Río Ceballos se adhirió al programa nacional Municipios y Comunas Saludables que propone mejorar la salud de la población a través de políticas públicas integrales. Actualmente, se está conformando una mesa amplia de trabajo con representantes de distintos sectores sociales.

  • Por Redacción El Milenio. periodico@elmilenio.info
  • Lourdes Lugo y Sofía Abate. 4°A IMVA.
Hacia un enfoque integral en salud 3
“El municipio saludable es algo amplio, abarca desde la salud mental, el sobrepeso o la celiaquía hasta espacios físicos, zonas libres de tabaco y menús reducidos en sodio”, declaró Ángel Heredia.

El pasado 6 de junio, Río Ceballos se adhirió al Programa Municipios y Comunas Saludables mediante la Ordenanza Nº 2517/18. Según explicó Ángel Heredia, Licenciado en Nutrición y referente de la ciudad en dicho programa, se trata de una propuesta de la Dirección Ciudades, Municipios y Comunidades Saludables del Ministerio de Salud de la Nación, cuyo principal objetivo es la gestión integral de políticas públicas para mejorar la salud de la población.

El Milenio: ¿De qué se trata el programa Municipios Saludables?

Ángel Heredia: La idea fundamental del programa es pensar una ciudad más saludable y más adaptada a sus habitantes a través de una mirada integral, que busca la equidad en la formación del trabajo en salud. En este sentido, el objetivo es conformar espacios y equipos de trabajo que representen a los distintos sectores de nuestra ciudad para mejorar, desde lo político y lo social, la calidad de la salud de la población.

La idea es conformar una mesa amplia, con representantes de las distintas áreas del municipio y actores e instituciones no gubernamentales, donde cada uno exponga los problemas relativos a la salud que observa dentro de su ámbito de acción. De esta forma, se establece cuál es el problema principal de la ciudad y, a partir de eso, se proponen ideas para solucionarlo, con las cuales se conforma un proyecto.

EM: ¿En qué instancia del programa se encuentra Río Ceballos?

ÁH: El programa consta de varias etapas o fases, que se van pasando a medida que se cumplen con los parámetros o requisitos planteados. La primera fase es la organizativa, donde se firma un convenio con la Provincia y se establece cómo está el municipio dentro de un listado de niveles.

La segunda fase es el análisis de situación y la tercera, donde nos encontramos actualmente, es la inauguración de la Sala de Situación de Salud Local (SSSL), como paso previo a la elaboración de un proyecto.

Vamos a invitar no sólo a representantes de las distintas áreas municipales sino también a la Policía, los Bomberos Voluntarios, Defensa Civil, la gente del PAMI, el Centro de Jubilados, la Cooperativa de Obras y Servicios, el Rotary Club, Tarjeta Naranja (que tiene un área social muy fuerte), los centros vecinales, etc. Estamos tratando que sea una mesa lo más amplia posible, para poder abordar de forma integral los temas que son importantes para la ciudadanía.

EM: Hoy en día, ¿ya se están implementando algunas medidas relativas a la salud de la ciudad?

ÁH: Sí, efectivamente, algunas ya se están trabajando, como por ejemplo, la ordenanza de disminución de sodio o la ordenanza de celiaquía (que establece la obligatoriedad de ofrecer un menú apto para celíacos en todos los lugares públicos).

También hay otra serie de acciones “indirectas”, como la mejora de los espacios públicos en materia de seguridad y accesibilidad, las plazas, los lugares de diversión al aire libre, etc. Queremos refuncionalizar sitios históricos a través de caminatas y otras actividades similares, mejorar la señalización de las calles, hacer campañas en los colegios sobre señalética y seguridad vial, entre otras ideas.

Hacia un enfoque integral en salud 4

EM: Actualmente, ¿hay alguna problemática que se destaque en materia de salud? 

ÁH: Llama la atención el nivel de obesidad y sobrepeso en la población menor a doce años. De hecho, tenemos un 80% de sobrepeso y obesidad en la población infantil y 70% en los jóvenes de nivel secundario, según datos del 2015.

Por eso, desde principio de año, hemos puesto en marcha el proyecto Escuela Saludable en Río Ceballos, que integra varios temas: celiaquía, actividad física, la alimentación saludable como cuestión de educación. Estamos instalando en todos los colegios un kiosco o cantina saludable, de manera obligatoria e institucional, y queremos que se implemente la educación alimentaria a nivel curricular también.

Necesitamos que los colegios lo tomen para sí, que todos los profesores se involucren, que no tenga que ir el municipio para que se empiecen a vender alimentos saludables dentro de la institución. Es difícil, pero creemos que se puede incentivar con una ordenanza que acompañe, haciendo ver la importancia y la necesidad de este proceso de cambio.

EM: ¿Cómo se solventa esto económicamente?

ÁH: A medida que se van cumpliendo las fases del programa se va acumulando un dinero, que es más bien simbólico porque no alcanza para grandes proyectos, pero sí suma para sustentar algunos pequeños pasos. Por ejemplo, si se establece el sobrepeso como una problemática principal, necesitaríamos hacer un control sobre las escuelas, entonces se podrían comprar balanzas, tallímetros y pagarle a un enfermero con ese dinero.

EM: ¿Cuándo se estima empezar con la implementación del programa?

ÁH: La proyección es arrancar en marzo o abril del año que viene, con un proyecto cuasi formal. Hay cuestiones que ya están en marcha, como lo de Escuela Saludable, o sea que hay cosas que se van a ir incorporando de a poco.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.