Una mezcla deliciosa

La democratización de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) revolucionaron por completo el mundo de la gastronomía dando como resultado una mezcla deliciosa.


 Por Matías Pérez | matiasperez@elmilenio.info


¿Para qué ir a un restaurante internacional si se puede tener en casa ya mismo? La historia de la gastronomía se transformó por completo con la llegada de la red de redes y era más que seguro que si un usuario utilizaba Internet para “suplir” a un médico, también lo iba hacer para cocinar.

REDES SOCIALES COMO INSTAGRAM O PINTEREST SALEN TRIUNFANTES CUANDO SE TRATA DE MOSTRAR DETALLES CULINARIOS.

La relación entre la cocina y lo medios de comunicación en los hogares argentinos viene desde el pasado siglo, cuando Doña Petrona cocinaba junto a su ayudante Juanita. Su público llegó a la cocinera gracias a la televisión en blanco y negro, y a su libro, aún entre los más vendido en Argentina.

Pero llegó la TV a color y este país comenzó a codearse con los más grandes en materia de contenido audiovisual, es imposible olvidar cuando las mamás, abuelas – y a escondidas, sin aclararlo y de reojo, los papás y abuelos– miraban con fanatismo Utilísima o Canal Gourmet.

Sin lugar a dudas que la patinadora Maru Botana con sus empalagosos pasteles, Choli Berreteaga, con el inolvidable “estamos cheteando”, y tantos otros cocineros, fueron los primeros influencers de cocina argenta.

Después vino el formato “for export” y programas como Masterchef consumaron el sueño al espectador, nunca había sido tan fácil ser cocinero.

De cierta manera, lo anterior podría ser la génesis de que gran parte de la población quiera relacionarse con la cocina e Internet vino como anillo al dedo, algo así como cuando Facebook cumplió el deseo de la vecina chismosa.

Los datos importan

El tiempo pasó, el amor por la cocina se mantuvo pero cambiaron los medios de transmisión.

La presencia de las recetas de cocina y los contenidos gastronómicos en Internet ha terminado por darle un giro importante a la disciplina culinaria. La gente busca recetas exóticas, recetas típicas, recetas antiguas, rápidas, complejas, fáciles, con microondas y de todo lo imaginable.

Desde El Milenio se decidió utilizar el increíble servicio de Google Trend para averiguar sobre como los usuarios de la red en la región buscan todo lo relacionado a recetas. Es recomendable este método para quienes se quieran posicionar como influenciadores gastronómicos.

EN LOS ÚLTIMOS TIEMPOS, LAS TENDENCIAS HAN CAMBIADO DE TAL MANERA QUE, ACTUALMENTE, LA COMIDA ES UNO DE LOS TEMAS MÁS RECURRENTES EN EL MUNDO DIGITAL. DE HECHO, LA ETIQUETA #FOOD TIENE MÁS DE 150 MILLONES DE PUBLICACIONES EN INSTAGRAM, SEGUIDA DE CERCA POR #FOODPORN O #FOODIES, MUY POR ENCIMA DE LA ETIQUETA #POLÍTICOS.

De esta manera, se buscó la palabra “receta”, arrojando como resultado en el top 5: “recetas fáciles, pami recetas, recetas dulces, recetas de comidas, cocineros argentinos recetas”. A su vez, se seleccionó la palabra clave del puesto número uno, “recetas”, y esto sucedió: “recetas fáciles y ricas, recetas de tortas fáciles, recetas de postres fáciles”.

Triunfante salió lo fácil, como el programa de Choli, “Cocina Fácil”, es que suele pasar, cuando caen visitas y surge la pregunta “¿Qué cocino?” por lo que se termina gugleando lo fácil.

Foodies versus Prensa

Aún está muy fresca la época en que las recetas se pasaban de generación en generación, de madres a hijas, y así sucesivamente, mientras que ahora, y según indica el estudio de Sopexa, el 89% de la población busca las recetas de cocina en la web donde reinan los foodies, un 62% en la prensa y tan solo un 48% se dirige a la familia o amigos:

  • El ‘foodie’ es aficionado. Le gusta comer y compartir sus experiencias en la red, a diferencia del comunicador, que es un profesional con formación especializada.
  • El ‘foodie’ difunde información, mientras que el experto en comunicación alimentaria la utiliza de forma estratégica para comunicar más y mejor, edita, integra contenidos textuales, audiovisuales y multimedia.
  • El ‘foodie’ difunde información, mientras que el experto en comunicación alimentaria la utiliza de forma estratégica para comunicar más y mejor, edita, integra contenidos textuales, audiovisuales y multimedia.
  • El comunicador alimentario diseña experiencias gastronómicas haciendo servir todos los recursos de la red, el neuromárqueting y el ‘storytelling’.

 

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso – Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

ESTAMOS SEGUROS QUE TE VA A GUSTAR

Comentarios en Facebook

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: