Iván Soppe es un estudiante de cine oriundo de las Sierras Chicas y ya cuenta con su primera película mediometraje. En esta entrevista que le brindó a El Milenio cuenta, entre otras cosas, todo sobre la realización de su ópera prima, en conjunto a la productora audiovisual Dragón Ciego.

Por Marco Del Pino y Matías Molina

Instituto Educativo Nuevo Milenio


El Milenio: ¿Cómo nace tu vocación por el cine? ¿Qué te llevó a dedicarte a esto?

Iván Soppe: Es difícil buscar una razón por el cine, por ejemplo yo escribo desde que soy muy chico. A los 6 años ya redactaba cuentos y cuando cumplí los 15 años me di cuenta de que era algo que me gustaba mucho y que de alguna forma era lo que quería hacer (en un momento me desvié un poco y comencé a estudiar diseño industrial).

En fin, me di cuenta de que cada vez escribía mejor y me iba peor en la facultad. Entonces, en un momento me surgieron las siguientes preguntas: ¿Por qué no estudiar cine? ¿Cuál es la diferencia con la letra? Por decirlo de alguna forma, fue algo que me salió de adentro, era un nuevo medio para depositar historias. Y bueno, apenas tuve la oportunidad dejé la carrera con la que estaba y comencé a estudiar cine.


Haber hecho la película con esa cantidad de recursos, creo que demuestra que cualquiera puede hacer cine”, destacó Iván Soppe.


EM: ¿Cómo es el proceso del cineasta?

IS: El proceso de cineasta o escritor es muy difícil, uno piensa que por saber escribir es más simple, pero ahí es donde se marca una diferencia entre el guionista y el director, yo por ejemplo en mi equipo cumplo los dos roles.

EM: ¿Te gustaría dedicarte solo a la tarea de guionista o también te gusta dirigir?

IS: En el último proyecto que hicimos, descubrí el gusto por el rol de dirección, al principio me costaba muchísimo, no por la responsabilidad, sino más bien por el manejo de área que es necesario para esto. Hay que tener un conocimiento muy amplio sobre el cine, y el director es el que tiene que tomar las decisiones sobre las otras áreas. En cuanto al guion, ya una vez que se tiene la imagen en la cabeza hay que escribirlo.

Contratiempo  

EM: ¿De qué se trata la película?

IS: La idea de la película rondó en torno al arte y sus problemáticas. En este contexto comienza la película, cuando una chelista conoce a su representante, quien promete llevarla al estrellato. Dicho representante terminará manejando la economía de la artista musical, tema que pondrá en peligro la relación de ambos.

EM: ¿Cómo fue la relación con el equipo de trabajo?

IS: Tuve la enorme suerte de contar con personas con las que realmente se puede trabajar y eso para mí es completamente necesario, porque no se puede hacer absolutamente nada solo. En nuestro equipo contamos con un sonidista, un fotógrafo, un guionista de dirección, y un multifuncional, luego se agregaron 3 chicas: Una se encarga de producción y otras dos trabajan en arte (todos compañeros de la facultad).

EM: ¿Cómo consiguieron a los actores?

IS: Les pagamos y también hicimos un casting, una primera experiencia muy buena y una de las que más disfruté. Lo anunciamos por Facebook en una página de actores cordobeses y prácticamente se llenó de gente, ahí les hicimos un par de pruebas y seleccionamos de acuerdo a la disponibilidad horaria de cada uno.

EM: ¿Cómo consiguieron los recursos económicos para financiar el proyecto?

IS: Para pagar el alquiler del sonido pusimos plata entre nosotros. Igual creo que es normal que los primeros proyectos sean autofinanciados. Además, creo que a la hora de escribir un guion es importantísimo escribir para lo que se tiene, saber la cantidad de personas y lugares con los que se puede contar y a partir de ahí comenzar a escribir. Cuando se tiene en mente eso creo que no hay forma de que las cosas salgan más (sin factores externos) y nosotros con lo que teníamos pudimos producir exactamente lo que queríamos creo que eso es un no es un mérito menor.

EM: ¿Este proyecto nació a partir de un trabajo práctico?

IS: Si, era un trabajo práctico completamente libre y decidimos agrandarlo. De todas formas en el cine hay técnicas básicas, leyes que no se pueden romper, por ejemplo si uno quiere hacer un cine narrativo como hicimos nosotros tiene que respetar ciertas reglas, el espectador no se tiene que dar cuenta que está viendo una película

Nosotros estamos orgullosos de lo que hicimos, creo que logramos un cine que aporta, que deja un mensaje, un cine de que puedas decir “mira vos que bueno esta esto”, que no es más de lo mismo y haberlo hecho con esa cantidad de recursos demuestra que cualquiera puede hacer cine hay que saber nomas.

Locaciones



EM: ¿Por qué decidiste usar Río Ceballos como escenario?

IS: Estéticamente, Rio Ceballos aporta muchísimo desde una punta a la otra. Fue así que quise hacer un bar y lo logramos en un balcón de una casa. Además, logramos que se viera como si fuera un lugar de….

EM: ¿De Europa?

IS: Exactamente, un lugar de culto y también es un bar característicos de Rio Ceballos. Aunque algunas escenas de interiores las grabamos en Córdoba, pero siempre los exteriores fueron de la Perla de las Sierras Chicas.

Más personal



EM: ¿Quiénes son tus referentes?

IS: Tengo el problema de que soy un escritor que poco lee y un director que poco ve, Pero a mí me gusta muchísimo los inicios de Martin Scorsese, cuando no tenía plata e hizo Taxi Driver, la  que a mí me parece sublime. En Argentina me gusta muchísimo Pablo Trapero (Elefante Blanco y El Clan).

EM: ¿Hay un nuevo cine cordobés?

IS: Yo creo que sí, esta ola de cine muy juvenil proviene de Córdoba y de la mirada de un cordobés, yo creo que tanto La Atlántida y De Caravana tienen una raíz enorme de la cultura cordobesa, desde la tonada hasta los personajes.