lo diverso y lo regional



Desde el comienzo, Nicolás se puso al hombro la producción, edición, arreglos musicales, conducción y presentación de la singular propuesta. “Empezamos a vincularnos a principios de la cuarentena, cuando se veía venir que no íbamos a poder tocar por un buen tiempo. Se me ocurrió invitar a varios amigos y amigas a realizar estas producciones para así poder seguir tocando y también pasar una gorra virtual, que nos permitiera generar algún ingreso”, explicó el músico.

Cada edición está anclada en un género musical (desde el jazz y el blues hasta el punk y el rock) o propuesta temática particular, como el ciclo especial de música popular argentina o el de cantoras cordobesas, que contó con la participación de Lucre Ortiz, Pris DeNé, Jade Martínez, Mili Massoia, Mariela Ortega y Laura Catracchia, entre otras.

“Creo que esto abre un abanico de posibilidades a muchos artistas, así el programa tiene más variedad y hay para todos los gustos. Además, no me gusta encasillarme en un solo género, prefiero la fusión”, indicó Rubinstein, que siempre se declara como eterno aprendiz de la música.

Las emisiones en el canal de YouTube de Nicolás cuentan con un formato televisivo, conducido por él mismo. “Es un programa musical donde también uno puede aprender sobre las canciones que aparecen. Antes de presentar cada tema, hablo sobre el artista invitado, cuento un poco de su historia o alguna anécdota que hayamos compartido juntos”, explicó Rubinstein.

Cabe destacar que también se incluyen composiciones originales de músicos regionales. Cristian Andrada, Gabriel Engelland, Lisandro “Lapo” Ponzetti, Andre Maurel, Sergio Argüello, Chelo Sarú, Cristian Montemurro, Cristian Bolaños, Jazmín Paz, Sebastián Saavedra, Lourdes Fontana, Andrés Britos, Diego Mema, Lucas Pellizari, Lara Núñez, Adriana Reinaldo y Raúl Carballo, son sólo algunos de los artistas de Córdoba y Sierras Chicas que ya pasaron por el Alchaperío.

Valorar la cultura



En las redes sociales la propuesta comenzó a circular con amplia repercusión, aunque la experiencia de la música en vivo no se puede reemplazar. “Por un lado, se extraña el calor del vivo, pero por otro, encontré nuevos públicos en esto de salir al mundo y que te vean de todas partes. En general hay muy buena recepción y esto queda grabado después de la transmisión, o sea que se puede seguir viendo”, convidó el músico.

Con respecto a las dificultades de generar ingresos a través de las presentaciones virtuales, el artista apuntó que “es una situación muy particular y se entiende que no es lo mismo tocar en vivo que mediante un streaming”, pero que el mayor obstáculo es que “la gente está acostumbrada a que en internet todo sea gratis” y, en consecuencia, “no hay una cultura de valoración”. “Se trata de reconocer y apreciar lo que los artistas hacen, pagando una entrada virtual o una gorra virtual. Es eso: valorar”, destacó el músico.

Recientemente, la Dirección de Cultura y Turismo de la municipalidad, coordinada por Anabella Astrada, comenzó a brindar su apoyo al proyecto a través de Marca Unquillo, una iniciativa orientada a fortalecer emprendimientos que se destaquen por “promover el encuentro entre artistas, la identidad local y la diversidad cultural desde una mirada interdisciplinaria y colaborativa”.

Así, Marca Unquillo acompañó la última edición de Alchaperío en octubre, dedicada al folklore y a las canciones “con un toque serrano”. Raúl Carballo, Lisandro Ponzetti y Marcelo Márquez participaron de este encuentro con temas propios y arreglos de Nicolás Rubinstein, con la sumatoria de Andre Maurel como músico invitado. 

En materia de danza estuvieron presentes las bailarinas Aisha Reinaldo, Carina Yadanza y Constanza Estevan, quienes interpretaron el tema “El Seclateño”, de Ariel Petrocelli, en una producción filmada en la mítica Capilla Buffo por parte del creador audiovisual unquillense Yannick Constantin.

A %d blogueros les gusta esto: