Edición impresa Sociedad

La melodía de la inclusión

Considerando el arte como una herramienta para transformar el mundo y promover la integración social, la Orquesta Escuela Mediterránea se instaló en la región hace seis años. La meta es que todos los niños, niñas y jóvenes tengan la oportunidad de experimentar la música, creando vínculos, fortaleciendo su autoestima personal y expandiendo el acceso a la cultura.

Colaboración: Agustín Sassi e Ignacio Mirgone (4to IENM). Sol Acuña y Maite Berbotto (4to IMVA).


“Tocar y luchar” es el lema que guió los pasos de José Antonio Abreu, fundador del Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela. Con la labor iniciada en 1975, el activista se propuso democratizar la cultura y llevar la música a todas partes, desde los lugares más céntricos a los más remotos. 

Su legado trascendió las fronteras y llegó hasta Unquillo en 2015, con la creación de la Orquesta Escuela Mediterránea. Esta propuesta tiene origen en una convocatoria lanzada por la Fundación Pro Arte Córdoba para crear una filarmónica enmarcada en la Fundación Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Argentina (SOIJAr), entidad creada bajo los lineamientos de Abreu.

Así nació el proyecto con base en la capital cordobesa y un “núcleo” en el Pueblo de los Artistas a cargo de María Luz Estevan, docente de violonchelo y psicóloga. La profesional, que anteriormente había encabezado proyectos similares, señaló que el proceso de constitución fue a “cuentagotas”.

“Desde que empezamos, estuvimos apoyados por un montón de artistas y espacios, lo cual permitió que compráramos los primeros materiales. Después conseguimos que la Municipalidad se comprometiera a abonar parte de los sueldos”, recordó sobre esos comienzos.

“Dentro de las orquestas hay dos ramas, una impulsada por Nación, que son las llamadas ‘del Bicentenario’, y otra vinculada a lo social, alineada a las sinfonías venezolanas. La diferencia es que con estas últimas vamos a buscar a los chicos a los barrios y a los colegios, invitándolos a aprender”, detalló sobre la premisa que rige a la Orquesta Escuela Mediterránea. 

Todos para uno y uno para todos

En Unquillo, el proyecto congrega actualmente a casi 100 participantes (provenientes también de localidades vecinas). De manera gratuita, niños de cinco años hasta jóvenes que rozan los 20 se sumergen en el estudio de instrumentos orquestales como el violín, la viola, el contrabajo, el xilofón, los tambores y redoblantes, entre otros. 

El grupo generalmente realiza dos grandes conciertos al año, entre otros eventos más pequeños. Fotografías gentileza Verónica Sosa.


Para formar parte sólo es necesario “tener ganas y compromiso”, afirmó María Luz. “No hace falta saber tocar de antemano ni tener el instrumento, porque nos manejamos mediante un sistema de comodato, es decir, prestamos las herramientas para que las tengan en sus casas”, continuó la instrumentista.

No obstante, aclaró que un requisito fundamental es asistir al 80% de las clases para presentarse a los conciertos. “Somos bastante exigentes con eso porque es una cuestión de respeto con el grupo estar bien preparado. Además, para que la experiencia del estudiante sea buena, porque no es lindo estar sentado y no poder tocar alguna parte”, explicó la docente.

Los integrantes se dividen en función de su nivel. Estevan indicó que “no hay un programa que cumplir, sino que cada uno va a su ritmo”. “Tenemos una puerta de ingreso que es la Orquesta Inicial, donde cada alumno puede permanecer el tiempo que quiera, luego viene la Infantil y la Juvenil. Es otra forma de educar, cada uno avanza a medida que adquiere las habilidades”, añadió.  

Acerca del repertorio en el que se desenvuelven, la docente señaló que abordan sobre todo “lo comúnmente llamado clásico”, aunque también trabajan los estilos barroco, romántico y popular, como cuando interpretaron el hit de Luis Fonsi y Daddy Yankee, “Despacito”, adaptado a la sinfónica. 

De la mayoría para la mayoría

Uno de los principales objetivos detrás de esta iniciativa es que la música, “en vez de ser de una minoría para una mayoría, sea de una mayoría para la mayoría”. Esto significa que “todas las personas puedan acceder a la misma”, más allá de su posicionamiento geográfico, económico o social. 

“Estudiar un instrumento de estos implica pagar clases particulares o ir a un conservatorio, algo que no muchos pueden hacer por distintas razones”, señaló Estevan y subrayó el rol inclusivo que buscan sostener, acercándose a las instituciones educativas para fomentar la participación infantil y juvenil.

Siguiendo la teoría de Abreu, la idea de los propulsores es expandirse para que los estudiantes no deban trasladarse. A pesar de la necesidad de crear nuevos núcleos en ciudades aledañas, la situación económica perjudica esta expansión. Sin embargo, en Unquillo las puertas están abiertas para todos los interesados. 

Asimismo, otro propósito que persigue la orquesta es el de “crear ciudadanía”, a partir del fomento de valores como el esfuerzo y el trabajo en equipo, ya que “la base es colectiva y, para sonar bien, todos tienen que poner de su parte”. Así, la colaboración mutua se va gestando naturalmente, aseguró la coordinadora.

“Cuando un niño ingresa, se producen muchos efectos positivos al sentir que está pudiendo crear algo bello junto a los demás”, amplió. En este marco, concluyó expresando su orgullo por la “red” que se formó a lo largo de estos años, sobre todo con las familias.


Una gran comunidad

El sistema de comodato móvil que utiliza “La Mediterránea” requiere de colaboración para seguir funcionando óptimamente. Por eso se reciben instrumentos o concesiones “espontáneas”. Asimismo, se necesitan donaciones para abonar en su totalidad los sueldos de los docentes, lo que representa una problemática constante.

“Siempre estamos en la cuerda floja”, lamentó María Luz. Para suplir estas necesidades, la orquesta generalmente realiza eventos y pone en marcha diversas estrategias para conseguir dinero. A su vez, cuenta con una “campaña de pequeños donantes” que mes a mes hace su aporte. Para sumarse y ayudar, se puede completar formulario virtual en el siguiente link. 

0 comments on “La melodía de la inclusión

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: