Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Una auténtica cerveza de Sierras Chicas

Isquitipe es una cerveza artesanal elaborada en la ciudad de Río Ceballos desde hace varios años. Una de las personas que lleva adelante el emprendimiento es Fernando Ferri, y en entrevista con El Milenio brindó información acerca del producto, su historia e importancia. 


Por Agustina Barrera y Agostina Bocanegra | periodico@elmilenio.info


El milenio: ¿Cuándo nació el producto?

Fernando Ferri: La cerveza comenzó a comercializarse hace aproximadamente 6 años, pero en realidad antes también la realizaba por hobbie y para consumo propio, para compartir con amigos y la familia.

EM: ¿Qué significado tiene el nombre “Isquitipe”?

FF: Isquitipe es el nombre originario que tenía Río Ceballos desde sus comienzos. Así lo llamaban los pueblos originarios de acá. Con el nombre de la cerveza logramos honrar el lugar donde estamos y además es un pequeño detalle que no todos los habitantes del pueblo conocen.

EM: ¿Quién tuvo la idea de comenzar el emprendimiento y cómo se desarrolló?

FF: Fue una idea familiar. Hacía rato teníamos ganas de realizar este pequeño proyecto y fue desenvolviéndose pasito a pasito. En estos 6 años hemos crecido mucho. Nos ayudaron el orgullo, las ganas y la pasión por hacerlo.

EM: ¿Que lo llevó a animarse a vender el producto?

FF: Fueron muchas coincidencias que se dieron simultáneamente. Cuando uno empieza a elaborar la cerveza para compartir con la familia y amigos comienzan a decirte que el producto está bueno, que debería venderse, y así te motivan. Con mi familia decidimos especializarnos y hacer cursos. También formamos parte de grupos como la “Cámara de Cerveceros Córdoba” y participamos de grupo nacional que se llama “Somos cerveceros” (ONG sin fines de lucro), que tiene como objetivo que todo el mundo se anime a fabricar cerveza. Entre nosotros competimos sanamente para elevar la calidad del producto.

Cuando todos estos factores se conjugan, llegamos a un punto en el que decidimos que ya estamos listos para vender. A nivel prueba, probamos en Río Ceballos, cuando la cerveza todavía no era un auge. Nos largamos en pequeños comercios y el producto gracias a dios comenzó a gustar y crecer. A su vez, es un trabajo “hormiga”: porque es pequeño y se necesita dedicación. Se trata de realizar botella por botella, etiqueta por etiqueta… es todo muy artesanal.

EM: ¿En qué ciudades de Sierras Chicas tiene alcance el producto?

FF: El producto se vende en Agua de Oro, La Granja, Salsipuedes, El Pueblito, Río Ceballos, Unquillo, Mendiolaza, Villa allende. Si nos salimos un poco de Sierras Chicas, también alcanzó a llegar hasta Argüello y algunos puntos de Córdoba.

EM: ¿En qué negocios se puede conseguir la cerveza?  

FF: Se comercializa en vinerías, restoranes y en bares cerveceros.

EM: ¿Qué diferencia hay entre la cerveza industrial y artesanal?

FF: La diferencia fundamental es el empleo de la materia prima. El cervecero artesanal se preocupa por buscar la bolsa de malta, el lúpulo, y se preocupa de que esos ingredientes sean de calidad. Como empresa grande eso te genera gastos, entonces hay que achicar números. Muchas veces se empiezan a suplantar elementos y se pierde la autenticidad.

EM: ¿Cuáles son las condiciones para sacar el producto a la venta?  

FF: Cuando elaboras un producto para el consumo, vas a la municipalidad de Río Ceballos. Allí te dicen los requisitos necesarios para comercializarlo y te derivan al departamento de bromatología, donde presentas una carpeta con todo lo que haces, escrito teóricamente (materiales, pasos, etc.). Luego, bromatología realiza una inspección del lugar donde se elabora el producto, y te aprueba o no el mismo. Después te inscribís en el mercado.

EM: ¿Dónde se fabrica la cerveza Isquitipe?

FF: Estamos inscriptos como cerveceros caseros. Tenemos un espacio en nuestra propiedad dedicado a la producción de la cerveza.

EM: ¿Qué variedades de cervezas se realizan?

FF: Realizamos cinco tipos: Porter, Pala Ale, Roja, Stout y Rubia. Consideramos que la preferencia está ligada al paladar de cada consumidor.

EM: ¿Qué importancia tiene que el producto artesanal?

FF: Le damos mucha importancia ya que nuestro objetivo es lograr que el pueblo se identifique con nuestra cerveza, y como dije anteriormente, el nombre ayuda a honrar el lugar donde se fabrica.

EM: ¿Poseen otros objetivos?

FF: Si. Antes éramos los “marcianos” que hacíamos cerveza, ya que casi nadie fabricaba un producto casero, y ahora todo el mundo hace lo mismo. La cerveza a nivel mundial y en Argentina específicamente, ha tenido un crecimiento exponencial. A pesar de ello, nuestro objetivo no cambio: seguir identificando el producto con el lugar, mantener la calidad y la autenticidad de este. No aspiramos a ser la súper fábrica. Nos queremos mantener en el sector artesanal porque se valoriza mucho.

EM: ¿El precio de las cervezas artesanales varía mucho con respecto a una industrial?

FF: Si, hay diferencia. Es un poco más cara la artesanal. Una fábrica compra toneladas de materia prima, mientras que nosotros compramos por minoría, lo que genera más costo. Pero a pesar de ello, la cerveza artesanal le asegura al consumidor que la materia prima es natural y de calidad, y eso la gente lo aprecia.

EM: ¿Cuentan con alguna página web o red social para publicitar el producto?

FF: Tenemos Facebook (@Isquiti.pe), correo electrónico (cervezaisquitipe@gmail.com), hacemos publicidad en algunas emisoras de radio y a veces en diarios regionales. Pero el “boca en boca” es el que más funciona.

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: