Mariano Moya, director del nosocomio, evaluó los resultados sanitarios en lo que va de cuarentena y señaló que hay que estar “preparados” para enfrentar el invierno.

¿Encontraste algún error? Avísanos


Tras 100 días en aislamiento, Mariano Moya, director del Hospital Provincial Profesor José Miguel Urrutia de Unquillo, institución de cabecera en Sierras Chicas, consideró que los resultados fueron “buenos”. “Un médico tiene que hacer una evaluación en base a datos concretos, no impresiones personales y a juzgar por los resultados el balance es positivo”, explicó.

Además, destacó que lo más importante fue la “concientización” y que, si bien existieron dificultades, es normal por lo novedoso del virus. En este sentido, una de las mayores problemáticas para el corredor fue el brote en el Geriátrico Santa Lucía de Saldán, no obstante, Moya afirmó que se procedió correctamente para contener el foco.

Fue algo triste que sucedió, pero se actuó de acuerdo al protocolo; derivando y aislando a los pacientes, testeando a los que estaban en primera línea; eso permitió controlar la situación”, agregó.


«Nunca tuvimos que derivar a ningún paciente con dificultades respiratorias y necesidad de respiración mecánica». Foto El Milenio/ Eduardo Parrau.


El Milenio: ¿Cómo describirías la evolución desde marzo hasta ahora?

Mariano Moya: La evolución ha sido tranquila. Lo que más hemos hecho han sido testeos para tener una idea de la situación local y un control sobre la gente que está más expuesta, como el personal de salud o instituciones cerradas como geriátricos, gente de primera línea, de contacto diario.

Después ha habido situaciones de pacientes febriles sospechosos que fueron evaluados a través de los hisopados, pero la mayoría dieron finalmente negativo. Afortunadamente casos locales no hemos tenido, siempre fueron en localidades cercanas, pero no de Unquillo.


Unquillo: Jorge Fabrissin analizó los 100 días de cuarentena

A tres meses en la lucha de los argentinos contra el Sars-Cov-2, el intendente unquillense realizó un balance sobre cómo se vivió el aislamiento en su localidad y el corredor de Sierras Chicas. Además, pidió “no relajarse” y “cuidarse” para, a futuro, enfocarse en mejorar la economía.

Mariano Moya, el nuevo director del Hospital de Unquillo

El Hospital Provincial Miguel Urrutia tiene un nuevo director desde el 26 de diciembre del 2019. El profesional dialogó con El Milenio para conocer sobre su trayectoria y visión hacia el sistema de salud de la región.

Desde adentro: la vida de un médico frente a la pandemia

Facundo Agustín Castro es el actual coordinador del área de Terapia Intensiva en el Hospital Provincial Profesor José Miguel Urrutia. En diálogo con El Milenio relató su día a día en la lucha del personal de salud contra el Sars-Cov-2 que aún tiene en vilo al país.


EM: ¿Ha habido un aumento de casos sospechosos desde las últimas flexibilizaciones?

MM: No, ha habido picos por momentos, como ha sucedido en otros lugares de Córdoba, pero no un aumento constante que lleve a que la curva ascienda.


Foto El Milenio/ Eduardo Parrau.


EM: Siendo el centro de salud de primer impacto, ¿los casos a donde se han derivado?

MM: Nosotros estamos preparados, pero no somos hospital referente de COVID-19. En la región es el Hospital Domingo Funes que está en Santa María de Punilla. Nuestras derivaciones deben ser hasta ahí en primera instancia, afortunadamente ellos nunca han estado saturados y nosotros tampoco. Nunca tuvimos que derivar a ningún paciente con dificultades respiratorias y necesidad de respiración mecánica. La situación está controlada, lo cual no significa que haya que descuidarse ni relajar medidas.


Foto El Milenio/ Eduardo Parrau.


EM: ¿Cómo se preparan para la época invernal? ¿Se esperan rebrotes?

MM: Ojalá no los haya, pero se suman otras patologías respiratorias, hay que estar preparados. Se mantienen las medidas de usar barbijo, limitar visitas, venir a las consultas sin compañía y la circulación en el hospital ha cambiado, para el ingreso y egreso.

Los protocolos se van actualizando según lo que manda el COE central y se aplican las modificaciones que se han sugerido, pero lo modular del protocolo se mantiene y estamos listos.