“El goalball cambió mi vida”

“El goalball cambió mi vida”

Colaboración: Francesca Lagrottería (6to IMVA).


Cuando a principios de este año, Milagros Soria Porreta recibió su primera invitación a un partido de goalball, jamás imaginó que ese tímido “dale” la llevaría a convertirse en una de las jugadoras estrella a nivel provincial, mérito que recientemente le valió un lugar en Las Topas, el seleccionado nacional femenino.

“El goalball cambió mi vida”, confiesa la joven promesa que hoy viene de disputar un gran torneo en la vecina provincia de Mendoza a mediados de octubre, donde incluso fue reconocida como deportista destacada.

“No hablo de cambiar sólo en lo deportivo, sino también en lo personal. Siento que me ayudó a mejorar mi calidad de vida, transformando completamente mi vínculo social”, añade “Mili”, como la conocen sus amigos, en su charla con El Milenio.

Integrante de Los Mapaches, el equipo de goalball de la Agencia Córdoba Deportes, Milagros agradece haber llegado a esta disciplina, ya que le ha permitido compartir hermosas experiencias de vida con muchas personas que, de otra manera, probablemente nunca hubiera conocido.

“Practicando este deporte encontré otra familia”, afirma la joven de 20 años con gran emoción. “Así nos sentimos todos los integrantes de Los Mapaches, los profes, los compañeros y las compañeras, como una gran familia. Es una camaradería que no se encuentra en otro lado”, reconoce.

¿Qué es el goalball?


El goalball o golball es uno de los deportes para personas con discapacidad visual que más presencia fue adquiriendo en la región en los últimos años. Tal es así que para febrero del año entrante se prepara la Copa América en Brasil y, para 2023, el Mundial en China, objetivos que tanto Mili como sus compañeras “topas” desean conquistar.

El deporte nació como tal a mediados de 1946 gracias a los estudios realizados por el austriaco Hans Lorenzen y el alemán Sepp Reindle, como una forma de contribuir a la rehabilitación de los soldados que habían perdido la visión durante la Segunda Guerra Mundial. El objetivo era que los participantes fueran adaptándose poco a poco a moverse con mayor soltura, guiándose por sus otros sentidos, principalmente el tacto y el sonido. 

No obstante, con el tiempo, este deporte comenzó a ganar más popularidad entre las distintas federaciones de deportes adaptados, hasta que en 1976 pasa a formar parte de los Juegos Paralímpicos internacionales.

“Es un deporte adaptado especialmente para personas con discapacidad visual”, explica Milagros y aclara que pueden jugar tanto personas con ceguera, como aquellas con distintos grados de disminución visual, ya que se utilizan unas gafas especiales que permiten asegurar la equidad de los jugadores en cada partido. “Es uno de los pocos deportes que permite esto”, destaca la joven unquillense.

Otra particularidad excepcional del goalball, es que se puede jugar masculino, femenino o mixto, siendo que no son muchas las disciplinas que permiten la presencia de ambos sexos en la cancha a nivel federado.

La cancha tiene aproximadamente 18 metros de largo por 9 de ancho y cuenta con líneas guías (marcadas con hilo o cinta adhesiva) para que los practicantes puedan guiarse por medio del tacto. En el campo hay tres jugadores por equipo, cada uno de los cuales cubre tres metros, pudiendo lanzar la pelota con una o ambas manos y atajar con todo el cuerpo.

En referencia al balón, la entrevistada explica que es de un caucho bastante resistente y que cuenta con unos cascabeles que permiten detectar su ubicación. “Es una pelota bastante cara y difícil de conseguir. Es necesaria para los entrenamientos y lamentablemente con el uso se va desgastando rápidamente”, comenta Milagros.

Crecer como persona


Mili actualmente tiene 20 años y está terminando sus estudios secundarios en el IPEMyT 23 Lino Enea Spilimbergo de Unquillo. En su historia personal el deporte no es una rareza, ya que siempre se sintió atraída por disciplinas como el básquet para ciegos o el ciclismo en tándem. “Ojo que también tengo otros hobbies no deportivos, tales como leer, componer canciones, cantar, bailar y escribir novelas y cuentos cortos”, añade alegremente la joven.

Fue recién a mediados de abril de este año cuando tomó contacto con el goalball, gracias a una invitación de Los Mapaches, equipo conducido por Jimena Casas y Francisco Rey Patrón. Tal fue la pasión y garra que Mili entregó a este deporte, que para septiembre de este año ya se encontraba participando en diferentes torneos interprovinciales, consiguiendo grandes triunfos que le permitieron llamar la atención de Irina Versele, actual entrenadora de Las Topas.

Así, a fines de septiembre la cordobesa fue invitada a entrenar cuatro días en el CeNARD (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) junto al resto del seleccionado nacional, en lo que ella califica como una experiencia “hermosa pero exigente”.

“¡Nunca creí que se necesitara tanta exigencia física!”, reconoce entre risas la deportista. “Jamás en mi vida imaginé que podría hacer tres turnos de entrenamiento, pero cuando lo conseguí, sentí que fue una experiencia divina”, afirma.

«El goalball mejoró mi calidad mi vida, no sólo en lo deportivo, sino también en lo personal. Practicando este deporte encontré otra familia, porque realmente así nos sentimos en Los Mapaches»

Milagros Soria Porreta

Consultada sobre sus próximos pasos, Mili apunta que por el momento prefiere concentrarse en su ingreso a la Facultad de Psicología de la UNC, pero sin descuidar sus obligaciones como deportista, atendiendo que cada vez falta menos para la Copa América de Brasil.

“Quiero seguir esforzándome para saber hasta dónde llegan mis propios límites. ¡Nunca pensé llegar a la selección! Por eso quiero seguir adelante hasta donde lo quiera el destino y que después pase lo que tenga que pasar”, concluye la joven.

Carlos Romero

Periodista y docente de Periódico El Milenio y elmilenio.info. Jefe de pasantías web Fundación Josefina Valli de Risso.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: