Cultura Edición impresa

“De chico pensaba que iba a trabajar en Disney”

Daniel Marín encontró su vocación en las artes plásticas, universo que ha combinado con la producción audiovisual. El artista unquillense fue quien ilustró el videoclip de “Todo se quema”, el último tema del gran músico argentino.

Por Berenice Mercuri, Catalina Scangarello y Agustina Revuelta (4to IENM). periodico@elmilenio.info


A principios de abril, León Gieco sacudió la escena musical con la presentación de la canción “Todo se quema”, adelanto de su próximo disco, el primero compuesto por temas inéditos tras una larga ausencia de diez años. La producción no impactó solo por su contundente lírica, sino también por el videoclip que lo acompañó, compuesto íntegramente por las ilustraciones del artista plástico Daniel Marín. 

Oriundo de Villa del Dique, Marín vive en Unquillo hace varios años, donde integra la productora Cienvolando Cine junto a su compañera, Lorena Stricker, Gustavo Tejeda y Cristina Smargiassi. Combinando las artes plásticas con la realización audiovisual, ha trabajo con músicos como Raly Barrionuevo, el Dúo Coplanacu y Arbolito, en películas (De Caravana, Vigilia en agosto, Cuadros en la oscuridad), series (La Purga, Artigas, varias de Paka Paka) y en numerosas obras del teatro cordobés.

El Milenio: ¿Quién o qué te inspiró a seguir el camino del arte?

Daniel Marín: Nunca tomé la decisión de decir “voy a ser artista”. Desde chiquito hago presencia artística en todos los grupos, aporto la mirada estética de los proyectos. Creo que el origen de mi vínculo con las artes plásticas tiene que ver con mi familia, con mi abuelo y mi madre.

Después estudié, no en espacios académicos o universitarios, sino que me fui formando solo, en parte por decisión propia y en parte porque nunca tuve grandes recursos económicos, entonces no había mucha perspectiva, fue formarme como podía. Me parece que fui eligiendo bien, he laburado toda mi vida de lo que quise hacer y no me ha ido mal.

Tuve varios amigos que con el tiempo se transformaron en referentes. Si tengo que nombrar a alguien, sería Rafael Touriño, pintor y artista plástico santiagueño que vivía en Embalse, cerca de mi pueblo. Lo conocí y, a través de él, todo un universo de artistas apareció en mi vida.

EM: ¿Cómo definís tu trabajo?

DM: Creo que básicamente soy bueno para resolver problemas específicos, estéticos, de manera práctica. Puedo intervenir en varios procesos, por lo que mi trabajo se podría definir como “resolvedor de problemas prácticos”. 

EM: ¿Cómo llegaste a participar en el videoclip de León Gieco?

DM: Entre 2014 y 2015 trabajé con Luis Gurevich (productor y músico muy cercano a León) en un proyecto del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). Laburamos un año juntos, viajando, y entablamos un vínculo muy lindo.

Cuando León volvió a grabar, después de diez años, empezó a buscar un realizador para el videoclip de “Todo se quema”. Parece que le llegaron distintas propuestas y ninguna lo convencía porque sentía que los videos que le ofrecían eran comunes, cuando él buscaba algo especial. 

Entonces Gurevich le dijo “te voy a mostrar a un artista amigo de Córdoba”. Entre todo lo mío que vio había algo parecido a lo que salió en el videoclip. Lo que le gustó fue encontrar la mano en la técnica. Se ve la persona que está pintando, las pinturas, la mesa, la hoja. No hay nada digital. Él siempre quiere proponer cosas nuevas y, en este caso, lo que plantea es una vuelta a la pintura, a lo orgánico. 

Parece que eso le gustó y a la media hora me estaba llamando. ¡Casi me muero de alegría! Imagínense que alguien que ustedes admiraron desde siempre, de repente los llama por teléfono. Lo curioso es que recuerdo un día, hace como quince años, cuando vi un video de León que no me gustó y pensé “me gustaría hacerle un videoclip”. En ese momento no se lo dije a nadie, simplemente lo pensé, pero increíblemente sucedió.

EM: ¿Cómo es el músico, a nivel personal?

DM: León es como un abuelo, no porque sea grande de edad, sino más bien por el vínculo familiar que genera. La primera llamada que tuvimos duró media hora y a los cinco minutos sentía que estaba hablando con un amigo, como si lo conociese de toda la vida.

Te hace sentir cómodo, es una persona para nada soberbia. Hasta hace poco le mandaba canciones a mi hijo de seis años, cantadas por él mismo, tocando la guitarra. Entablamos una gran relación y para mí eso es un hallazgo, porque no solés encontrarte con gente tan buena. Me quedo con esa sensación de poder ser su amigo y pensar cuál fue el camino que transité para llegar a él, que es una persona increíble.

EM: ¿Alguna vez pensaste que terminarías trabajando con un famoso?

DM: Cuando era chico pensaba que iba a trabajar en Disney. Siempre fui medio ambicioso, pero la verdad nunca fue un plan para mí laburar con alguien tan conocido. Sí me había imaginado la idea de hacerle un videoclip a León Gieco, lo pensé y de alguna manera lo encaminé. Ahora finalmente tuve la oportunidad de hacerlo y todavía no caigo. Creo que cada decisión que tomás día a día te va acercando a tu sueño. Si uno hace cosas que no van para ese lado, entonces quizás nunca lo logres.

EM: ¿Cómo ves la movida cultural unquillense?

DM: No conozco tanto como quisiera, me parece que estoy demasiado tiempo metido en mi taller, trabajando y dibujando. Creo que gran parte de la vida cultural de Unquillo pasa por la producción y organización autogestiva de artistas que viven acá, no hay tanta propuesta cultural desde la Municipalidad o el gobierno en general. 

EM: ¿Tenés pensado seguir viviendo en esta ciudad y hacerte conocido desde acá?  

DM: Sí, tengo un proyecto con mi compañera Lorena Stricker, ella estudió Cine, así que nos juntamos y combinamos. No sé qué va a ser de nuestras vidas en el futuro, pero hoy estamos juntos y queremos seguir en esta ciudad con nuestro proyecto de familia, porque nos encanta. Sobre hacerme conocido, simplemente quiero seguir trabajando en lo que amo y si a la gente le emociona eso y le gusta, mejor. Así que sí, me encantaría que sea desde Unquillo.

Pasantías El Milenio. Estudiantes de 4to, 5to y 6to Año del Instituto Milenio Villa Allende e Instituto Educativo Nuevo Milenio Unquillo escriben para el Periódico de los y las Estudiantes.

0 comments on ““De chico pensaba que iba a trabajar en Disney”

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: