Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Artesanía líquida para la felicidad

“Mampa” es el nombre que ostenta una de las pocas cervezas artesanales con miras a la expansión comercial y gestada en el propio corazón de Sierras Chicas.

Por Amira López Giménez |

amiralopez@elmilenio.info

Esta es la reacción, cuando se pone en contacto el mosto con el lúpulo.

Sebastián Rojo, Melisa Peralta, Fiorella Faccendini y Diego Castaño pasaron de ser simplemente vecinos en Barrio Loza a ser socios de una fábrica de cervezas que se lleva los aplausos de todos los paladares serranos. Además de compartir las rutinas de uno de los sectores más grandes y tradicionales de Río Ceballos, también comparten los espacios y actividades de una pequeña fábrica que nada tiene de improvisada.

Detrás de una amplia puerta, que bien podría considerarse un garage cualquiera, se esconden los secretos y los elementos de la fábrica de cervezas Mampa. Los inicios fueron duros, la falta de techo y paredes fueron reemplazados por el trabajo comunitario que persiste hasta el día de hoy y que les permite ser un ejemplo serrano de cómo materializar los sueños.

Fotografías: Eduardo Parrau.

El taller amoldado a fábrica resguarda cada herramienta de trabajo, allí se encuentra un improvisado y pequeño molino de granos como el lúpulo y la cebada, ingredientes fundamentales de las buenas cervezas. Además cuentan con ollas de cocción, maceración, filtrado y hasta un acomodado cuarto de fermentación con temperatura propia, uno de los pequeños secretos de su sabor.

El diseño de la fábrica cervecera está previsto para generar dos mil litros mensuales y ochenta litros diarios, de tres variedades, pues Mampa cuenta con cerveza rubia, negra y roja, donde cada una aporta un sabor distinto a los clásicos estándares de las cervezas industriales y una nueva característica atractiva para la ciudad de Río Ceballos.

Fotografías: Eduardo Parrau.

El “ingeniero de planta” como cariñosamente fue bautizado Diego Castaño, un vecino que, por curioso, terminó dándole forma a la fábrica artesanal; con conocimiento e ingenio construyó las estructuras más importantes, desde el moledor de granos casero, al fermentador y hasta los soportes de cada elemento primordial, detalle no menor, ya que estas estructuras aunque necesarias, no son nada accesibles y menos en los primeros pasos hacia la cerveza propia.

Cada uno aporta lo suyo. El paso de los meses dio lugar a la gestación de un grupo de amigos que ocupan todas sus tardes, hasta bien entrada la noche, en la producción del arte del sabor cervecero, con los esfuerzos y obstáculos que requiere cualquier emprendimiento.

El cocinero y dueño de las recetas, Sebastián Rojo, sostiene que la idea no surgió con una dirección comercial sino muy por el contrario era simplemente “probar para tener en casa”. Sin embargo, el paso de Mampa por los paladares de los expertos del sabor como el Licenciado Javier Corigliano, generó la apertura del producto al comercio local gracias al potencial cervecero del pequeño grupo de vecinos devenidos en socios.

Los envases forman parte de un gran dilema para los chicos de Mampa. Pues, en los tiempos que corren, es necesario apelar a actividades que conserven el medio ambiente y el reciclaje de botellas se hace inminente. Fotografías: Eduardo Parrau.

Pero aquí no acaba la sorpresa, con tan sólo tres meses de experiencia Mampa llegó a ser la cerveza artesanal más vendida en las vinotecas y bares del corredor serrano. Sin embargo, cabe destacar que no es la única bebida gestada en las sierras y entre los artesanos de la cerveza regional hay colaboración y hasta protección.

“Todo es más colaborativo, estamos todos hermanados para compartir la información, ya sea desde el lúpulo que se usa, hasta los tipos de cebada. Hay una hermandad, porque no hay una competencia, realmente la cerveza industrial ha copado todo el mercado. Antes lo artesanal tenía el 1% del mercado y ahora el 15%. Entre los cerveceros hay apoyo por si a alguna cervecería grande se le ocurre sacar una ley que elimine estos microproyectos, siempre nos cuidamos las espaldas”, sostuvo Sebastián Rojo.

Por su parte, todo emprendimiento requiere de un nombre fundamental para darse a conocer. Lejos de tomar las clásicas estructuras con las que se bautizan las cervezas, el nombre Mampa está inspirado netamente en los orígenes cordobeses. Una pequeña historia de los sanavirones identificó e inspiró a los maestros cerveceros. Mampa significa agua que corre para este pueblo que, a través de un nacimiento, vió el milagro que llevó alegría y prosperidad. Y esa es la idea fundamental de estos emprendedores serranos que quieren hacer su aporte a la comunidad.

Fotografías: Eduardo Parrau.

Además de aportar un toque distintivo a los platos de los restaurantes de la región, las visiones comerciales apuestan a la expansión.

“Indefectiblemente para una cervecería artesanal lo mejor que se puede hacer es posicionarse en la zona donde se fabrica, en un radio de no más de 40 o 50 kilómetros porque si no, hay que pasteurizar, alterar el producto y para llevarlo sin necesidad de tocarlo o modificarlo y que sea algo más fresco hay que mantenerse más cerca. Todavía estamos viendo cómo expandir e incluir a más personas de la zona, creo que en el transcurso de un año va a haber más vecinos trabajando con nosotros”, apostó Sebastián Rojo.

El paso del tiempo fue perfeccionando una receta que ahora ocupa un lugar en los frentes de las heladeras y repisas de los locales de la región. “Todo se mejora, hicimos un curso de cata y variedad de cerveza, son como el vino y no solamente se usa para acompañar la pizza, la cerveza negra se puede usar para acompañar comidas fuertes como cazuelas.

Fotografías: Eduardo Parrau.

“Cuando hicimos el curso ya estábamos preparando algunas cervezas y le llevamos una muestra al sommelier que dictaba el curso y cuando la probó le gustó. Nos dijo que por el tiempo que estábamos fabricando la cerveza estaba muy buena y que teníamos que ver  esto con otros ojos, como un proyecto”, contó Fiorella.

Los envases forman parte de un gran dilema para los chicos de Mampa. Pues, en los tiempos que corren, es necesario apelar a actividades que conserven el medio ambiente y el reciclaje de botellas se hace inminente. “Las vamos recuperando de los proveedores, reciclamos y esterilizamos los envases, son de único uso, generalmente la gente los desecha y nosotros los juntamos. En algunos casos contamos con bares que las separan y nos avisan para ir a buscarlas, a veces nos cobran y a veces nos las regalan. Son momentos, en ocasiones tenemos envases totalmente nuevos y en otros casos tenemos que buscar.

Fotografías: Eduardo Parrau.
Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: