Fátima Varela, representante del INTA en la zona, habló sobre la actualidad y las nuevas líneas de trabajo del ProHuerta, un programa nacional que ya tiene 29 años de historia. Con la llegada de la primavera, cada vez son más los vecinos que vuelven a cultivar frutas y verduras en sus hogares.

Del supermercado al patio 8
Fátima Varela es ingeniera agrónoma del INTA y trabaja en Sierras Chicas hace más de veinte años.

Del supermercado al patio 9
  • Por Matías Chabbal
  • Máximo Migliori
  • Ignacio Actis Piazza
  • 4to Año, Instituto Educativo Nuevo Milenio
  • periodico@elmilenio.info

Tras varios años de olvido, la tradicional costumbre de la huerta doméstica ha resurgido con renovado ímpetu en la actualidad. Un gran impulsor de esta práctica es el programa ProHuerta, un proyecto del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria que surge en 1990 con el objetivo de fomentar la autoproducción ecológica de verduras, frutas y huevos.

En Sierras Chicas, la ingeniera agrónoma Fátima Varela se encarga de difundir esta propuesta hace más de veinte años, realizando tareas de extensión, agricultura urbana, producción agroecológica y agricultura familiar.

Del supermercado al patio 10

El Milenio: ¿Considera que el programa ProHuerta ha cambiado en los últimos años?

Fátima Varela: ProHuerta tiene un eje principal que se ha mantenido desde su origen: la entrega de semillas, la capacitación y la autoproducción de alimento. En los últimos cuatro años, se han agregado otras líneas. Se empezó a trabajar el acceso al agua y también una serie de proyectos especiales basados en subsidios a huerteros y a productores organizados. Se hizo hincapié en infraestructura, herramientas y maquinarias para aumentar la escala de producción, así como en la mayor generación de semillas.

EM: Con la situación económica actual, ¿ha aumentado la demanda de las propuestas del INTA?

FV: Sí, al menos en lo que se refiere a huerta. Es una tendencia que ya viene del año pasado, porque la huerta es un paliativo que permite ahorrar en comida y acceder a alimentos sanos.

EM: En la actualidad, ¿se sostiene el envío de fondos por parte del gobierno?

FV: Tenemos los recursos económicos para capacitación y la línea de proyectos especiales también tiene buen financiamiento, sobre todo el tema del acceso al agua y la construcción de cisternas. No obstante, en todo el país se redujo un 70% la compra de semillas, que es como el corazón de ProHuerta.

Del supermercado al patio 11

EM: ¿La producción de semillas es propia?

FV: El Ministerio de Desarrollo Social (que es el organismo que administra los fondos del ProHuerta) compraba las semillas a Fecoagro (Federación de Cooperativas Agropecuarias de San Juan), un grupo de pequeños productores que hacen variedades que no son híbridas ni transgénicas y que aparte dan flores, así la gente puede cosechar sus propias semillas.

Cuando el Ministerio dejó de comprarles semillas, fue una pérdida importante de trabajo para estas cooperativas. Sin embargo, los municipios, organizaciones y productores particulares todavía pueden adquirirlas de forma directa.

Anuncios

EM: ¿Y los pollitos?

FV: Los pollitos vienen del INTA San Luis y Catamarca. Allí tienen centros de reproducción de aves donde hay incubadoras, aves madres de buena genética: tenemos la negra INTA, la rubia INTA y el pollo campero. El objetivo del ProHuerta es fomentar la autoproducción de verdura fresca, con el componente ave (que aporta carne y huevos) y el componente frutas y frutos secos. La idea es tener vitaminas y minerales en el patio de tu casa, a través de un sistema agroecológico.

Del componente ave hacemos una o dos entregas al año. Los pollitos nacen en el día, los buscamos y los distribuimos entre las personas que van a recibirlos. Ellos tienen que criarlos durante cinco o seis meses bajo determinadas condiciones de calor y alimento hasta que empieza la postura de huevos.

Del supermercado al patio 12
“El objetivo del ProHuerta es que todos puedan producir vitaminas, minerales y nutrientes en el patio de su casa, a través de un sistema agroecológico”

EM: Actualmente, entre las familias de clase media está creciendo el interés por sostener una alimentación más sana. ¿Ellos también pueden participar del programa?

FV: Sí, el ProHuerta es para todo público. Las capacitaciones siempre son abiertas y gratuitas, aunque las semillas (al ser más escasas) se destinan a los sectores más vulnerables. La idea siempre es acceder a alimentos frescos, sin agroquímicos y baratos, aunque no es lo mismo producir verduras en el cinturón verde, donde tienen riego, maquinaria y el terreno es más parejo, que en Sierras Chicas, donde la topografía es más difícil, hay granizo, sequías, etc. El costo de hacer verduras no es el mismo en todos los lugares. Cultivar verduras en Sierras Chicas es un desafío.

Del supermercado al patio 13

EM: ¿Acomodan las charlas y talleres según la demanda del público o siguen una estructura predefinida?

FV: Vamos renovando e innovando. Yo tengo un eje temático, porque siempre hay gente nueva que se va sumando, por eso arranco con las bases y principios de la huerta agroecológica, el tema de los abonos, etc. Este año trabajamos mucho más la autoproducción de semillas y el manejo de plagas. Si me piden alguna temática diferente, busco otros profesionales dentro del INTA. Hemos hecho talleres sobre hongos comestibles, aromáticas, plantines florales y techos verdes, por ejemplo.

Del supermercado al patio 14

EM: Por último, ¿nos puede recordar los días y horarios de los talleres en Sierras Chicas?

FV: El segundo miércoles de cada mes damos capacitaciones en el Salón Dorado de la Municipalidad de Unquillo, a las 9:30. Además, apoyamos la feria agroecológica de dicha ciudad, que se lleva a cabo el segundo y el cuarto miércoles de cada mes en la explanada municipal.

En Salsipuedes, estoy el tercer miércoles de cada mes y también acompaño al grupo de Sembradores Serranos, un espacio abierto de huerteros, becarios y docentes universitarios que se reúnen el primer viernes de cada mes en diferentes huertas de Sierras Chicas.

En Río Ceballos estamos trabajando el tema de frutales, ya que allí los ciudadanos pueden abonar algunas multas con un frutal. Estos ejemplares pasan a un banco de árboles y luego son sorteados. Nosotros explicamos a los vecinos sus características, los cuidados que requieren, cómo realizar la poda, etc.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.