fbpx

El Milenio dialogó con Nira Dinerstein, referente de esta ONG que busca verificar si los datos que circulan en los debates son verdaderos o falsos.


Chequeado.com es una ONG que nació en el 2010 y  busca mejorar el discurso público a través del chequeo de los datos que se utilizan. Además, imparten talleres online y asistencia a medios y organizaciones que buscan incorporar el chequeo en sus redacciones. El viernes pasado estuvieron en el Instituto Milenio Villa Allende, brindando una charla para los estudiantes. 

En diálogo con El Milenio, Nira Dinerstein, asistente del Programa de Educación, explicó algunas cuestiones relacionadas a Chequeado, desde el origen del proyecto, su criterio para valorar qué es falso y qué no, y los alcances en la lucha contra desinformación a nivel internacional.

Al respecto, Dinerstein compartió con este medio, que esta organización forma parte de una red internacional de fact-checking que se junta cada dos años en el global fact, una cumbre de chequeadores donde se comparten ideas nuevas vinculadas a su oficio.


¿Cuándo y cómo hacer checking? Respecto a los criterios que utilizan para evidenciar si una noticia es falsa, la encargada de educación explicó que es clave que una noticia sea viral. Para saber eso, se utilizan herramientas de monitoreo que muestran la difusión de la misma. Además, se tiene en cuenta su relevancia y el potencial daño que puede generar.

Al respecto, Nira Dinerstein expresó a este medio que en Chequeados.com, buscan que “las afirmaciones que circulan en los debates, estén respaldadas”.

“En chequeados todas las notas están llenas de links,  porque se muestra de donde sacamos todo lo que se publica”

Sobre el proceso de chequear datos, mencionó que lo primero que hacen es preguntar a la fuente que utilizó esa información. Luego se usan fuentes oficiales y alternativas o se recurren a expertos u organizaciones, es decir que usan datos abiertos.

“En chequeados todas las notas están llenas de links, porque se muestra de donde sacamos todo lo que se publica”, agregó.

Luego de que se confirma la veracidad o no de una frase, se publica en la web mostrando si lo dicho es falso, verdadero o está fuero de contexto.

Posicionamientos. En lo que refiere a la postura política del medio, Nira Dinerstein expresó que ellos se consideran apartidarios.

“Lo que hacemos es buscar los mejores datos disponibles, lo diga quien lo diga, vamos a dedicarnos a publicar datos chequeables, contrastables y viables”, expresó.

Por esta razón, este trabajo suele tener repercusión en los actores involucrados en el ámbito público.

Por ejemplo, se refirió al caso en que el candidato a presidente, Alberto Fernández, hizo un hilo de Twitter diciendo que lo que ellos decían era falso. En otra ocasión, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, los citó, ya que ellos habían aclarado que en el vídeo en que parecía borracha, en realidad estaba ralentizado.

También aclaró, que cuando consultan a las fuentes originales de las frases para realizar un chequeo, algunos se preocupan en responderles y otros no.


Reverso y educación. Además del chequeo de datos que se utilizan para debates, Chequeado.com tambien realiza otros proyectos. El más reciente se trata de Reverso, una alianza de medios que busca combatir la desinformación durante la campaña electoral. 

Para esto, participan más de cien medios que se comprometieron a publicar los chequeos. Esto es para que la información verídica llegue a más personas.

Entre los que se destacan La Voz del Interior, El Tribuno de Salta, La Gaceta de Tucumán, Página 12, Infobae, entre otros.

“Nos dimos cuenta que no alcanza con hacer fact-checking, que hay que enseñarle a los pibes a discutir con más evidencia”

Por otro lado, la charla que se brindó en la institución educativa de la Capital Nacional del Golf tuvo como objetivo que “los chicos cuestionen todo lo que escuchan y tengan las herramientas para verificar”. Para esto, dijo que hay que enseñarles a valorar la evidencia disponible. 

Finalmente, la entrevistada habló sobre que al principio no había educación al respecto, hasta que después de discutirlo en las cumbres de fact-checking,  surgió la idea.

“Nos dimos cuenta que no alcanza con hacer fact-checking, que hay que enseñarle a los pibes a discutir con más evidencia”, concluyó.


NOTA RELACIONADA

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: