16 mayo, 2022

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Ximena Cibin y su apuesta al rock con sello cordobés

XL Abasto es una de las productoras más importantes de Córdoba que se ha consolidado a través de la organización de diversos shows en la región. Ximena Cibin, vecina de Unquillo, se encuentra al frente de este emprendimiento y habla con El Milenio acerca de sus proyectos y los actuales desafíos en el mundo de la música.

Por Vicente Schechtel

vicenteschechtel@elmilenio.info

Colaboración: Celeste Gotta Corral y Francisco Mirgone

Instituto Educativo Nuevo Milenio


Ximena Cibin es una vecina de Unquillo que lleva 15 años en el negocio de la música, organizando eventos en la ciudad de Córdoba y en otras localidades de la Provincia. Junto a su hermano han realizado espectáculos con algunas de las bandas más relevantes del rock nacional como Divididos, No te va a gustar y Babasónicos.  

Este oficio comenzó hace ya más de una década con el reconocido salón Captain Blue, el cual fue, durante algún tiempo, uno de los establecimientos más concurridos por la diversidad de bandas argentinas que se presentaban. Esto se desarrolló en una época donde el rock nacional se encontraba en uno de los últimos momentos de su máximo esplendor.

Cibin contó a El Milenio que la decisión de dedicarse a este rubro surgió luego del colapso económico del 2001. La frágil situación financiera que atravesaba el país la llevaron a buscar nuevas alternativas para lograr un negocio que fuera rentable y de esta manera nació la idea de una productora en un contexto que demandaba este tipo de entretenimientos.

Sin embargo, reconoció que hoy en día, la demanda en este ámbito ya no es la misma que antes por varios motivos. En primer lugar, se ha producido un cambio generacional en la música que escuchan actualmente los jóvenes, esto generó que el público no sea tan masivo como antes, pero, aun así, destacó que se sigue manteniendo a los mismos seguidores.       

Otra de las causas que dificultaron el oficio fue el surgimiento de nuevos locales que contrataban servicios particulares dentro de este rubro. “Cuando nosotros arrancamos solo había dos o tres personas que hacían puntualmente esto, había menos competencia. Hoy, tenés lugares como bares que convocan también a artistas para un show. Por supuesto que no es lo mismo que la producción, pero compite”. 

Asimismo, explicó que festivales como el Cosquín Rock o la agenda musical del Orfeo también hacen que la competencia se agudice aún más, ya que son espectáculos mucho más masivos. Por este motivo, indicó que se intenta organizar conciertos en fechas particulares y festivas para poder competir con los demás eventos.  

En último lugar, Cibin señaló que el actual contexto socio-económico también es un elemento que influye en el negocio, principalmente con la baja concurrencia de los espectadores. “Antes tenías el público que todos los fines de semana iban a ver un show distinto. Hoy en día, con la situación económica que uno vive, la gente elige solo ir uno o dos findes al mes. Eso se siente en la venta de entradas, pero uno le apuesta a lo que sabe hacer. A veces, se bajan los costos con un 2×1 o poniendo una anticipada a menor precio”.   

Ximena Cibin, propietaria de la productora musical XL Abasto. Fotografía: El Milenio.


A su vez, explicó que ante este tipo de situaciones optaban por otras estrategias para atraer al público, sin embargo, estas modalidades ya no son tan viables actualmente. “En otro momento apostábamos a algún artista y sabíamos que en algún momento iba a pegar el hit. Hoy ya no hago eso porque es mucho riesgo y porque ya no tengo esa necesidad. Ya sé lo que funciona y lo que no, y me manejo con eso. La música cambió mucho ahora”.

La Falda Rock

La productora no solamente se encarga de realizar espectáculos en la propia sala de XL Abasto, sino que también, brinda este servicio en otras regiones para llevar a cabo la organización de festivales. “La Falda Rock” suele ser uno de estos, conjuntamente con PIRCA producciones en la localidad del Valle de Punilla. 

Según señaló Cibin a este medio, producir este tipo de eventos es un trabajo que tarda de seis a ocho meses en el que se buscan y contacta a los artistas, y se arma toda la parte logística del show. Asimismo, se tiene que considerar algunas cuestiones tales como las bandas que ya se han presentado en otros espectáculos para armar la agenda definitiva. 

Por otro lado, afirmó que en algún momento de su carrera también se vio la posibilidad de producir algún show en Sierras Chicas. Sin embargo, la idea no pudo concretarse por diversos motivos, pero Cibin aún cree que se puede organizar un evento de estas características en la zona.

El rol de la mujer

“En la productora somos dos socios pero tenemos todo un grupo de comunicación y producción. En total, somos casi 30 personas”.  Fotografía: El Milenio.


Ximena se encuentra en una posición sobresaliente en lo que es el ámbito de la música y el espectáculo en Córdoba, aun así, al principio no le fue fácil conseguir este reconocimiento por parte de sus pares debido a una cuestión de género. 

Yo creo que la mujer ahora se ha ganado su espacio. Cuando yo empecé no era tan así. Se sorprendían al verme y, sobretodo, siendo dueña de un boliche. Tenía que ser un hombre el encargado de eso porque no se veían mujeres. Uno, con el tiempo va demostrando lo contrario”.

Además, para concluir destacó ciertas virtudes de las mujeres que hacen la diferencia respecto al trabajo de los hombres. “Nosotras podemos estar en varios lugares a la vez, somos más detallistas. La mujer es distinta, es más organizada y tiene otras ideas. Se reinventa todo el tiempo que por ahí el hombre no es tan así”.