Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Hacia una ciudad más accesible


Desde el municipio de Unquillo se propuso un nuevo proyecto para brindar mejoras en los hogares de los vecinos y también en la ciudad.

“La accesibilidad es la puerta de entrada al goce de todos los otros derechos como la comunicación, la educación, el ocio”. Paola Chávez

La accesibilidad fue abriéndose paso en la vida de las personas con discapacidad. Desde la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas, vigente desde el año 2006, la accesibilidad se ha convertido en un derecho, se la define como la condición necesaria para una vida independiente y para gozar de los bienes y servicios de la misma manera que el resto de los ciudadanos.

En Unquillo, el Arquitecto Juan Pablo Orionte y la Trabajadora Social Paola Chávez, llevan adelante el proyecto de Accesibilidad Universal, que abarca esta problemática en los hogares y también en la ciudad, para que los diversos espacios públicos sean disfrutados por todos los vecinos por igual. Según los autores del proyecto, a lo largo del tiempo las distintas gestiones municipales relevaron los lugares donde se requieren rampas, sendas orientativas, baños adaptados, entre otras mejorías, pero esta iniciativa busca una solución más concreta para la ciudad.

A pesar que ambos trabajadores forman parte de distintas áreas de trabajo, juntos conformaron el proyecto que arrancará en el mes de marzo. “Buscamos dar respuesta a toda una serie de demandas que cada uno venía detectando desde su área, Juan Pablo desde Hábitat y yo, desde Discapacidad. Nos juntamos para pensar una línea que diera respuesta a la problemática de accesibilidad y de discapacidad en la ciudad. Iniciamos con una intervención realizada por los chicos PPA (practicantes profesionales de la Facultad de Arquitectura) y con ese recurso llevamos a cabo el proyecto”, comenzó relatando Paola Chávez.

El Milenio: ¿Cómo surge el proyecto?

Paola Chávez: Fui detectando cuáles eran los casos desde el Área de Salud, de personas con discapacidad que requerían una mejora habitacional, ahí realizamos un trabajo interdisciplinario con los arquitectos, coordinados por Juan, que fueron planificando las mejoras, y pudimos unir los recursos que ponía la Municipalidad con las familias que podían contribuir con mano de obra. Realizamos unas intervenciones en domicilios particulares poniendo rampas, o barrales en los baños, mejoras muy pequeñas, pero que hacen mucho en la calidad de vida de estas personas y de sus cuidadores. Ese fue uno de los antecedentes del trabajo para pensar este proyecto más amplio, el de Accesibilidad Universal, que estamos transitando ahora.

El proyecto tiene tres líneas, vamos a continuar con esta línea de intervención en los domicilios particulares. También estamos pensando en generar una ordenanza para contar con un marco normativo para la intervención en espacios privados y públicos. Es un precedente que nos ayuda a pensar la ciudad y esperamos que cada espacio nuevo, que se vaya a realizar, tenga en cuenta estos parámetros. Si bien existe la legislación provincial y nacional, está bueno que quede asentado en una ordenanza local, para que se cumpla, porque todo lo que se hace en rampas y accesos tiene un protocolo, una serie de medidas que hay que seguir. Muchas veces se hacen mejoras pero no se hacen dentro de los parámetros necesarios y correctos, se hace una rampa pero está muy empinada por ejemplo, entonces no sirve.

EM: En otras ciudades se han incluido señalética Braille en las veredas ¿Consideran a la accesibilidad pública dentro del proyecto?

PC: Es una deuda pendiente el hecho de trabajar en la accesibilidad de los espacios públicos, porque eso es lo que hace efectivo el derecho de toda persona a poder transitar. Apuntamos a la accesibilidad en todas sus formas, nosotros estamos más abocados a lo urbanístico pero, también buscamos acompañar una accesibilidad en cuanto a la comunicación y en eso se incluye la cartelería en Braille.

Otras de las líneas que se desprende de Accesibilidad Universal es la gestión de proyectos. Ahora estamos por presentar uno que depende de la Agencia Nacional de Discapacidad con fondos del programa Ley de Cheques, donde planteamos continuar con una obra que ya está planificada en el Parque Integrador, incorporando las reformas en accesibilidad. Serían las sendas con vainas guías para las personas no videntes, señalética en Braille, proponemos juegos deportivos e inclusivos, integradores, baños adaptados.

EM: Hasta el momento ¿Cuántas casas o espacios se han mejorado?

Juan Pablo Orionte: El año pasado hicimos intervenciones en seis viviendas, en diferentes barrios de Unquillo y la obra en el Parque Integrador. Otra acción es en la terminal, donde estamos trabajando junto a los chicos de Obras en la accesibilidad en boleterías y en las rampas de ascenso al transporte. En la plaza Alem y en el Cine Rivadavia también hemos presentado proyectos para mejorar los accesos.

EM: ¿El estado de las veredas y pasarelas también forma parte del proyecto?

JPO: Nosotros, en cuanto a inversión, presupuestamos las obras privadas y la obra pública, de nuestro programa no sale el dinero. Sí hacemos el aporte con la ordenanza y cómo se pueden hacer esos trabajos y qué se tiene que tener en cuenta antes de que se haga el cordón cuneta, el asfalto, los vados en general. De acá nosotros no definimos presupuesto, le corresponde más a Obras Públicas, sólo brindamos el marco.

EM: Para los vecinos que deseen acercarse para recibir ayuda ¿Qué tienen que hacer?

PC: La detección de los casos partió a través de las personas que conozco, que se acercaron a la oficina de atención al público y a la oficina de discapacidad. Ese puede ser el lugar para receptar las demandas, de lunes a viernes de 8 a 13 horas. Cualquier vecino se puede acercar, lo conversamos y de ahí vamos trabajando, teniendo en cuenta diversos factores como la condición socioeconómica y la composición familiar. Se hace una selección y ya en marzo arrancamos.

Cuando está vulnerado el derecho de accesibilidad, ahí se aborda no sólo la problemática particular de salud, sino también la situación socioeconómica, también el estado del barrio, hay distintos factores a tener en cuenta. El programa está destinado a la comunidad en general y nosotros hacemos un filtro en cuanto a cada situación particular, como la familia, ver qué se puede aportar y el nivel de urgencia. Hay mejoras que son mínimas, pero que contribuyen a un cambio en la familia. También podemos asesorar a las personas con recursos que quieren mejorar la calidad de vida, estamos para eso como estado.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: