fbpx
Anuncios

¿Qué pasó con la Escuela La Serrana?

El 2019 fue un año de sinsabores para esta institución educativa de Sierras Chicas: perdieron la autorización para brindar el Nivel Secundario y sus estudiantes debieron buscar lugar en otros colegios. Además, tienen trabada una donación económica, lo cual les impide avanzar con la construcción de su edificio propio, aunque ya cuentan con el predio.

Anuncios

Río Ceballos. Hace 18 años que La Serrana se estableció en Río Ceballos, brindando una educación basada en el trabajo artístico y priorizando la práctica en valores. El proyecto original, replicado en Sierras Chicas por iniciativa de un grupo de padres, proviene del Instituto Roberto Themis Speroni de La Plata, una escuela pública de gestión estatal que propone un modelo educacional alternativo, sin evaluaciones ni amonestaciones.

Actualmente, La Serrana pertenece a una cooperativa integrada por padres y profesores, quienes sostienen la escuela con su aporte económico, su tiempo y su trabajo. “Todas las tareas de portería, limpieza y secretaría las hacemos los maestros con los estudiantes. Al final de la tarde, acomodamos todo y compartimos una merienda con el pan que hicimos ese día”, contó Marta Beneites, iniciadora y actual directora del colegio. En diálogo con El Milenio, la docente brindó detalles sobre la compleja situación que atraviesa actualmente la institución.

La Serrana propone un sistema basado en el trabajo artístico y la cooperación de la comunidad académica.

El Milenio: ¿Cómo va el proyecto del edificio propio?

Marta Beneites: Tenemos un hermoso terreno de 5.500 m² sobre la Ruta E-53 donado por la Municipalidad hace un par de años. Hoy en día, seguimos funcionando en el espacio de La Quebrada, mientras avanzamos de a poco con la construcción. Tenemos el proyecto y los planos presentados.

Estamos diligenciando una donación que viene de Estados Unidos. Se trata del legado de Diana, una ex alumna de nuestra escuela madre, en La Plata, que más tarde se mudó a EEUU, y que, al morir, nos dejó un dinero para la construcción. Actualmente, estamos haciendo las gestiones para eximir ese dinero del impuesto a las ganancias.

EM: ¿Qué pasó con el Nivel Secundario?

MB: Desde 2014, nuestra escuela tiene autorización del Ministerio de Educación de la provincia para Nivel Inicial y Primario. Pero hasta fines de 2018, también teníamos Nivel Secundario (incluso con varias promociones de egresados, aunque se trata de pocos estudiantes, por el tamaño de nuestra escuela).

Cuando inició el trabajo de La Serrana, en 2001, pertenecíamos al Instituto Roberto Themis Speroni de La Plata, que fue donde nació esta propuesta educativa. Se trata de un espacio de gestión estatal que actualmente está en la órbita de la provincia de Buenos Aires. En cierto momento, se le dio la posibilidad de firmar convenios con asociaciones civiles y otorgar certificados.

Así, en 2014, autorizan a La Serrana a funcionar con convenio para el Nivel Inicial y Primario, pero no así el Nivel Secundario, porque para que el Ministerio de Educación de Córdoba lo reconozca, necesitamos la adscripción.

EM: ¿Qué significa eso?

MB: Quiere decir que la posibilidad de funcionamiento ya no se cuestiona. Hasta ahora, lo que tenemos es un permiso que cada año debemos renovar. En ninguno de los dos niveles contamos con la adscripción, por lo tanto, no podemos ingresar el secundario.

Todo esto se debe a que, el año pasado, el Ministerio de Educación de la provincia de Buenos Aires dejó sin efecto los convenios de doble pertenencia de nuestra institución madre. Por eso, la escuelita secundaria La Serrana funcionó hasta fines de 2018. Fue un baldazo de agua fría para nosotros, porque si bien ya sabíamos que eso no era eterno, no nos alcanzó el tiempo para formalizar el nivel medio.

«La educación es el modo que tenemos de aprender ciertas cosas que nos ayudan a vivir mejor en sociedad».

EM: ¿Qué sucedió con los estudiantes y profesores del secundario?

MB: Había tres docentes, que dejaron de trabajar en la institución. Y los estudiantes, que eran 16, atravesaron un periplo muy complicado. La certificación del trayecto académico realizado en nuestra escuela la daba el Instituto Speroni de Buenos Aires, pero el Ministro de Educación de Córdoba había firmado una resolución en el año 2015 que decía que los títulos emitidos por el Instituto Speroni no son válidos en esta provincia. Por lo tanto, la certificación de los estudios cursados de La Serrana no les servía para incorporarse a nignuna otra escuela.

EM: ¿Ni aun rindiendo todas las materias?

MB: Sí, pero no tenían por qué rendir todas las materias contando con un certificado, como cualquier chico egresado del Instituto Speroni, firmado y sellado por las autoridades del Ministerio de Educación de Buenos Aires, que reconoce la trayectoria de cada alumno de La Serrana. Nivel medio dependía de ese convenio de doble pertenencia.

Hasta agosto, los chicos estuvieron en sus casas sin poder ingresar a ninguna escuela, porque para hacerlo, tenían que empezar desde primer año. Algunos iniciaron el PIT (Programa de Inclusión y Terminalidad), que es un proyecto especial de cursado del secundario, más breve.

Finalmente, los padres decidieron poner un recurso de amparo. Ahora entraron todos los estudiantes a escuelas públicas y se pactó con la Subsecretaría de Educación que, a través de distintas estrategias, se ayudaría a los chicos para que pudieran rendir o dar cuenta de los conocimientos adquiridos.

Actualmente, la escuela funciona en Av. San Martín 8170.

EM: ¿Tienen la intención de reabrir el secundario?

MB: Nos encantaría, aunque la poca matrícula es un obstáculo. Actualmente hay 15 familias en nuestra comunidad educativa.

EM: Teniendo en cuenta la falta de colegios secundarios en Río Ceballos, ¿cómo cree que impactó esta decisión?

MB: Han quedado los chicos a la deriva y la verdad que no hay lugar en los colegios de la zona. Hay una frase que dice: “una escuela que se cierra, es una cárcel que se abre”. La educación es el modo que tenemos de aprender ciertas cosas que nos ayudan a vivir mejor en sociedad. Nosotros no pensamos que la escuela debe preparar para el futuro, creemos que es algo que se vive hoy.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
Comunicate con El Milenio
Powered by
A %d blogueros les gusta esto: