Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Con diseño natural

Desde Mendiolaza, el vivero Las Acacias y Masdar es la unidad de negocios que realiza un emprendimiento de techos y paredes verdes que sorprenden.


Por Redacción El Milenio | periodico@elmilenio.info

Colaboradores: Francisco Del Río


Inspirados en el botánico francés Patrick Blanc, Masdar Jardines realizó desde 2013 múltiples paredes verdes que han llamado la atención a más de uno. Esta práctica iniciada en Europa tiene su propio sello serrano donde se conjuga paisajismo, diseño y tecnología.

Su sede se encuentra en Mendiolaza, en el vivero Las Acacias. Allí no sólo venden flores y plantas, sino además en los últimos ocho años especializaron sus productos y generaron una unidad de negocios que de a poco se expande por Córdoba. Siendo los preferidos de las grandes firmas transnacionales, Masdar realiza paredes y techos verdes por doquier, además de asesorar como una casa de decoración.

No sólo se trata de una práctica y de un gusto estético, sino que, además, los adoptan por brindar un respiro en las agitadas ciudades y también en los pequeños espacios como las oficinas, los balcones e incluso en el interior delos hogares. “El primer jardín fue memorable, porque además de ser el primero, fue para Coca-Cola Life. Se instaló en un lugar muy emblemático de Córdoba, en la rotonda de la Mujer Urbana y tenía 70 metros cuadrados, era muy visible”, sostuvo Florencia Nocioni, cofundadora de Masdar Jardines en diálogo con El Milenio.

Asimismo, esta emblemática firma no fue el único gran cliente, varias empresas eligen esta curiosa idea para promocionar sus propios productos o para decorar sus edificios corporativos: Tarjeta Naranja, Siamo, Aseguradora La Segunda, OuroPretto, Medialunas Calentitas, entre otros edificios corporativos, restaurantes y clubes que han optado por una micro naturaleza. “Con mi socio comenzamos a ver una tendencia que venía desde afuera, como de Estados Unidos, Europa, Chile y otros lugares y se nos ocurrió que había que traerlo a Córdoba. Fue una decisión difícil, pero de a poco fuimos averiguando cómo traerlo y hacerlo aquí. Realizamos cursos, conseguimos una patente española que nos daba garantía de funcionamiento y armamos la unidad de negocios: Masdar, jardines verticales y techos verdes”, sostuvo Nocioni, encargada de comunicaciones y marketing.


Sobre técnicas y métodos


“Todos los trabajos los realizamos con un estudio. Los jardines verticales que trabajamos son hidropónicos, es decir que las plantas no llevan tierra; todo lo que las plantas necesitan se suministra a través de agua y por eso es muy importante estudiarla, como así también el lugar y la luz que son los factores fundamentales. En base a la luz analizamos el tipo de especie adecuada, contamos con más de 130 tipos de especies estudiadas que funcionan bajo este sistema”, destacó la especialista y agregó que la luz artificial puede ser utilizada para compensar la falta de luz natural en lugares cerrados, pero debe contar con una energía especifica.

Así spatifilium, helechos, romeros, jazmines amarillos, difenbachia, dracenas rubras, xixus y lazos de novia, son algunas de las especies utilizadas por estos improvisados arquitectos que llevan la naturaleza a la oficina.

Por supuesto que el otro elemento importante es el riego, sin agua las plantas mueren. En este caso, la unidad de negocios utiliza telas que contienen a la planta y favorece su humedad y crecimiento, aunque no lleven tierra. “A través de esa tela la planta absorbe el agua. La pared verde lleva un sistema automatizado de riego por monitoreo para controlar el nivel de humedad, fertilizante, energía, y envía un mail con el reporte de los datos, avisando si falta algo. Como podemos monitorear de manera remota, esto nos permitió que hoy, contemos con tres jardines en Jujuy, Tucumán, Rosario y Catamarca”, anunció la emprendedora serrana sobre la innegable expansión del emprendimiento.

A pesar de que muchas personas se han ido animando a esta nueva idea empresarial, el vivero Las Acacias es el principal impulsor de esta técnica que se diferencia de otros jardines verticales.

“En líneas generales, hacemos una propuesta de diseño por cada cliente, pero algunos, como los arquitectos, ya tienen su propio esquema y trabajamos en conjunto. A veces, las empresas tratan de reflejar los colores institucionales, dentro de las posibilidades, los logos y las formas. Lo que siempre se hace es una propuesta de las especies que van a funcionar, ya que no se puede elegir cualquier especie para cualquier lugar, hay que saber cuáles son las que funcionan en un espacio”.

Generalmente sus muros están realizados con materiales sustentables o reciclados, como las telas de las macetas que están hechas con ropa usada o las placas utilizadas para construir los jardines verticales que son de tetrapacks y que evitan que la humedad afecte a las construcciones tradicionales. “Tratamos que todos los elementos utilizados sean sustentables y ecológicos, más allá de las múltiples propiedades que tiene el jardín vertical como ser: aislante térmico, acústico y generador de oxígeno, además de que permite reutilizar nuevos espacios”, especificó Nocioni y agregó: “Hoy en día hay mucha gente que empezó a animarse y a probar los sistemas. Como empresa, somos la única especializada, tenemos la garantía de funcionamiento y una trayectoria de 15 años en el rubro. Las Acacias siempre fue nuestro aval de trabajo”.

Actualmente, el equipo de trabajo está conformado por doce personas que dedican su tiempo a realizar y monitorear que estas paredes verdes mantengan su equilibrio natural. Incluso, esta unidad de negocios vio la necesidad de tercerizar ciertos servicios destinados a ingenieros.  De a poco, esta idea extranjera, adaptada a un emprendimiento serrano va creciendo y expandiendo sus fronteras.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: