Desenlace del caso que conmocionó a Unquillo

En mayo de 2016, Dayana Gorosito denunció que en el Hospital de Unquillo no quisieron entregarle el cuerpo de su bebé recién nacida. Con el correr de los días, la investigación avanzó y la beba apareció muerta en la casa que compartía con su expareja, Luis Oroná. Pero no fue hasta el pasado 27 de noviembre de 2017, que se dio inicio al juicio donde recibieron la condena de tres años de cárcel por homicidio culposo.


Por Redacción El Milenio | periodico@elmilenio.info

Foto: El Milenio. 

En mayo 2016, tanto Dayana Gorosito como Luis Oroná, denunciaron al personal del Hospital Provincial Profesor José Miguel Urrutia de Unquillo, porque no le habían entregado el cuerpo sin vida de su hija recién nacida cuando fueron a reclamarlo. Pero con el correr de los días, la investigación de la Justicia cordobesa avanzó y la beba apareció muerta en la casa que compartían en ese momento la ahora expareja.

No fue hasta mayo del 2017, a pocos días de haber cumplido un año de cárcel en Bouwer, que Gorosito pudo recuperar su libertad, ya que la fiscal Balestrini solicitó la elevación a juicio de su caso. A partir de esta decisión, la Cámara de Casación resolvió por mayoría el cese de prisión para la mujer y su consecuente excarcelación hasta el día del juicio oral y público, a fines de noviembre del año pasado.

Por su parte, la defensa de Gorosito sostuvo que ella era víctima de violencia de género, posición que coincidía con la jueza integrante del tribunal y que determinó la excarcelación, ya que se considera que la fiscalía no aborda el caso desde una perspectiva de género.

En esta línea, la Mesa de Trabajo por la Libertad de Dayana Gorosito, que fue conformada por organizaciones sociales y vecinos de Unquillo, sostuvo que la joven era víctima de violencia de género por parte de su Oroná.


En cuanto al Hospital de Unquillo, quedó completamente desmentida la acusación por parte de Dayana Gorosito, familiares y amigos. Al respecto, el jefe de enfermería, Darío Castro en comunicación con El Milenio tiempo atrás, dijo que, si bien la situación respecto al hospital mejoró, “lo que más dolió fue que nos ensucien el nombre de tal manera, no solo a mí, sino a un montón de gente. Porque fuimos acusados de algo tan grave relacionado con la vida de un menor, incitando que se piense cualquier cosa sobre nuestro trabajo y el hospital”.

En un principio, la versión de la joven fue acompañada por la protesta de numerosos familiares, amigos y vecinos en la puerta del hospital. Foto: El Milenio.

Primera audiencia


El pasado 27 de noviembre de 2017 se dio inicio al juicio, a través de jurado popular. Tanto Gorosito, como Oroná, estaban acusados hasta ese momento como homicidio calificado por el vínculo.

Ya en esa primera audiencia, Gorosito pidió declarar sin la presencia de Oroná porque se sentía intimidada. Así fue, como ante el tribunal que presidia Ana María Lucero Offredi, declaró que aquella noche trágica, en mayo de 2016, tras comenzar a tener fuertes dolores de parto, le pidió a Oroná que la llevara al hospital, pero como el sospechaba de su paternidad se negó.


Dayana Gorosito declaró que Luis Oroná se negó a llevarla al hospital porque sospechaba que el padre de la niña era su hermano Jesús.


En este sentido, Dayana también dijo que cuando salió caminando hacia el nosocomio unquillense, fue obligada a parir en el piso. Describió que su expareja cortó el cordón umbilical y se llevó a la niña, dejándola a ella sola y a la intemperie.

También, de acuerdo a La Voz del Interior, agregó que se había desvanecido o dormido y que se despertó horas después con gente alrededor que le preguntaba qué le había ocurrido. A su vez, mencionó que Oroná había querido matarla clavándole una tijera.

Después de las primeras declaraciones llegaría el cuarto intermedio para dar lugar a Luis Oroná, volvió a ratificar que cuando llegó desde el trabajo a su casa ubicada en el barrio Gobernador Pizarro, recibió la noticia de que Dayana había parido a su bebé en el hospital local, pero que nunca la vio y que no se la habían entregado.

Lo anterior llevó a que vecinos realizaran varias jornadas de reclamos en la puerta del hospital, hasta que la Justicia comprobó que la mujer nunca había tenido a su bebé en ese lugar.


En total estuvieron previstas siete audiencias y la comparecencia de una veintena de testigos, entre policías, familiares y vecinos de la pareja.


Desenlace con sorpresa


La expareja acusada por la muerte de su beba recién nacida esperaba recibir la sentencia cuando el fiscal, Mariano Antuña, realizó un giro inesperado. Fue así, que pidió la modificación de la caratula, es decir, pasó de homicidio agravado por el vínculo, como se mencionó anteriormente, a homicidio culposo. Es así que de la pena máxima con prisión perpetua podrían ser juzgados con una condena que iría de uno a cinco años.

Asimismo, por causa de esta petición, la Cámara 12ª del Crimen de Córdoba deliberaría junto con un jurado popular, disponiendo un cuarto intermedio para analizar con más detenimiento el pedido de cambio de carátula. Así la sentencia no sería dada en ese momento.


El porqué del cambio de carátula


Tres años de prisión para los padres de la bebé muerta en Unquillo en mayo de 2016. Foto: La Voz.

Al momento de cambio de carátula, Mariano Antuña pidió una pena de cuatro años de cárcel para ambos, por esto mismo se procedió a un cuarto intermedio que retrasaría la misma más de un día. Vale aclarar que, hasta ese momento, Oroná acumulaba más de un año y medio en prisión, mientras que Dayana esperaba la sentencia en libertad.

De acuerdo a La Voz del Interior, El fiscal Antuña explicó que para requerir el cambio de carátula se basó en los peritajes y en los testimonios con los que “no se pudo acreditar con certeza ni criterios de objetividad” la intención homicida de los imputados. “Como está fijado en los hechos, fueron de común acuerdo a tener ese bebe en el baldío y se murió de frío”, aseveró el fiscal.

En otro punto de su fundamento, relativizó la situación de víctima de violencia de género que se procuró atribuir a la joven y que fue el eje de la defensa para Gorosito. Los abogados de la mujer plantean que, en realidad, ella fue víctima de una situación de violencia y no causante ni cómplice del crimen de la niña.

“Según la reconstrucción de los hechos, no se considera violencia de género lo denunciado por la mujer, aunque sí se reconocen aspectos vinculados a violencia familiar, pero no se puede afirmar que actuó sometida o coaccionada por su expareja”, añadió Mariano Antuña. 


Sentencia


Finalmente, el pasado jueves 20 de diciembre, la Cámara 12ª del Crimen de Córdoba, en deliberación con jurado popular, sentenció a una condena de tres años de prisión efectiva a Luis Oroná y Dayana Gorosito, al considerarlos coautores en igual medida de homicidio culposo por la muerte de la hija recién nacida de ambos.

Si bien Dayana quedará en libertad por su estado de embarazo avanzado. Por su lado, Oroná ya cumplió un año y seis meses de cárcel, y le restarían un año y cuatro meses.

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso - Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

ESTAMOS SEGUROS QUE TE VA A GUSTAR

Comentarios en Facebook

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: