51 familias continúan esperando una respuesta

51 familias continúan esperando una respuesta

Las 51 familias damnificadas por las inundaciones del pasado 2015 aún esperan que el Estado les informe cuándo recibirán sus prometidas viviendas. Entre enfermedades y riesgos, decidieron realizar manifestaciones pacíficas.


Las 51 familias que aún no recibieron sus viviendas a 4 años de la inundación del 15 de febrero de 2015, llevaron a cabo una nueva manifestación con el fin de ser escuchados. Se realizó el pasado jueves 26 de septiembre en la rotonda de ingreso a la ciudad de Unquillo. Los vecinos damnificados exigieron que las autoridades estatales les brinden una respuesta.

Lo que más indigna, es que algunas de estas familias continúan viviendo en las viviendas que fueron alcanzadas por las crecidas en la gran inundación por encontrarse en cercanías de los arroyos.

Lo anterior, continúa presentando un serio riesgo debido a que se acercan las temporadas de lluvia, y fueron muchos los casos que presentaron cuadros de enfermedades respiratorias por la humedad que se acumula en las paredes.

El otro tema en cuestión, es que varias personas tuvieron la posibilidad de que el Estado les ayude con el pago del alquiler en otro sitio, pero esos acuerdos caducaron y actualmente, no tienen donde vivir.

Casas en pausa. Las casas prometidas se encuentran construidas en un 77%, faltando sólo los vidrios y la pintura. Sin embargo, la empresa que llevaba adelante la obra no cumplió con los tiempos establecidos, descontinuándose la relación con la misma. Y lo que más desespera es que continúa sin darse una respuesta sobre qué empresa terminará las viviendas.

En diálogo con El Milenio, Valeria, una de las damnificadas presente en la manifestación del jueves, dijo: “De la última reunión que tuvimos, que fue en julio, nos dijeron que había que esperar. Supuestamente en diez días íbamos a  saber qué empresa agarraba las obras y para cuando las iban a terminar«.

En esta línea, agregó lo siguiente: «Hicimos la movilización, el jueves 19 de septiembre, pero nadie nos contestó. Nadie vino a decirnos nada. Lo que más queremos es que Chacón, del Ministerio de Vivienda, nos dé una solución y hable con nosotros”.

EL DATO: La encargada de llevar a cabo la obra para las familias damnificadas era una UTE (Unión Transitoria de Empresas) conocida como Pórtico – Conyser. De hecho, desde Provincia indicaron que la misma no estaba cumpliendo con los plazos estimados por diferentes causas, primordialmente económicas: la devaluación del peso, incumplimiento de la propia proveedora de materiales y la ausencia de créditos disponibles.

Marcela, otra de las afectadas por el 15F, contó que su situación es crítica. Debió abandonar la casa en la que vivía y actualmente reside en una vivienda precaria, construida con chapas.

Ayer a la mañana vino gente de Desarrollo Social y me propusieron que buscara un alquiler. Les dije que no iba a buscar, porque a mis compañeros no les están cumpliendo con los alquileres”, denunció la vecina.

Y agregó: “Yo les dije que si no me dan una solución voy a tomar la casa, lo único que le falta es la pintura y los vidrios, y estoy dispuesta a vivir así”.

Es que Marcela necesita alimentos, una cocina y un ropero, ya que todas sus pertenencias las tiene en bolsas. Sin lugar a dudas, una situación extrema para estas familias que necesitan una respuesta inmediata por parte de las autoridades.

Lo que viene. El próximo 9 de octubre tendrán una nueva reunión, donde esperan que desde el Ministerio de Vivienda les den una respuesta definitiva.

No queríamos llegar a este punto de conflicto, pero nos sentimos obligados porque no tenemos ninguna respuesta. Estamos desgastados de sufrimiento, de depresión, de estrés”, afirmó Valeria.

Y concluyó: “Espero que nos escuchen y que se unan, y también queremos pedir perdón por lo que causamos, sabemos que vienen de trabajar pero es la única solución que tenemos para que nos escuchen”.


NOTA RELACIONADA

Redacción El Milenio

Periódico El Milenio y la página web www.elmilenio.info son un Proyecto Comunicativo Escolar de la FUNDACION JOSEFINA VALLI DE RISSO, que gira con el nombre de fantasía Instituto Educativo Nuevo Milenio e Instituto Milenio Villa Allende.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: