Una voz en crecimiento

Una voz en crecimiento

Por Melisa Gallardo (4to IENM). periodico@elmilenio.info


Jade Isabel Martínez nació en Córdoba, pero se mudó al Pueblo de los Artistas a los 8 años. Criada en un entorno constantemente conectado con la música, cantar fue la cualidad que le encantó desde su niñez. Con apenas 15 años, la joven ya ha cumplido muchas metas como músico, pero sueña en grande y todavía tiene un largo camino por recorrer.

Cantante, intérprete e instrumentista (toca la guitarra eléctrica y criolla, el piano y hasta ha incursionado en el violín), es dueña de una hermosa y atrapante voz que imprime su estilo personal en cada tema. 

Aunque no se encasilla en ningún género, se lució interpretando “Intento” en la versión original de Fondo Flamenco, durante una de las ediciones de Alchaperío el año pasado. En marzo de 2021, la joven protagonizó su propio especial en el streaming más importante de Sierras Chicas, acompañada por los músicos Nicolás Rubinstein (fundador de esta iniciativa virtual nacida en pandemia) y André Maurel.


El Milenio: ¿Qué fue lo que te llevó a cantar?

Jade Martínez: Yo creo que siempre canté un poquito, todos lo hacemos. Cantar es una manera muy creativa y sincera de expresarse, es como mostrarle el alma al otro, como dice mi profe. Mi abuelo siempre cantó y ya de chica, cuando iba a su casa, lo imitaba. 

Después empecé violín y repetía las melodías que escuchaba, así me fui haciendo cada vez más cercana al instrumento de la voz. Con el tiempo, comencé a acompañarme con la guitarra y me di cuenta que me gustaba cómo sonaba, que quería desarrollar más esa cualidad.

Cuando en el colegio se hizo un evento llamado “La noche de los talentos”, me pregunté a mí misma por qué no lo intentaba, quería saber qué se sentía al cantar en público. Así que me presenté y, cuando me subí al escenario, me di cuenta que realmente me gustaba estar ahí, que ese era mi lugar.

EM: ¿Crees que esta cualidad del canto es una herencia de familia?

JM: No sé si se puede decir que el cantar o el talento del canto se “hereda”, creo que se transmiten las ganas de hacerlo. En mi familia siempre tuvo un lugar importante la música. Mi abuelo materno fue cantante de tango un montón de años, mi papá toca la guitarra y también canta, así que me ayuda a estudiar música. Recibo muchísimo apoyo de mi entorno.

EM: Aparte de estudiar música, también practicás gimnasia rítmica. ¿Cómo te organizás para hacer todas estas actividades y no descuidar el colegio?

JM: Básicamente, a la mañana voy a la escuela y por la tarde hago lo mío. Cuando tengo que estudiar para exámenes o hacer tareas, reparto el resto del día entre mis actividades y las del colegio.

EM: ¿Tenés tiempo para relacionarte con tus amigos? 

JM: Sí, obvio, para los amigos siempre tiene que haber tiempo. Yo creo que si realmente los querés y tenés ganas de juntarte con ellos, vas a poder hacer un espacio en tu horario para verlos y pasar el tiempo juntos.

EM: ¿Cómo seguiste con tus prácticas durante la pandemia? ¿Se te complicó mucho?

JM: Al principio de la cuarentena no hice nada, pensando que ya iba a pasar. Hasta que acepté el hecho de que tenía que quedarme en mi casa y seguir con todas mis actividades, así que me organicé para no dejar de practicar. Se me complicó, porque sentía la necesidad de tener alguien a mi lado que me diera explicaciones y ejemplos, pero me las tuve que arreglar de manera virtual, como todos.

EM: ¿Cuáles fueron tus primeras presentaciones? ¿Pudiste hacer alguna el año pasado?

JM: Mi primera actuación en vivo fue aquella de “La noche de los talentos” y la segunda fue una exhibición de fin de año en la casa de Nico Rubinstein. Estuve en un programa televisivo, también canté en algunos bares y durante la pandemia tuve varias presentaciones virtuales.

De hecho, participé en tres ediciones de Alchaperío, en el canal de YouTube de Nicolás (canté “Nada es para siempre”, “Summertime” e “Intento”), y hasta tuve un especial propio, con siete temas de estilos distintos. Elegíamos las canciones con Nico y él hacía la base con los demás músicos. Cuando estaba lista, me la mandaba y yo estudiaba la canción, sola o con mis profes. Después iba al estudio y la grababa.

EM: ¿Podrías contarnos sobre tu experiencia en “Distracción Fatal” del canal Audiovisión?

JM: Realmente fue muy loco porque estaba re nerviosa y, cuando pasé a cantar, me acuerdo que sentí que duró tres segundos y listo, ya había terminado, entonces no era muy consciente de cómo me había salido. Aparte no sabía mucho cómo funcionaba la dinámica de la tele y era en vivo, así que, si te equivocabas o te salía algo mal, no podías intentarlo de vuelta. Nada paraba, todo fue muy rápido.

EM: ¿Estás componiendo algo? ¿En qué te inspirás para componer?

JM: Sí, hasta ahora compuse tres canciones, espero poder grabarlas. No me inspiro en nada en particular, simplemente me siento e intento implementar lo que me enseñan. Una vez que sacás la armonía de la canción, por lo menos de la estrofa, y luego la melodía, sacás la letra. Lo escucho y me suena a algo triste o feliz o algo romántico o que habla de tal cosa, entonces voy probando. Te puede llevar a un tema en particular para la letra. Además, cuando leo, voy sacando ideas de frases que me gustan, para implementarlas después en las canciones.

“Creo que siempre canté un poquito, todos lo hacemos. Cantar es una manera muy creativa y sincera de expresarse, es mostrarle el alma al otro. Quiero seguir con esto a lo largo de mi vida”

Jade Isabel

EM: ¿Has ganado dinero gracias tus presentaciones? ¿Pensás dedicarte al canto como profesión?

JM: Por suerte sí, tuve mis recompensas y me gustaría seguir ganando dinero para poder pagar mis clases extracurriculares, eso me serviría mucho. Realmente pienso estudiar la carrera de Música en la Universidad Nacional de Córdoba. Quiero dedicarme a esto porque es lo que más me gusta y tengo muchas ganas de seguir con el canto a lo largo de mi vida. 

Redacción El Milenio

Periódico El Milenio y la página web www.elmilenio.info son un Proyecto Comunicativo Escolar de la FUNDACION JOSEFINA VALLI DE RISSO, que gira con el nombre de fantasía Instituto Educativo Nuevo Milenio e Instituto Milenio Villa Allende.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: