Río Ceballos: una vez más, contra la delincuencia 4

(Río Ceballos) – Ante la ola delictiva que viene afectando a Río Ceballos en los últimos meses, un grupo de comerciantes del centro de la ciudad organizó una movilización. Para los afectados, “la Perla de Sierras Chicas” ha perdido esa tranquilidad que la caracterizaba y ya no se sienten seguros en las calles ni en sus propios hogares.

Los casos más conocidos hablan de vidrieras rotas y robos durante la madrugada, principalmente a locales comerciales. Sin embargo, asaltos en la calle e ingresos a viviendas también son moneda corriente. Además, una nueva figura entró en la escena local: las famosas mecheras, que visitan los negocios, toman mercadería disimuladamente y se retiran sin abonar.

“Río Ceballos está a merced de los delincuentes, aunque la policía insiste en que son hechos aislados, los vecinos estamos preocupados. Los casos son numerosos y repetitivos, principalmente de noche, pero también de día”, declaró Nahuel Mordini, comerciante y uno de los organizadores de la marcha.

Por su parte, Daniel Lucca, presidente del Centro Comercial, Industrial y Turístico de la ciudad señaló a El Milenio: “Son muchos los sucesos y preocupantes, algunos a mano armada. Queremos explicaciones y soluciones de largo alcance, sino siempre hay una salida precaria”.

Además, Lucca aseguró que la población ya no quiere realizar las denuncias porque descree de la policía, por lo tanto, aún no hay un relevamiento oficial de los barrios más afectados. “El comisario, con los datos que maneja, puede dar un índice del delito, pero uno intuye que no es real porque mucha gente no va a denunciar”, explicó.

Soledad, una de las víctimas, sufrió dos robos con una semana de diferencia. “Entraron a mi casa apenas bajó el sol y se llevaron una bicicleta, garrafa y materiales. Hice la denuncia, pero me dijeron que era tarde”, indicó.

Pedido desesperado

Río Ceballos: una vez más, contra la delincuencia 5
Los vecinos sospechan que los ladrones provienen de Córdoba y otras ciudades aledañas, por lo que reclaman más control en las rutas de acceso a Río Ceballos.

Hartos de esta situación, alrededor de 50 damnificados salieron a las calles el 21 de octubre y gritaron “basta”. Cargando sus pancartas, se trasladaron desde el Paseo Humberto Francia hasta la unidad policial, solicitando una mesa de diálogo con las autoridades municipales y las fuerzas de seguridad.

La reunión tuvo lugar en el Centro Comercial, Industrial y Turístico. Omar Albanese, Martín Rivero, Alberto Varela y Francisco Mariño fueron representando a la municipalidad, el comisario Walter Barrera y el comisario inspector Oscar Lazarte, jefe del Distrito XIII, por el lado del cuerpo policial, y Nahuel Mordini y Gabriela Raviola representando a los afectados por los delitos.

Además, durante la jornada circuló un mapa para marcar los robos ocurridos y un petitorio que rezaba: “Nos reunimos cansados de sufrir estos acontecimientos, casi a diario (…) Nuestra ciudad ya no es más un lugar tranquilo donde poder desarrollarnos, vivir, criar a nuestros hijos y descansar en paz. La delincuencia se ha apoderado de las calles”.

En este sentido, los vecinos pidieron mejoras en el patrullaje policial y en la capacitación de los efectivos, mayor celeridad en las respuestas, más presencia en horas de la madrugada y ampliación del número de cámaras de vigilancia, entre otros reclamos.

Ana vive en barrio San Cayetano y fue asaltada bajo amenaza cuando regresaba caminando a su hogar. “Me dijo que me iba a pegar un tiro y me pidió la cartera, así que la tiré y él salió corriendo”, contó y añadió que en la comisaria no tuvo respuestas.

Las ¿respuestas? Obtenidas

Río Ceballos: una vez más, contra la delincuencia 6
Representantes del municipio y de las fuerzas de seguridad se reunieron con los damnificados.

Por su parte, el intendente Omar Albanese se mostró preocupado por la situación, pero aclaró que la seguridad es una “función indelegable de la policía” y que “la Guardia Urbana Municipal trabaja las 24 horas”, pero su tarea es limitada. “No me desligo de ninguna responsabilidad, pero tampoco me voy a agregar cosas que no me corresponden”, declaró el mandatario.

Anuncios

Mientras tanto, Lazarte afirmó que el índice de delincuencia ha bajado y que, junto a Walter Barrera, como jefes de la zona, tienen un plan estratégico de trabajo “con lineamientos claros para el procedimiento y el patrullaje”.

“Si ven algo que no les convence, pueden avisar en los grupos de WhatsApp y tomaremos las medidas correspondientes. Ponemos a disposición todos los recursos que tenemos, la sociedad debe ser nuestros ojos para poder advertirnos a tiempo”, señaló. “Todos los días nos juntamos, vemos hecho por hecho y analizamos cómo mejorar la prevención, pero el delito no es predecible”, apuntó de su lado el comisario Barrera.

Asimismo, ambos destacaron que circulan cinco móviles y que se incorporaron más infantes y motos que recorren las principales arterias. Sin embargo, los damnificados demandaron más presencia: “Sé que ustedes tienen gente, pero no se los ve, sobre todo en las calles laterales que son las más desprotegidas”, insistió la comerciante Gabriela Raviola.

A medida que pasaban los minutos, los vecinos, entre desanimados y furiosos, comenzaron a abandonar el salón y, tras más de una hora y media de reunión, no se llegó a un acuerdo. En este marco, Mordini opinó que la asamblea terminó de manera muy “abierta”, por lo que volverán a tratar el tema en un mes. Igualmente, manifestó su descontento por la poca concurrencia ciudadana. “Todos se quejan de la inseguridad, pero a la hora de salir y exponer la situación, no aparecen”, gatilló.

Una noche, Cristian salió de su casa en barrio Marino durante apenas una hora y, al volver, descubrió que le habían robado un televisor, una computadora, dinero y otras pertenencias. “Denuncié, pero nunca me contactaron desde la policía”, declaró.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.