En el transcurso del 20 de agosto se firmará el mismo entre ambas partes. El punto más importante, explicó Claudio Luna, Sec. Gremial, es que se asegura la estabilidad laboral hasta fin de año. Sin embargo, por disposición de la Provincia no volverá a funcionar el servicio hasta nuevo aviso.

Luego de 130 días de conflicto, el sindicato que núclea a los trabajadores, AOITA, y los empresarios del transporte llegaron a un acuerdo que pone fin a una puja que comenzó en abril. El mismo, será firmado por ambas partes e institucionalizado durante la tarde del 20 de agosto y consiste en un arreglo referido tanto a la deuda que derivó del atraso en el pago de haberes, como a la estabilidad laboral solicitada por el gremio, en medio de la crisis mundial.

Claudio Luna, Secretario Gremial, detalló a El Milenio que la seguridad de los puestos de trabajo está confirmada hasta el 31 de diciembre y consideró este punto como el logro “más importante”. Por otro lado, destacó la garantía de cumplimiento que se rectificó en esta oportunidad, a diferencia de veces anteriores.

“La Secretaria de Transporte sacó una resolución que implica que tanto el subsidio provincial como nacional van destinados con prioridad al pago de salarios. Después de abonar, las empresas tienen diez días hábiles para mandar los comprobantes de pago y eso los habilita a acceder a los montos del mes siguiente”, explicó.

En cuanto a la resolución en torno a los sueldos, expuso: “Los subsidios nacionales –actualmente hay dos meses de atraso- se estima que llegan la semana que viene y con eso se podría cancelar junio y julio, al 75% del salario neto de carácter no remunerativo”. Asimismo, el viernes 21 de agosto se depositaría una suma de 10.000 pesos “para dar un poco de oxígeno a los trabajadores”.

Posteriormente, el 15 de septiembre se abonaría lo correspondiente a agosto, mientras que, lo adeudado de un acuerdo anterior no cumplido y el aguinaldo al 100% se sumará y distribuirá en cuatro cuotas iguales y consecutivas. La primera de éstas se efectuará el 28 de agosto y luego el 5° día hábil de septiembre, octubre y noviembre.

“A partir de la semana que viene nos sentamos a ver como continuar”, agregó Luna sobre el panorama venidero. “Esto es recién el inicio, por más que hayamos resuelto el conflicto es el comienzo de una lucha por delante, porque el impacto de la pandemia es mundial y el gran desafío será transitar el camino hasta que llegue la nueva normalidad”, reflexionó.

“Esto es recién el inicio, por más que hayamos resuelto el conflicto es el comienzo de una lucha por delante (…)”

Cabe destacar que, igualmente el servicio no funcionará por disposición Provincial. Días atrás, en el Boletín Oficial se dio a conocer la medida, ya que el COE aún recomienda la “no utilización del servicio público de pasajeros interurbano e interjurisdiccional, por cuanto constituye un vector de riesgo que facilita la transmisión del COVID-19, según lo indican criterios epidemiológicos”.

Al respecto, Luna sostuvo que el Gobierno reconoció algo que trabó desde un principio la problemática. “Es lo que veníamos sosteniendo, de que si no había transporte excedía al conflicto gremial porque había y hay una decisión política, que se formalizó ahora”, concluyó.