fbpx
Anuncios
espacio publicitario

El hip hop: una cultura que se expande


Matías Ligato, bailarín de breaking, es reconocido nacionalmente por su gran trayectoria en el ámbito de la danza. Desde su lugar, busca promover los valores del hip hop a través de cursos y talleres, compartiendo su talento con chicos de todas las edades y difundiendo una disciplina que va camino a convertirse en deporte olímpico.


Matías Ligato se ha convertido en un referente de esta danza urbana a nivel provincial y nacional. Tiene 33 años, es oriundo de Unquillo y hoy, desde Córdoba Capital, es vocero de los valores de la cultura hip hop, a través de uno de sus estilos más representativos: el break dance.

Comenzó con la danza hace quince años y desde entonces dedica su vida al baile. Actualmente, entre competencias y batallas, Ligato busca transmitir sus conocimientos sobre esta cultura a través de talleres, clases y diversos eventos que dirige o de los que participa, tratando de llegar a todos los sectores sociales.

En este sentido, forma parte de algunas organizaciones, como la Federación Argentina de Breaking, donde, según explicó, se desarrolla la faceta deportiva del break dance, disciplina que el año pasado fue reconocida como deporte en los Juegos Olímpicos de la Juventud y que podría formar parte de las Olimpiadas de París 2024.

El Milenio: ¿Cómo nació tu interés por el hip hop?

Matías Ligato: Mi interés fue progresivo. Mi madre es profesora de danzas, entonces siempre me quiso inculcar un poco eso, aunque al principio me resultaba un poco forzoso involucrarme en sus intereses. Más tarde, en algún punto de mi adolescencia, me empezó a interesar por una cuestión más que todo social.

Primero no sabía de qué se trataba, pero después entendí que es una cultura muy grande que tiene una gran cantidad de elementos. El hip hop tiene muchas ramas y la que más me interesa, la que yo trabajo, es el breaking, que es un estilo particular de baile.

El puntapié inicial que hizo que me encamine en el hip hop fue hace catorce años, cuando me presenté en un teatro. Tenía alrededor de 18 o 19 años, recién empezaba a bailar y tuve la oportunidad de mostrar lo que hacía y que la gente se interesara. Ahí fue cuando me enganchó.

Anuncios

EM: ¿Qué representa el baile en tu vida y qué significa el hip hop para vos?

ML: El baile representa mi vida. El hip hop predica paz, unidad, amor y diversión, estos son sus cuatro valores fundamentales y siempre trato de traducirlos en acciones. Todo lo que significa para mí el hip hop lo transmito a mis hijas y a cuanta persona pueda.

EM: ¿Qué beneficios trae el breaking a los chicos?

ML: Son muchos los beneficios. El breaking, como todo el hip hop, es una rama muy inclusiva en cuanto a sus orígenes, que son básicamente urbanos. El hip hop nace de las peleas de pandillas que había en Nueva York en los años 70.

A alguien se le ocurrió dejar de tener esas peleas y en cambio hacer fiestas, como competencias amistosas, lo que se denomina jam. Jam es una reunión donde cada uno muestra lo que quiere, había gente que iba a cantar, otros a pintar y otros simplemente bailaban, no existía ni el rap ni nada. A raíz de esa jam, todas las bandas que se peleaban decidieron dejar de hacerlo y probar eso. Allí es cuando nace el hip hop.

Tiene un origen en el paradigma de cambio. Lo que nosotros hacemos es ir a los barrios más vulnerables y convocar a todos los chicos de los centros vecinales, de las villas y enseñarles esto. Les mostramos estas herramientas para que puedan canalizar sus dolores y problemas, sus ideas, sus emociones y transmitirlas mediante la pintura, el baile, el rap.

Ese es el origen del hip hop y es lo que yo, personalmente, veo como beneficio, el cambio. Más allá de los aportes educativos que tiene, lo social es lo más importante, independientemente del barrio o del ámbito del que provengan los chicos. La idea es canalizar todo lo malo para convertirlo en algo bueno, en arte.

EM: ¿Cuáles son las diferencias entre las ramas del hip hop?

ML:  El hip hop es la cultura, es lo que engloba las cuatro ramas, que son: el breaking (la danza urbana), el DJ (que sería la parte musical en cuanto producción y técnica), el rap (que es la lírica y la poesía que tiene el hip hop) y el graffiti (que es el arte plástico urbano, el dibujo que se hace en paredes, lienzos y otros espacios).

Son actividades que deben hacerse responsablemente. La idea es aprender a pedir permisos, tener un lugar para dibujar sin dañar la propiedad privada o pública. Lo mismo con el rap, tener cuidado con el mal uso del lenguaje, las malas palabras. Es importante ser consciente de eso para que se pierdan los prejuicios negativos que hay con respecto a esta cultura y sus ramas.

Anuncios

EM: ¿Considerás que el hip hop es algo difundido en Sierras Chicas?

ML: No, no se difunde bien, pero no es algo que pasa en Sierras Chicas en particular. El hip hop en general todavía no se conoce tanto, sigue siendo algo muy nuevo, una cultura que nació recientemente en un país específico.

Por eso yo creo, como cordobés nacido en Sierras Chicas, que es mi responsabilidad difundirlo. Por eso me tomo el tiempo de ir a distintos lugares y explicar todo lo que conozco. En Sierras Chicas, como en otras partes de Córdoba, hace falta que se conozca el hip hop para darle una oportunidad. Ir a cada uno de los barrios, ir a cada una de las escuelas y transmitir el mensaje.


Break dance, ¿deporte olímpico?

En febrero de este año, el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos París 2024 sorprendió al mundo al proponer el break dance como deporte invitado en las Olimpiadas que se realizarán en la capital francesa. Esta propuesta debe ser validada por el Comité Olímpico Internacional en diciembre de 2020, pero mientras tanto, el breaking ya hizo su debut como deporte en Argentina durante los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018, encuentro al cual asistió Matías Ligato.

“La parte deportiva del breaking es algo que se viene peleando hace veinte años, el grupo New York City Breaker fue pionero en este sentido”, contó el joven b-boy. “El año pasado, en las Olimpiadas de la Juventud, la parte de breaking convocó más gente que la de básquet, algo impensado. A partir de ahí se le comenzó a dar más apoyo y seriedad”, señaló.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: