Nicolás Trotta afirmó que es necesario extender el ciclo lectivo para los dos últimos años de las secundarias. Dando la posibilidad de que se articule la enseñanza con el sistema universitario 2021.

  • Por Joaquín Vilaró 
  • 6to Año, Instituto Milenio Villa Allende

El ministro de educación, Nicolás Trotta, anunció el pasado 29 de septiembre, que se tratará de extender el cierre educativo para los estudiantes del nivel secundario 5° y 6° año. Las clases se llegarían a dar hasta el 30 de abril con la idea de que los chicos y chicas que no han tenido contacto con la escuela puedan generar un vínculo con el sistema universitario.

La idea principal es que se ofrezcan espacios de formación como mínimo, durante el mes de febrero y hasta la finalización del año lectivo 2020, estas se podrán ampliar hasta máximo el 30 de abril del 2021, dando a la posibilidad de que cada jurisdicción termine de definir cómo pondrá en valor lo aprendido a distancia. “De ese modo llevaremos tranquilidad a los estudiantes de que el año que viene podrán continuar con sus estudios superiores”.



Además, dijo que está tratando de articular con el consejo de Rectores de Universidades Privadas y el Consejo Interuniversitario Nacional para poder solucionar un problema de infraestructura: “estarán los estudiantes que están terminando y empezando el último año, por eso estamos pensando cómo articular con las universidades e institutos terciarios para generar el cierre, más allá de que la emisión del título será de las jurisdicciones”, manifestó Trotta.

Finalmente, también dijo que tanto la Ciudad de Buenos Aires como la región Metropolitana no podrán realizar este reencuentro ya que no están dadas las condiciones y sigue teniendo un nivel de circulación del virus importante. «Una vez que se cumplan los objetivos que permite el indicador, se podrá volver” señaló.

De esta forma, sostuvo que hay que tener en cuenta que “una mala decisión implicaría poner en riesgo a la comunidad educativa de estos sectores”. Por último, agregó que el regreso a las clases presenciales no es educativo, sino que es “una decisión que está fuertemente relacionada al campo sanitario en el marco de una pandemia”.