Scout toda la vida

Scout toda la vida

Colaboración: Rocío Bennazar y Rosario Centeno (4to IENM). Giuliana Darsie, Tomás Alfei y Tiziano Amara (4to IMVA).


Con 50 años recién cumplidos, el Grupo Scout Cura Brochero 292 es uno de los más antiguos de Sierras Chicas. Fue creado un 5 de septiembre de 1971 por el impulso del querido padre Humberto “Cacho” Mariani, tan solo un año después de su llegada a la parroquia de Villa Allende. 

En la actualidad, la agrupación cuenta con más de 80 integrantes de 7 a 21 años de edad, dirigidos por Mariano Chopita. “Yo empecé a los 8 años, hoy tengo 31 y creo que ser scout es una labor solidaria que te marca para toda la vida. Es un espacio desde el cual podemos mejorar nuestra ciudad”, comenta el actual dirigente, que todas las semanas se las arregla para repartir su tiempo entre el trabajo, el estudio y la tarea que lo apasiona.


El Milenio: ¿Cómo surgen los scouts de Villa Allende?

Mariano Chopita: El grupo nace gracias al padre Humberto Mariani, que fue quien vio la necesidad de generar un espacio para los jóvenes que en ese momento no existía. Si bien ya había grupos scout en el mundo, nuestra región no contaba con ninguno, así que, junto a su hermano (que también era cura), decidió traer esta institución a Villa Allende. 

EM: ¿Qué valores promueve el movimiento scout en general y el Grupo Cura Brochero en particular?

MC: Solidaridad, compañerismo y amistad son los valores básicos que nosotros queremos transmitir, que en realidad cada uno ya los trae de casa, pero acá los reforzamos a través de diversas actividades vinculadas sobre todo a la vida en naturaleza.

Nuestro grupo particularmente ha trabajado mucho con el Hogar Bethel, que alberga niños en distintas situaciones de vulnerabilidad, con discapacidad o que no tienen padres, entonces viven allí. Fuimos uno de los primeros grupos en darle un espacio tan prioritario a esta institución, de alguna forma somos “pioneros” en generar inclusiones en ese sentido. 

EM: Siguiendo esa línea, ¿han tenido compañeros o compañeras con discapacidad a lo largo de su historia?

MC: Sí, en este momento me acuerdo de Eduardo, un scout con síndrome de Down que estuvo mucho tiempo con nosotros. También tuvimos chicos con trastornos del espectro autista, con discapacidades motrices y con todo tipo de particularidades. Eso es motivo de orgullo y alegría para nosotros porque le damos la posibilidad a todo el que quiera formar parte. No hay nada que nos limite a nosotros o los limite a ellos a la hora de integrarse al grupo. 

EM: ¿Cuáles serían los principales hitos y personas que marcaron la historia del Grupo Cura Brochero en estos 50 años?

MC: Entre las personas, no podemos dejar de mencionar al padre “Cacho” Mariani y al “Pelado” Caselia, el primer dirigente scout. Ellos fueron quienes más marcaron la trayectoria del grupo.

Entre los hitos tenemos algunos buenos y otros malos. Uno positivo es haber conseguido nuestro espacio propio en Santiago Derqui 83, lo que obviamente nos permitió crecer y proyectar mucho más. 

También tuvimos momentos más tristes, como el fallecimiento del padre Mariani, que era nuestro pilar y respaldo en el movimiento scout a nivel general, y por supuesto, la inundación de 2015, que afectó directamente a nuestra sede, ubicada al lado del arroyo. 

EM: En ese sentido, ¿cómo se recuperaron del 15F y cómo trabajaron con la sociedad afectada? 

MC: Realmente nos costó un montón porque perdimos mucho material, mucha historia y muchos elementos que nos habían marcado a lo largo del tiempo. Hoy en día nos seguimos recuperando, mejorando nuestro espacio de trabajo.

Al mismo tiempo, laburamos en conjunto con distintas organizaciones para asistir a las familias que habían sido afectadas. Ayudamos en la limpieza de la ciudad y sobre todo de los hogares, apoyando constantemente a las personas que han sufrido en carne propia esta terrible inundación que marcó a Villa Allende.

EM: ¿Cuáles dirías que son sus principales tareas y aportes a la ciudad hoy en día? ¿Cómo es la relación con la sociedad e instituciones de la Villa?

MC: La relación siempre fue buena, por suerte. Llegamos a distintas instituciones, como la parroquia y la Municipalidad, con sus distintas áreas y entes. Eso está bueno porque creo que todas las organizaciones de Villa Allende deben trabajar solidariamente y en red para que cada una pueda crecer y, sobre todo, ayudar al mejoramiento de la ciudad, que es lo más importante.

Nuestro trabajo actual se concentra en ese objetivo y en la generación de un espacio específico para los jóvenes, su crecimiento y aprendizaje, desde donde puedan participar e involucrarse directamente con la ciudad. 

En este sentido, realizamos múltiples actividades. Nuestra última acción como grupo fue una limpieza del arroyo Saldán, partiendo desde el ex Anfiteatro, que se hizo en conjunto con el municipio y otras instituciones. 

EM: Con el pasar del tiempo, ¿han adaptado sus valores? ¿Fue cambiando lo que querían transmitir?

MC: Los valores no se cambian, pero sí quizás la forma de transmitirlos, porque no son iguales los jóvenes de hoy que los jóvenes de los 70 u 80. Es decir, creo que los valores siguen siendo los mismos, pero los vamos adecuando a las necesidades actuales y los transmitimos de distinta manera para que lleguen mejor a los jóvenes.

EM: ¿Qué significa para ustedes ser scout? ¿Es lo mismo serlo hoy que hace 50 años? 

MC: Yo creo que un scout siempre va a ser scout. Hay una frase que dice “Scout un año, scout para toda la vida” y es así. El pasar por el movimiento, ya sea un año o cinco, te marca. Otra de nuestras frases refleja la idea de “Ser optimista ante las dificultades” y eso es algo que como personas tratamos de sostener todos los días. Por eso creo que el grupo ha llegado a los 50 años, porque siempre hemos tratado de mejorar a pesar de las adversidades y las cosas malas que nos sucedieron.

Redacción El Milenio

Periódico El Milenio y la página web www.elmilenio.info son un Proyecto Comunicativo Escolar de la FUNDACION JOSEFINA VALLI DE RISSO, que gira con el nombre de fantasía Instituto Educativo Nuevo Milenio e Instituto Milenio Villa Allende.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: