9 agosto, 2022

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Buscan salvar a la Biblioteca Popular Sarmiento de Río Ceballos

A principios de agosto, la Biblioteca Popular Sarmiento de Río Ceballos sufrió el embargo de sus cuentas por parte de la AFIP, imposibilitando afrontar los gastos corrientes como el sueldo de sus dos bibliotecarias.

Colaboración: Constanza Rosado, Malena Serra, Agustina Ruiz (4to IMVA); Máximo Migliori, Matías Allende (4to IENM) y Alejo Lucarás.


Con 77 años de historia, la Biblioteca Popular Sarmiento de Río Ceballos podría cerrar sus puertas después de sufrir el embargo de sus cuentas por parte de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Esto sucedió a principios del mes de agosto, lo que provocó que no se puedan afrontar los gastos corrientes como el abono del último sueldo de las dos bibliotecarias que trabajan allí desde hace más de 30 años.

“El embargo se debe principalmente a contribuciones salariales de las dos empleadas en blanco. La AFIP no cobra impuestos a organizaciones como la Biblioteca, como lo hace con las empresas o las instituciones que tienen fines de lucro, pero sí debemos pagar las contribuciones salariales. La deuda se incrementó a quinientos mil pesos y nos embargan las cuentas por un monto menor, aproximadamente unos ciento veinte mil pesos, que son las cuotas más atrasadas”, explicó a El Milenio, Griselda Elejalde, integrante de la comisión directiva.

Y agregó que “en este momento la Biblioteca corre riesgo de cerrar, de no poder continuar con sus actividades o de llamar a concurso preventivo en crisis que podría ser por unos meses. Esto claramente es una situación límite”.

A lo anterior, se suma la falta de aportes de los socios, además de que el alquiler de la Sala Caminito Serrano y los subsidios anuales que otorga la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (CONABIP) han quedado desfasados ante los incrementos salariales y las tarifas de servicios. Ante este contexto, las autoridades de la institución rioceballense están preocupadas por la instancia de solicitar el concurso preventivo para evitar la quiebra.

“Algunos subsidios están atrasados de este 2019 puntualmente y otros, sí se han recibido. El año pasado nos pagaron los montos congelados al 2016 que no llegan a cubrir lo que antes hacían en relación al porcentaje que de ahí se extraía para el pago de los sueldos. Esas contribuciones, que son principalmente de la CONABIP, no se han actualizado. Siendo uno de los de los organismos, al igual que el Ministerio de Cultura, que a nivel nacional ha sido prácticamente desfinanciado”, manifestó Elejalde.

“Hace más de dos años que venimos acarreando con esta situación y el embargo de las cuentas por parte de la AFIP hace que sea aún más crítica y corra riesgo la continuidad de la institución”, dijo la integrante de la comisión directiva, Griselda Elejalde. Fotografía: Gentileza Centro Cultural Cooperativo Casa Azul

Claro está, que desde un tiempo atrás, la comisión directiva realiza acciones para paliar la crisis, como eventos con fines recaudatorios, es el caso del bingo que contó con una masiva participación de los vecinos y comercios. También, se solicitaron nuevos subsidios y recibieron colaboraciones de instituciones y particulares, pero esto no alcanzó, por lo que la situación actual llegó a un nivel insostenible.

Números en rojo

La Biblioteca Popular Sarmiento fue fundada el 3 de octubre de 1942 por un maestro que se llamaba Otto González. Fotografía: Gentileza Centro Cultural Cooperativo Casa Azul

No hay dudas, que la situación económico – financiera de la Biblioteca Popular Sarmiento a la fecha es crítica. Es que los gastos corrientes superan a los ingresos corrientes, por lo que la institución tiene un pasivo elevado, formado principalmente por deudas de índole laboral.

Para ser más concretos, la deuda de aportes y contribuciones en sistema de cuentas tributarias informada a través de un comunicado oficial, asciende a $217.200, otros conceptos como ART, obra social y seguro a $ 141.350, aclarándose que este valor no está actualizado a la fecha. Deben agregarse intereses y otros conceptos por reclamos judiciales, más un estimado de $30.000 de cuotas sindicales y dos cuotas pendientes de una primera moratoria presentada. Lo anterior, suma un total de casi 500 mil pesos de deuda.

Sumado a que las cuentas bancarias de la institución están embargadas por la AFIP y con fondos retenidos. Siendo estos últimos, los únicos ingresos con los que la Biblioteca contaba para hacerle frente a los sueldos del período julio 2019. Así es como, para poder levantar esta medida cautelar, la institución debe ajustarse a una moratoria que estaría vigente este mes de septiembre, además de pagar honorarios y gastos judiciales en el juicio generado.

Soluciones a largo plazo

La Biblioteca Popular Sarmiento es una de las más importantes del cordón serrano y cuenta con un stock de 30 mil libros. Fotografía: Gentileza Centro Cultural Cooperativo Casa Azul

Preocupadas, las autoridades de la Biblioteca rioceballense pensaron en algunas opciones que se puedan llevar adelante como solución a largo plazo, ya que las medidas paliativas que se fueron tomando solo sirven para el momento. La que más resuena es el concurso preventivo junto con determinadas gestiones con el Estado municipal, provincial y nacional.

“Buscamos medidas que sean más a largo plazo porque hace dos meses hicimos un bingo, con el que recaudamos la plata para poder cubrir sueldos. Pero es imposible que miembros de la comisión directiva que, además no cobramos por trabajar en la Biblioteca, dediquemos todo nuestro tiempo para generar los recursos que se necesitan. Porque trabajamos en otros lados, concretamente para poder vivir”, señaló Griselda Elejalde.

Claro está, que el contexto general de crisis que se vive a nivel país complica aún más el panorama: “Las gestiones de aportes privados de organizaciones y de empresas están siendo muy difíciles, porque también, todas las instituciones están más o menos la misma situación de crisis financiera”, indicó la entrevistada.

“No es que existe un lugar en donde podamos recurrir a que nos den una respuesta. Estamos tratando de generarlo, por eso largamos un comunicado de prensa que apunta principalmente al Estado y a las organizaciones privadas que puedan aportar, pero en este contexto realmente es complicado poder prever cuánto tiempo más esta situación se pueda sostener y si la ayuda va a llegar”, concluyó.

Mientras tanto, bajo el lema #poneteun100, la entidad lanzó hoy una campaña solidaria con el fin de recaudar los fondos necesarios que le permitan mantenerse en funcionamiento. Por lo que socios, vecinos y habitantes de todas las Sierras Chicas podrán adquirir un bono contribución a $100 pesos o asociarse. Las vías de contacto para colaborar son a través del teléfono (03543) 451525, el Facebook con el usuario @BibliotecaPopularSarmiento o en la sede ubicada sobre Av. San Martín al 5273, Río Ceballos. Vale recordar, que el embargo imposibilitó toda transferencia bancaria.

Pedido a la comunidad

“En nombre de la Comisión Directiva de la Biblioteca Popular Sarmiento, solicitamos a la comunidad de Río Ceballos, vuelva a ser parte de la Biblioteca, que es parte de nuestra identidad y de nuestra cultura. A las instituciones intermedias, comercios, y organizaciones les pedimos su colaboración en generar acciones y volver a tejer las redes que nos sostienen, a todos. Y que, en estos momentos de crisis, son imprescindibles. Al estado municipal, provincial y nacional, necesitamos respuestas a esta situación, no puede el estado estar ausente y dejar que las Bibliotecas y los espacios de la cultura del pueblo cierren sus puertas. Esa es su función, y la nuestra continuar luchando para seguir en pie y de puertas abiertas a nuestra comunidad”. expresan a través de un comunicado.