fbpx
Anuncios
Espacio publicitario

Apicultora al rescate


Silvia Cerutti se dedica a retirar enjambres de abejas que se instalan en domicilios particulares de la zona. Su trabajo se concentra en Mendiolaza y Unquillo. Los enjambres rescatados se usan para producir miel y otros productos.

Apicultora al rescate 1
“La abeja es fundamental para la vida porque poliniza casi el 97% de las plantas del universo”. Silvia Cerutti.

Con el crecimiento de las poblaciones cercanas a montes nativos, las abejas silvestres pierden sus espacios y terminan anidando en viviendas. Cuando el enjambre adquiere un tamaño significativo, las personas se asustan y toman medidas impulsivas, que normalmente implican la muerte del insecto.

Silvia Cerutti, apicultora matriculada, colabora con los Bomberos y Seguridad Ciudadana de Mendiolaza para recoger esos enjambres y proteger tanto a los vecinos, como a las abejas.

Apicultora al rescate 2
“Debemos entender el concepto ecológico, que el mundo le pertenece a los insectos, a los animales y el hombre sólo es un animal más”, dijo la apicultora Silvia Cerutti.

El Milenio: ¿Qué significa ser apicultor?

Silvia Cerutti: La apicultura es una rama de la ganadería, porque la abeja es considerada “ganado menor”. Los apicultores poseemos una producción importante de colmenas (más de 100) y necesitamos tener número de marca en nuestros cajones de abejas.

Entonces, ser apicultor es ser un productor que trabaja con este insecto para generar determinados productos, como por ejemplo miel, cera, polen, propóleo, jalea real, etc. También, ayudamos al agricultor en la polinización de sus cultivos. La abeja es fundamental en el mundo ambiental porque poliniza casi el 97% de las plantas del universo.

EM: ¿En qué consiste el rescate de abejas?

SC: Yo estudié varios años para este oficio, generé mi matrícula en el Ministerio de Ganadería. Los apicultores tenemos una obligación con el cuidado de todo tipo de abejas. Están las abejas genéticamente mejoradas, que son altamente mansas, muy limpias y trabajadoras, pero también está la abeja silvestre, que es la que habita en nuestros montes.

Éstas fueron perdiendo su lugar con el avance de las ciudades, entonces se van metiendo en espacios que son del ser humano, por ejemplo: el baúl de un auto, adentro de un ropero, en un árbol de algún patio, una casilla de gas, cualquier lugar que ella considere limpio, seco, resguardado. 

Cuando el panal crece lo suficiente, la gente que vive alrededor le tiene miedo y las terminan matando o quemando. En realidad, se las puede rescatar perfectamente y luego domesticarlas, es decir, permitir que vivan en una colmena industrializada, produzcan miel y así generar un beneficio para todos.

En eso consiste el rescate, fundamentalmente, ayudar al vecino para que no tenga ese problema en su casa y salvar a las abejas para que sigan cumpliendo su función.

Apicultora al rescate 3
«Las avispas producen miel en menor cantidad que las abejas. Tienen una genética diferente, ya que su aguijón es retráctil, pican a repetición y a veces hasta muerden (el dolor dura como cuatro días)»

EM: ¿Desde cuándo realiza este oficio y por qué?

SC: Me matriculé en 1986, tuve trabajos importantes en la zona de La Para, hacíamos miel con flor de meliloto y de alfalfa, pero el trabajo fue cayendo en decadencia y cerramos. Después volví a retomarlo, para producir y consumir mi propia miel, porque en muchos casos viene adulterada, tiene aditivos.

Declaré en Seguridad Ciudadana de Mendiolaza que tenía en mi patio un enjambre pequeño (para que los vecinos no se asustaran) y ellos solicitaron mi ayuda con las abejas, porque tenían un montón de denuncias de enjambres domiciliarios y no sabían qué hacer. La abeja está protegida por ley y no se las puede matar, hasta pueden ir presos quienes lo hagan.

Todavía tengo el primer enjambre que rescaté. Esa colmena tiene por lo menos cuatro años, yo la quiero como a una mascota, la llamo “colmena del ropero”.

Anuncios

EM: ¿Es un trabajo rentado?

SC: Sí, al principio lo hacía por voluntad propia, pero me implicaba muchos gastos: tenía que sacar el vehículo a la calle, comprar el material donde va la abeja (que sale alrededor de dos mil pesos) y, además, hay que tener equipo profesional de ropa: buzo con una máscara, guantes especiales (si algún enjambre se pone bravo, te pueden picar hasta 300 abejas).

Apicultora al rescate 4
«La mayoría de las personas hacen humo, les ponen agua con detergente y la abeja se vuelve muy agresiva, por ende, puede picar, no solucionan el problema y se lastiman».

También, se movilizan varias personas de Seguridad Ciudadana para que la gente no pase por el sector donde se está trabajando, el operativo puede durar hasta cuatro horas.

EM: ¿Qué hace con los enjambres que recolecta?

SC: Generalmente, cuando levanto un enjambre, lo llevo al patio de mi casa, lo tengo quince días y, cuando están más fuertecitas, lo traslado al campo. Tenemos un predio en Cabana, alejado de los agroquímicos, con colmenas en producción.

EM: ¿Las avispas producen miel?

SC: Las avispas producen miel en menor cantidad que las abejas. Tienen una genética diferente, ya que su aguijón es retráctil, pican a repetición y a veces hasta muerden (el dolor dura como cuatro días). La abeja retrae su aguijón una vez y muere en el momento que pica. Nosotros no trabajamos con avispas a menos que sea muy necesario. En ese caso, las sacamos y las liberamos en el campo.

EM: ¿Alguna vez sufrió picaduras graves?

SC: Me pican todo el tiempo, pero graves, ninguna, siempre voy muy protegida. A veces me pican porque las aprieto con el pliegue, como cuando me agacho en la parte de atrás de la rodilla, pero ni me molesta, ya estoy inmunizada. Además, es muy bueno para la artrosis y la artritis.

Apicultora al rescate 5
«Cuando el panal crece lo suficiente, la gente que vive alrededor le tiene miedo y las terminan matando o quemando».

EM: ¿Por qué es importante no matar a las abejas?

SC: Si matáramos a las abejas, la vida humana desaparecería en cuatro o cinco años, porque desaparecería la comida vegetal y los animales que se alimentan de ella, y los carnívoros que se alimentan de esos herbívoros, y así sucesivamente. Debemos entender el concepto ecológico, que el mundo le pertenece a los insectos, a los animales, el hombre sólo es un animal más.

EM: ¿Sólo vecinos de Mendiolaza pueden contactarla?

SC: De Unquillo también. Hemos construido un grupo de “Apicultores al Rescate”, en este momento somos cuatro personas (todos matriculados), con equipos de seguridad para las abejas, para nosotros y para la gente que nos llama. Nos ocupamos que la cuadra esté en orden, les decimos qué tienen que hacer y todo sale perfecto.

La mayoría de las personas hacen humo, les ponen agua con detergente y la abeja se vuelve muy agresiva, por ende, puede picar, no solucionan el problema y se lastiman.

EM: ¿Cómo pueden contactarla?

SC: Llamando a los bomberos de Mendiolaza, Seguridad Ciudadana o a la Municipalidad. O a través del Facebook “Rescate de abejas”.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: