Desde hace varias semanas vecinos y vecinas de distintas localidades denuncian desmontes a escala domiciliaria. Estas prácticas tienen un impacto ambiental que debe ser evaludado.

Hace varias semanas, vecinos y vecinas de Río Ceballos, más precisamente de barrio Ñu Porá, vienen denunciado desmontes ilegales a escala domiciliaria. Sin embargo, no es en la única localidad donde esto sucede. Tal es el caso de Salsipuedes, ciudad que ha sumado a la ola de denuncias en barrio Villa Silvina. 

Según se dio a conocer, ya se han presentado más de 40 denuncias por desmonte en la Perla de Sierras Chicas. Silvana Herrero, directora de Ambiente de la Municipalidad de Río Ceballos, contó a Radio Nexo que hay siete intervenciones sobre terrenos individuales. 

Quienes realizan estos desmontes son los mismos propietarios que, si bien tienen derecho sobre sus tierras, deben pedir un permiso en la Municipalidad para realizar cambios en el terreno, sea cual sea. 

La abogada Rocío Loza Serra explicó que “los desmontes en general, que se llevan a cabo en Río Ceballos, Salsipuedes o cualquier otra localidad de Sierras Chica, que se ve mucho y se ha dado mucho durante la cuarentena, son ilegales porque se hacen sin autorización”. 

A lo anterior agregó: “Cada municipio tiene regulado qué intervenciones de cobertura vegetal necesitan autorización. Río Ceballos tiene una ordenanza de cobertura vegetal del 2019 y una sobre usos del suelo del mismo año. Ahí se establece la protección de toda cobertura vegetal de cualquier estrato, (bajo, medio o alto), sea exótica o nativa”. 

Como se mencionó en esta nota, para intervenir la tierra se debe pedir autorización a la dirección de ambiente, la cual evaluará el caso de acuerdo al uso del suelo. En caso de que se autorice (ya sea para podar, extraer o hacer movimiento de suelo) establece las condiciones de esa autorización. También se ve si es necesario reforestar o qué corresponde hacer. 

Loza Serra destacó: “Cualquier persona que intervenga la cobertura vegetal, ya sea para poner alambrado, sin haber pedido la autorización, está cometiendo una infracción ambiental municipal. Pero además de eso, depende el tipo de proyecto del que se trate, si es un lote individual, donde está ubicado el lote, si esta en zona de reserva, si es un proyecto urbanístico o si tiene más de tres hectáreas”. 

Asimismo, agregó: “Hay ciertos casos en donde además de la normativa municipal se debe tener en cuenta la normativa provincial. Ésta establece ciertos criterios para los casos en los que deben pedir y lograr la licencia ambiental, que implica la evaluación de impacto ambiental, con estudio de impacto ambiental, audiencia pública y demás, que es lo que sucedió en Salsipuedes”. 

Cabe destacar, que en esa localidad sucedieron grandes intervenciones de más de tres hectáreas, en donde correspondía realizar todos los trámites de evaluación en la Provincia y obtener, además, la autorización el municipal. Si se obtiene sólo la autorización municipal y no la provincial, sigue siendo ilegal y viceversa. 

Se debe obtener ambas y cumplir con todos los pasos y requisitos. También se debe tener en cuenta la Ley de Bosques y el resto de las normativas ambientales que existen, que tienen que ver con otros el impacto hídrico y de biodiversidad”, explayó la abogada. 

Por otra parte, la letrada expuso: “Las medidas a tomar por parte de la ciudadanía primero que nada es denunciar en el órgano municipal que corresponda. Ahí intervienen los inspectores municipales. También existe la posibilidad de denunciar en Policía Ambiental, que es una organización provincial. En caso de que sean grandes proyectos o genere grandes impactos, también existe la posibilidad de que los ciudadanos accionen judicialmente. Por supuesto que también pueden organizarse, solicitar información y realizar reclamos en los medios de comunicación”. 



Y mencionó: “Por parte del Estado, lo que debería hacer, sobre todo el municipal que tiene mayor cercanía al territorio, es controlar que no se realicen este tipo de actividades. Deben realizar un control permanente de manera que haya prevención, educación y consciencia en la ciudadanía en general. Ya sea que tenga un lote o quiera adquirir uno”. 

Para concluir, Loza Serra destacó que el órgano municipal “debe intervenir cada vez que hay una denuncia, es decir, verificar el lugar, realizar el acta de constatación y después hacer la sanción, la cual puede consistir en multa o en multa y remediación, o sólo remediación, según el caso. También, debe paralizar las obras, eso corresponde desde el municipio”.