Deportes Edición impresa

Legado de fierro

Herman Ochetti, piloto de Salsipuedes, se encuentra segundo en una de las categorías más importantes del Córdoba Pista. En diálogo con El Milenio, el conductor de 27 años analiza sus comienzos en el automovilismo, la influencia de su padre y la importancia del trabajo mental a la hora de competir.

Colaboración: Candelaria Bronstein y Francisco Brasca (4to IENM). Martina Inda y Lucrecia Barraco (4to IMVA).

Se sabe que la pasión por los fierros suele ser un legado, una tradición familiar de larga data, anclada en los motores. Para los aficionados de las carreras, la Fórmula 1 es la competencia más importante del mundo. La velocidad, el nivel superlativo de las máquinas, los pilotos estrella y las grandes infraestructuras están ahí.

Pero en las familias fierreras de Argentina se respira una historia distinta. Nos gusta la Fórmula 1, por supuesto, pero también se atesoran momentos de otras categorías, plagados de emoción y destreza. Para los fanáticos del automovilismo nacional, los mediodías en pistas ventosas, los sobrepasos dramáticos en circuitos regionales o las largadas accidentadas que tuercen el rumbo de los campeones, son un alimento indispensable.

Por eso los padres les recuerdan a sus hijos e hijas las hazañas de pilotos alocados como Juan María Traverso, que a bordo de su Coupe Fuego, literalmente prendida fuego, cruzó la meta en llamas durante una de las carreras más épicas del TC 2000, en 1988.

Herman Ochetti, piloto de 27 años, se siente identificado con ese folklore. Desde muy pequeño, su padre lo impulsó hacia el automovilismo. “Pienso que correr en autos fue un sueño para él y terminó reflejándolo en mí. La verdad es que yo siempre me sentí muy cómodo y toda la familia me acompaña de la mejor manera”, reflexiona el joven de Salsipuedes.

Ya desde chico, admiraba al icónico y carismático Ayrton Senna, piloto brasileño que se convirtió en una de las más grandes figuras de la historia de la Fórmula 1, antes de su trágico final en las pistas italianas. “Hay muchas razones por las que pienso que Senna fue el mejor de todos. Antes en la Fórmula 1 se corrían carreras de pilotos, ahora son carreras de autos. Es decir, hoy esa competencia se define más por la calidad del vehículo, que por el talento y el trabajo del conductor. Además, la personalidad de Senna era increíble. Su manera de vivir las carreras y de tomar riesgos era insuperable”, transmite Herman.

Ochetti compitió por primera vez arriba de un karting en un zonal que por aquellos tiempos se realizaba en Malagueño. Ante la orgullosa y sorprendida mirada de su padre, el joven terminó la carrera imponiéndose a todos sus contrincantes. “Fue una sensación tan poderosa y extraña que inmediatamente despertó en mí la pasión y el desafío de competir. Desde ese momento no frené y hasta el día de hoy sigo corriendo en zonales, siempre tratando de mejorar y avanzar”, destaca Ochetti.

Actualmente, el joven ocupa el segundo lugar en la categoría Uno Competizione del Córdoba Pista. Foto gentileza quien corresponda.

Actualmente, el amante de la velocidad corre en la categoría Uno Competizione, una de las cinco del Córdoba Pista, como parte del Caviwa Racing Team. En un 2021 de retorno a la competencia oficial, el sierrachiquense ocupa el segundo lugar del campeonato, con siete carreras disputadas.

El Milenio: ¿Te costó pasar del karting al auto o fue una transición natural?

Herman Ochetti: La experiencia del karting me hizo todo mucho más sencillo, aunque al mismo tiempo hay muchos detalles técnicos que son distintos y a los que me tuve que adaptar. Lo cierto es que todo lo nuevo me genera adrenalina, me resulta emocionante. Adquirí mucha confianza rápidamente y eso me permitió también tener cierta seguridad a la hora de apostar y proyectar en el automovilismo.

EM: Sos un corredor sumamente mental, ¿cómo te preparás en ese aspecto para las carreras?

HO: Lo que hago es entrenar la cabeza, sobre todo durante las semanas previas a cada carrera. Aprendí bastante sobre programación neurolingüística, lo cual me ha ayudado muchísimo a superar miedos que traía. Como piloto creo que es importante trabajar en las emociones, en lo que no se registra a simple vista.

También he incorporado muchas técnicas para memorizar los circuitos. De esa manera uno tiene un mapa mental que te permite sentirte más cómodo al momento de la carrera. Esos ejercicios de memoria los practico en la cama. Me siento y simulo que voy manejando. Hago todo, los cambios, el movimiento de las curvas y eso me genera una gran confianza. 

En la categoría, todos los pilotos corren en Fiat Uno. Ochetti se encarga personalmente de preparar su auto. Foto gentileza quien corresponda.

EM: ¿Cuáles son tus próximos objetivos?

HO: Este año apunto a cerrar con mucha tranquilidad, con la idea de aplicar todo lo que pude trabajar durante el parate de la pandemia. El objetivo es terminar entre los tres primeros del campeonato, pero eso lo voy a ir midiendo a medida que me vaya adentrando en la competencia. Hasta el momento vengo muy bien.

Lo que me gustaría, más que nada, es terminar la temporada en un buen nivel, llegando con el auto en buenas condiciones y terminando todas las carreras. El año que viene reevaluaré si continúo en la misma categoría o no.

EM: ¿Alguna vez pensaste en dejar el automovilismo?

HO: Todos los días. Pensé muchas veces en dejar el deporte, porque a veces es frustrante tener que hacer tantas cosas para poder competir. En mi caso me toca cumplir muchos roles, yo me armo el auto completo y la verdad es que el desafío es enorme. Cuando las cosas no salen del modo que uno quiere, se vuelve difícil. Pero luego pienso en frío y me doy cuenta de que, si esto es lo que realmente me mueve, no lo puedo dejar.

EM: ¿Qué consejo le podrías dar a los nuevos corredores?

HO: Que confíen en su ética de trabajo y que le metan muchas ganas y esfuerzo. Hay que ser muy responsable y no caducar a la primera de cambio, porque en el automovilismo convivimos con el error todo el tiempo. Entonces hay que saber lidiar con la derrota y enfocarse en todo lo que uno disfruta arriba del auto. 

0 comments on “Legado de fierro

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: