La comunicadora y gestora cultural Bibiana Fulchieri es un emblema del periodismo gráfico cordobés. Desde sus comienzos hasta el presente, ha logrado combinar en su trabajo la fotografía y la redacción de una manera vivaz y desafiante. Ya sea en la calle, en las páginas de los diarios o en sus libros, Fulchieri plasma obras que apuntan a trascender los relatos oficiales y resguardar la memoria.

Colaboración:

  • Lautaro Rota y Micaela Martino
  • 4to Año, Instituto Milenio Villa Allende
  • Malena Hames y Martina Dutari
  • 4to Año. Instituto Educativo Nuevo Milenio

¿Encontraste algún error? Avísanos


“Creo que todo lo que hago tiene como principio y como fin, comunicar. Con todos los medios y herramientas posibles y a veces también con el silencio”. A través de estas palabras, Bibiana Fulchieri presenta su trabajo. Fotógrafa, periodista y gestora cultural, a lo largo de su prolífica carrera, esta profesional ha logrado expresarse transversalmente.

Oriunda de Río Cuarto, desde niña se sintió atraída por “la fotografía, la lectura, el cine y otras formas de expresión”, y ya en la escuela primaria tuvo su primer acercamiento a la comunicación visual.  “Todos los viernes podíamos ejercer nuestras ‘tempranas vocaciones’ en los llamados ‘clubes’. Podíamos elegir entre enfermería, ciencias, cooperativismo, música, fotografía y más”, rememoró. Así, a los ocho años, Fulchieri eligió, sin saberlo, el oficio que marcaría toda su vida.

Aquella inocente decisión fue tan solo el comienzo. Su maestra vislumbró las aptitudes de Bibiana desde temprano y la incentivó a participar en un certamen para adultos. La foto que presentó le valió su primer reconocimiento, “un premio honorario” que siempre atesoró: “Me hizo sentir una felicidad indescriptible, creo que porque también tuve la sensación de que esa sería mi vocación”.

Más tarde estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad Nacional de Río Cuarto, de donde egresó como Técnica Profesional en Comunicación por Imágenes. Se empezaba a gestar firmemente un camino vinculado a la fotografía documental y al fotoperiodismo, en el que grandes referentes dejaron su huella.

Se desempeñó como redactora y reportera gráfica para los diarios Puntal, Córdoba, Página/12 Córdoba y La Voz del Interior, además de ser corresponsal en revistas nacionales de renombre como Humor, La Maga, Crisis, El Porteño, Gente y Para ti.

A lo largo de su carrera, conoció a personajes como Jorge Luis Borges, Ernesto Sábato, Susan Sontag y la fotorreportera italiana Paola Agosti, con quien trabajó en Europa. Asimismo, participó en más de 50 exposiciones, individuales y colectivas, a lo largo del país y obtuvo 20 premios y menciones en distintos concursos.

La otra cara de la historia


La periodista y fotógrafa publicó más de cinco libros de manera colectiva y dos en forma individual. Foto Lucía Balzi Fulchieri.


Entretanto, se mudó a Mendiolaza, tuvo una hija e incursionó en la docencia. “Si bien el trabajo en diarios significó una época absolutamente inolvidable, me resultaba complejo ir todos los días a Córdoba viviendo en Sierras Chicas y con una hija recién nacida”, recordó Bibiana, quien entonces decidió quedarse como colaboradora externa en La Voz del Interior y en la Revista Acción, mientras concentraba su energía en proyectos personales que venía postergando.

Alejada del ritmo frenético de las redacciones, se dedicó a realizar muestras fotográficas, investigaciones y textos. De esta manera, combinó su amor por la imagen y por la palabra en varios libros que publicó en forma colectiva con otras figuras.


“Vincular fotografía, memoria y género significa mirar los sucesos históricos y recuperar aquello que quedó pendiente de contar, que casi siempre son las voces de las mujeres que también fueron protagonistas”. Foto Lucía Balzi Fulchieri.


Siguiendo este impulso, Fulchieri decidió vincular tres grandes ejes temáticos de su interés: fotografía, memoria y género. “Esto significar mirar los sucesos históricos y recuperar la memoria de lo que quedó pendiente de contar. Casi siempre, lo pendiente son las memorias de las mujeres, que también fueron protagonistas de los hechos”, comentó la periodista.

Los 50 años del Cordobazo fueron el impulso ideal para visibilizar y rescatar a esas mujeres que habían quedado “fuera del relato oficial”. Así, las voces de veinte de esas “otras protagonistas” fueron combinadas en un libro (el primero de su autoría exclusiva) titulado “El Cordobazo de las mujeres” (2018).

Las huellas detrás de las letras


Ana María “Nené” Peña fue una protagonista del Cordobazo y de las luchas sindicales hasta hoy. Foto Bibiana Fulchieri.


Con este espíritu de “revolver” la historia, nació también “Cartografía de la lengua” (2019), el segundo libro de Bibiana como autora individual. “El objetivo fue reivindicar y homenajear a tantos escritores y escritoras que vivieron en Córdoba y dejaron grandes legados a nivel nacional e internacional”, señaló la fotógrafa.

La obra estuvo vinculada al Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE) del año pasado, ya que la Agencia Córdoba Cultura decidió editarlo como obsequio para los asistentes del evento. “El trabajo de investigación fue enorme y también el relevamiento fotográfico. Tuve que hacer todo en tiempo récord por la proximidad del CILE”, reconoció la escritora al hablar del esfuerzo que demandó el libro.

Sin embargo, la recompensa no se quedó atrás. “Fue verdaderamente apasionante recorrer la provincia en busca de las historias que dejaron estas personas. Obras de gran valía para nuestro acervo literario nacieron en Córdoba”, destacó Fulchieri.

Para la fotógrafa, lo más importante del proceso fue lograr el registro de las “huellas materiales e inmateriales” de estos protagonistas de la literatura, como así también que “grandes autores actuales hicieran referencia a los del pasado”.

Cristina Bajo, por ejemplo, estuvo a cargo de dos de los textos publicados, uno referido a la familia Buffo y otro a la filmación de Bodas de Sangre, la adaptación del clásico de Federico García Lorca, que se llevó a cabo en Unquillo en 1938 y fue un evento que revolucionó al pueblo, ya que casi todos los vecinos fueron convocados como extras.

Finalmente, tras un repaso por su multifacética vida, Fulchieri habló de sus sueños a futuro y adelantó que tiene “muchas cosas pendientes” porque sus intereses se encuentran en permanente expansión. No obstante, a corto plazo, el próximo desafío será llevar al cine “El Cordobazo de las mujeres”, que pasará del papel a la pantalla a través de un proyecto que ganó en el último Concurso a la Producción Audiovisual de la provincia. Asimismo, otro anhelo es realizar una muestra retrospectiva de sus diferentes etapas fotográficas, un trabajo que reconoció como “arduo, pero apasionante”.