Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Promesa de atletismo

Agustina Farías, Valentina Farías y Martina Araya, tres nombres que poco a poco van ganando terreno en el atletismo nacional. Luego de sus pasos por los Juegos Nacionales Evita, las deportistas y su entrenador, Juan Farías dialogaron con El Milenio acerca de esta notable experiencia.


Por Ignacio Parisi | ignacioparisi@elmilenio.info

Colaboradores: Agustín Boban. 4°B IMVA.

Brisa Farias e Irina Almada. 4°A IENM.


A veces sólo falta un incentivo, una chispa. Algo que encienda la curiosidad en el momento adecuado, como les ocurrió a Martina Araya (13), Agustina Farías (13) y Valentina Farías (15) con el atletismo. “Los chicos se preguntan a veces ‘¿Qué es eso?”, reconoce Juan Farías, padre y entrenador de Valentina y Agustina. Tal cual ocurre en la vida cotidiana, en Argentina, el atletismo es ese espejismo que resplandece cada cuatro años, con un tal Usain Bolt o Michael Phelps, o algún héroe desconocido que se pone la celeste y blanca, para demostrarnos en un juego olímpico que nuestro país es mucho más que solo fútbol.

Las hermanas Farías y Martina Araya son un claro ejemplo. Tres pequeñas atletas que crecen a pasos agigantados, dejando de lado tiempos libres y energías en función de mejorar cada día.

Sin embargo, el atletismo no es solo la exigencia, sino también la capacidad para generar deportistas integrales, con múltiples capacidades. En el caso de Agustina Farías, su especialidad es el lanzamiento de martillo, una prueba de altísima complejidad y precisión. En relación a esto, la más chica de las Farías afirma: “Es muy técnico el lanzamiento. Hace falta fuerza pero también mucha precisión técnica”. A su vez, su padre y entrenador agrega: “Dentro de los lanzamientos están el de bala, disco, jabalina y martillo. De todos el más técnico es martillo”.

Por su parte, Martina Araya se especializa en salto en largo y carrera de 80 metros con vallas. Mientras que Valentina Farías, con quince años, es la más experimentada y sus pruebas principales son el salto con garrocha y velocidad con vallas en las modalidades de 80 y 295 metros.

Como frutilla del postre para un gran año deportivo, Martina Araya, Valentina Farías y Agustina Farías estarán participando del Campeonato Nacional Sub 16 a disputarse en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo.

El Milenio: ¿Cómo vivieron esta competencia?

Valentina Farías: Yo fui el año pasado por primera vez. Es una experiencia muy linda y siempre te quedan ganas de volver.

Agustina Farías: Aparte aprendés muchísimo de otras personas. Yo ya había participado antes.

Martina Araya: En mi caso este era mi primer año. Estuve un poco nerviosa, pero igual fue increíble.

EM: Teniendo en cuenta que había un campus en el que convivían con atletas de distintos lugares del país: ¿Tuvieron tiempo para relacionarse, compartir experiencias, ver otras realidades?

VF: Sí, porque no competíamos todos los días, ni todo el tiempo. Eran bastante variadas las jornadas, y cuando no competíamos hacíamos amigos de otros lugares. También en las pruebas, mientras estábamos en la cámara de llamada compartíamos charlas.

AF: A veces íbamos a la pista a alentar a otros competidores.

EM: ¿Qué pudieron observar del nivel de los demás competidores de otras provincias?

VF: Hay muchos atletas que resaltan por sobre los demás, son muy buenos.

AF: El profesionalismo y la seriedad con la que se toman el deporte.

EM: ¿En qué aspectos piensan que estuvieron a la altura y cuáles tienen que mejorar?

AF: A mí, para ese tipo de torneos, me hace falta tranquilizarme, porque los nervios juegan en contra. Ves un lugar con muchísima gente y pasa eso.

MA: Yo en las carreras con vallas creo que no tengo que saltar tanto, sino “pasarlas”. Saltando se pierde mucho tiempo en el aire, además de que genera otro desgaste.


La experiencia, como pilar del talento


El Milenio: ¿Tan diferentes son los Juegos Evita en relación al resto de los torneos que hay en el calendario?

Juan Farías: Sí, además de ser una competencia muy importante, es muy distinta como experiencia. Te deja tiempo para que los chicos se relacionen, para recorrer el lugar, la ciudad donde se realizan, encontrarte con otras delegaciones. Los participantes se ponen a cantar, a alentar juntos, intercambian sus vestimentas el último día, es muy particular lo que se genera ahí.

EM: Acerca de tu participación como entrenador en los Juegos Evita: ¿De qué manera determinan y arman los equipos de carreras con relevo?

PF: Lo hacemos conjuntamente con otra profesora, analizando todas las variantes que se tienen en cuenta para una posta, evaluando por ejemplo a los saltadores, que también suelen desempeñarse como velocistas. Vemos sus antecedentes en competencia y vamos armando los relevos, viendo qué posición ocupa cada uno. Hay algunos atletas que no son buenos recibiendo la posta, de modo que hay que ponerlos en la largada, para que solo deban entregar. Hay otros que tienen buen remate y reciben bien. Cada pieza tiene que estar en su lugar para lograr el mejor tiempo posible.

Juan Farías juntos a sus tres hijas. Familia atleta.

EM: ¿Por qué aquellos que hacen salto se destacan también en carreras de velocidad?

PF: Porque los lanzadores y los saltadores tienen, a nivel fisiológico, muchos componentes de fibras rápidas, y eso es determinante a la hora de la velocidad. De hecho es parte de su disciplina, los lanzadores tienen que ser rápidos y con gran reacción. Los que saltan en largo deben correr a gran velocidad para llegar lejos en el salto, todo eso los convierte en potenciales buenos velocistas. No al nivel de un especialista en esa prueba, pero sí pueden completar un equipo de relevos.

EM: ¿Qué posibilidades existen de que atletas juveniles logren obtener becas para su entrenamiento, y puedan prepararse en el CENARD?

PF: Para una beca tenés que ser un atleta olímpico, o haber ido a un mundial. Los atletas cuyos sueldos son sostenidos por el Estado son muy pocos y son mayores. Podés ir a entrenar al CENARD si pertenecés a algún club de Buenos Aires,  pero es muy restringido el acceso. No es para cualquiera y a la edad que tienen Agustina, Martina y Valentina es aún más complejo porque están en una etapa formativa. Por eso ellas hacen de todo en sus entrenamientos. La idea es que pasen por todas las pruebas hasta que ya tengan diecisiete o dieciocho años, y ahí ya puedan enfocarse puntualmente en una sola prueba. Sin embargo, ellas ya van viendo cual les gusta más.


Las grandes actuaciones de estas tres atletas destacadas, las posicionaron como campeonas provinciales, y cuando ya pensaban en sus objetivos para el 2018, un nuevo desafío les toca la puerta. Resulta que fueron convocadas a disputar el Campeonato Nacional de Menores de 16 años en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo, representando al equipo de Córdoba. Tal parece que esto recién comienza.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: