Copa menstrual: Una alternativa novedosa para el período femenino 5

Colaboración: Matías Mazzia y Pedro Pedernera (6to IENM).

Si bien la copa menstrual es un recurso que existe hace varios años, recién en el último tiempo su uso comenzó a popularizarse en Argentina, aunque todavía hay un gran desconocimiento del público en general sobre este ingenioso invento.

En líneas generales, la copa es un elemento siliconado en forma de campana que se introduce plegado en el canal vaginal y sirve para recoger la sangre menstrual. A diferencia de los métodos tradicionales, es reutilizable y, por ende, implica una generación mucho menor de residuos.

Aunque la inversión inicial oscila entre los $400 y $2000 (dependiendo de la marca), con el tiempo la copa resulta más económica que otros recursos (como tampones o toallitas), ya que puede lavarse y reutilizarse durante y después de cada período, alcanzando una vida útil de hasta 10 diez años.

Además, la copita tiene una capacidad aproximada de 30 mililitros, por eso puede utilizarse hasta 12 horas sin vaciarla, a diferencia del tampón, que no debe mantenerse colocado más de ocho horas, según explicó el Dr. Rubén Cantero, jefe del Servicio de Tocoginecología del Hospital José Miguel Urrutia de Unquillo.

“El tiempo que se tenga colocada la copa va a depender del volumen de fluido que se desprenda de la vagina. La cantidad de sangre menstrual está magnificada por lo que se ve en el tampón o en la toallita, parece mucho, pero en realidad no es tanto”, señaló el profesional.

Copa menstrual: Una alternativa novedosa para el período femenino 6
Anualmente, una mujer envía aproximadamente 200 protectores descartables a la basura, mientras la copa menstrual es reutilizable y tiene una vida útil de 10 años.

Respecto a los tamaños de la copa, Cantero contó que “dependiendo de la marca, puede haber entre dos y cuatro talles distintos”. Los más habituales son el pequeño y el grande. El pequeño es para aquellas mujeres menores de 35 años que no han tenido hijos por parto natural. El grande está destinado a mujeres mayores de 35 años y/o para quienes ya hayan tenido algún parto.

“A menos que haya una situación muy específica, indicada por un ginecólogo, la copa menstrual no está contraindicada en ningún caso” – Rubén Cantero, médico tocoginecólogo.

En este sentido, Cantero recomendó comenzar con un tamaño pequeño o mediano y recalcó que “se debe insistir con el método de colocación, para asegurarse que quede bien abierta y evitar derrames por los costados”. “Al principio puede ser complicado, pero es cuestión de perseverar hasta agarrarle la mano. La primera vez va a costar, la segunda también, hasta que la mujer vea de qué forma y en qué posición le es más sencillo insertarla”, señaló.

Según la marca, cada copa puede tener un tipo de terminación, ya sea un cabito, una bolita o una agarradera. Cantero destacó que “no hay que tirar de ésta para sacarla, porque se genera un efecto sopapa”. “Para retirar la copa, hay que introducir los dedos y presionar la base para romper el vacío. Recién después la sacás suavemente, para no mancharte”, aclaró.


Copa menstrual: Una alternativa novedosa para el período femenino 7
Infografía: Melania Kobylnik

Sin contraindicaciones

Al consultarle sobre las precauciones a tener en cuenta, Cantero explicó que lo más importante es esterilizarla: “Se hierve en una olla entre cinco y diez minutos. El procedimiento se realiza antes de utilizarla, el primer día del período, y después del último uso, al finalizar la menstruación. Esto elimina los gérmenes que puedan derivar del contacto con la vagina o la piel”.

La copa está hecha de silicona hipoalergénica flexible. No es porosa, absorbente ni fibrosa, por lo que no daña la flora vaginal y, muchas veces, disminuye la incidencia de infecciones y alergias recurrentes con el uso de las toallitas y tampones.

El profesional aseguró que “desde el momento que inicia la menstruación, puede comenzar a usarse la copa menstrual, no hay una edad mínima y tampoco una edad máxima”. En esta línea afirmó que “la copa no afecta al sistema reproductor, pero hay que tener en cuenta que no se puede utilizar durante las relaciones sexuales”.

“A menos que haya una situación muy específica, donde el ginecólogo diga que la paciente no puede usarla, no está contraindicada en ningún caso. Sin embargo, es importante la consulta previa con un ginecólogo y con alguien que la haya utilizado y sepa cómo colocarla”, señaló Cantero. 

Para el médico, el mayor obstáculo para instalar este método es el desconocimiento. “Muchas mujeres creen que les va a hacer mal, les va a ajustar o no van a poder hacer pis, y eso no tiene nada que ver”, apuntó. “Todas mis pacientes que usan este método, lo han traído de lugares como España. Allá es mucho más común. En Argentina ha aumentado el uso de la copa, antes directamente ni se conseguía, pero todavía cuesta instalar el tema y que la gente se acostumbre”, concluyó el médico.

Dónde conseguirla

Copa menstrual: Una alternativa novedosa para el período femenino 8
Infografía: Melania Kobylnik

Por lo general, es difícil encontrar la copa menstrual en farmacias, aunque se puede conseguir por encargo, a través de revendedores particulares o por internet, en sitios como Mercado Libre o Flor de Luna – Feminidad Consciente (Facebook).

Otra opción es adquirirla a través de las páginas oficiales de marcas como MaggaCup (empresa nacional), LifeCup, MoonCup, NaturCup o Meluna.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.