Chicha Osorio, emblema de la moda cordobesa, compartió su experiencia en esta cambiante industria invadida de mitos.

Colaboración: Valentino Patat y Mariano Centeno. 5°A IMVA. Renata Mina y Martina Pedrón. 5°B IENM.


“La moda no existe sólo en los vestidos. La moda está en el cielo, en la calle, la moda tiene que ver con ideas, con la forma en que vivimos y lo que está sucediendo”, con estas palabras la diseñadora Cocó Chanel, una de las cien personas más influyentes del siglo XX, definió a este curioso mundo.

Con el tiempo, la moda se transformó en un arte de expresión que cambió y desafío numerosas estructuras y con el apoyo de la sociedad dejó de ser algo reservado para un pequeño grupo, la alta costura dio un paso al costado para popularizar las nuevas tendencias.

Este cambio tampoco es ajeno a Chicha Osorio, principal referente del modelaje en Córdoba. Cuando se remonta hacia su pasado, aparecen los gloriosos e innovadores años sesenta, criticados por la implementación de la “mini” en contraposición al tradicional vestido largo. Durante estos años, la vida de Chicha dio grandes saltos y su amor por el modelaje surgió casi de casualidad, pues nunca había considerado modelar para grandes firmas ni desfilar por pasarelas, hasta que una reconocida revista le propuso salir en la tapa junto a su hijo. Así fue su primera aparición, su imagen había revolucionado a más de uno.

Eran los años donde modelar era considerado algo “frívolo” y poco serio. “Después de la revista fue una vorágine, me empezaron a llamar de televisión para modelar. Me di cuenta que estaba totalmente equivocada y me convencí de que debía desvirtuar esa idea sobre la moda. La moda es arte, es diseño, es gente que trabaja en una cadena inmensa, desde el diseño de telas y ropa, hasta la confección, es toda una industria. Me aboqué a desvirtuar esa idea y desfilé. A la par comencé con diseños de tejidos. Capaz que nunca lo hubiera hecho sino fuera por tomar esas oportunidades que pasan y así fui, convenciéndome, de que tenía que transmitir lo que había aprendido y mis experiencias. Es así que en 1981 fundé Mannequins”, sostuvo Chicha Osorio.

Con tiempo y dedicación se posicionó como la mayor influencia del modelaje en Córdoba. Hoy día es admirada por su pasión, su vocación y por su constante defensa de la moda cuando es atacada. Recientemente, el evento “Entre mujeres nos escuchamos” celebrado en Villa Allende, la trajo como disertante del empoderamiento femenino y como referente de emprendedora. El encuentro apuntó a brindar técnicas y charlas sobre cómo emprender siendo mujer hoy en día.

El Milenio: Desde tu punto de vista ¿Cómo evolucionó el mundo de la moda desde tus comienzos a la actualidad?

Chicha Osorio: La ropa era mucho más a medida, había pocas boutiques y cada una hacia sus propios desfiles, era la alta costura. En esa época, los jóvenes habían comenzado a tener y hacer su propia moda y en las décadas siguientes, la moda se volvió más práctica, más cómoda, más para la vida cotidiana. Y los argentinos, que teníamos bastante temor al ridículo, nos animamos a tener nuestra propia personalidad, un estilo. Siempre hemos mirado mucho a Europa y ahora los diseñadores, si bien sacan ítems y algunos tips, como colores y estilos, también hacen la moda a su manera y me parece fantástico. Sino, estaríamos todos uniformados según la época, como cuando se usaba Oxford y todos tenían que usar Oxford, hombreras enormes, o sea, éramos un poco más esclavos de la moda.

En cambio, ahora, aunque la moda se impone muchas veces, en especial en los jóvenes, hay más libertad, hay una diversidad enorme donde cada uno puede sacar lo que le guste y lo que le quede bien. Por sobre todas las cosas es lo que le quede bien, porque de lo contrario la ropa te lleva a vos, vos no llevás la ropa. Hay que ser auténtica con los gustos para poder crear un propio estilo.

“Logré tener una comunicación con la gente. Hasta ese momento las modelos eran muy lejanas a esa tarea. Me gustaba mirar a la gente y sonreír naturalmente. Es una profesión como cualquier otra y me sentí en el deber de transmitir eso, desvirtuar las ideas equivocadas que se tenían sobre la moda y el modelaje”. Chicha Osorio

EM: Sabemos que ayudaste en sus comienzos a modelos como Teté Coustarot y Mora Furtado. ¿En qué momento fuiste transformando tu rol como modelo para empezar a enseñar?

CO: Comencé a enseñar porque quería retirarme, desfilé durante 20 años, algo insólito en este momento. No había tantas modelos en Córdoba, a las pocas que surgían les enseñábamos y respetábamos sus condiciones. Quien organizaba los desfiles, Gustavo Ponce de León, me dijo que si me quería retirar era imposible, debía formar gente e hicimos la escuela con él y con otra nueva cara, Irma Rosa Moyano. Nos juntamos los tres y formamos Mannequins.

En mi caso, quería formar nuevas modelos, enseñar, transmitir mis experiencias, pero también me quería retirar, esa era la realidad. He tenido muchas satisfacciones en mi vida, de poder sacar la escuela, transmitir mi experiencia y transmitir todo lo mejor que pude. Y lo sigo haciendo como con la charla que estoy dando a mujeres sin límites de edad. Creo que transmitir fue el motivo para comenzar en casi todo.



En 1981 Chicha Osorio junto a Gustavo Ponce de León e Irma Rosa Moyano fundó Mannequins, la primera escuela orientada a la capacitación de modelos. Mannequins hace referencia al modelo de alta costura característico de la época, donde desfilar implicaba elegancia, había que pasar la ropa y venderla con sutileza.

Hoy día, la moda ha dado lugar a nuevas formas y Mannequins las integra en sus enseñanzas. En principio, la escuela sólo capacitaba a modelos, pero al poco tiempo, además del buen caminar y las buenas posturas, integraron otros conocimientos que forman parte de la vida de cualquier modelo, como nutrición, protocolo y hasta oralidad para expresarse públicamente. No sólo tratan la estética sino también la autoestima y hasta incluyen otras aristas del mundo de la moda como la fotografía y el diseño.

“Todo lo que hagas en la vida tenés que hacerlo con pasión, y la pasión te lleva a ser profesional, si no sos profesional no tenés trayectoria y el éxito se mide en trayectoria. Una cosa es subir muy rápido, hoy en día con la televisión o con cualquier medio se puede, pero nunca vas a trascender y tener trayectoria si no lo tomás con seriedad, responsabilidad y profesionalidad”, afirmó Chicha Osorio.