fbpx
Anuncios
Espacio publicitario

¿Qué pasó con la fábrica de sillas “Rutili y Carpinetti”?

A 61 años de su aparición, las populares sillas de madera curvada son un clásico de bares, restaurantes y hogares de todo el país. Sergio Rutili, socio de la firma, habló con El Milenio sobre los orígenes de la histórica fábrica rioceballense.

¿Qué pasó con la fábrica de sillas “Rutili y Carpinetti”? 1
Actualmente, Rutili y Carpinetti cuenta con 14 modelos entre sillas, taburetes y mesas. Foto gentileza La Bonina – Organización de eventos y casa de té (Río Ceballos).

Colaboradores: Camila de Santis y Valentina Solís (4to IENM).

Fundada el 21 de enero de 1958, la reconocida empresa mobiliaria Rutili y Carpinetti S.R.L. lleva más de sesenta años en el mercado, manteniendo la producción artesanal de sillas, butacas y mesas de madera curvada que comenzó en el garaje de una casa. El proceso parte desde el tronco mismo del árbol y luego utiliza moldes de acero inoxidable para crear la curvatura que ya se ha convertido en la marca registrada de esta firma.

En diálogo con El Milenio, Sergio Rutili (hijo de Armando Rutili, uno de los fundadores de la empresa, y socio de Rubén Carpinetti) recordó los orígenes de esta tradicional fábrica de Río Ceballos.

El Milenio: ¿Cómo surgió la idea de abrir una fábrica?

Sergio Rutili: Mi papá vivía en Santa Fe, en la zona rural, y como era una familia grande y había necesidad de buscar otros rumbos, por referencias de otros conocidos, decidió establecerse en Río Ceballos.

Siempre había tenido en la cabeza la idea de fabricar algo que fuera propio. La silla surgió cuando conoció a un ingeniero naval italiano, don Luis Tribaudino, que fabricaba barcos en su país curvando madera con vapor o hirviéndola en agua (como de hecho hacía originalmente mi padre para fabricar las sillas). Con esa técnica surgió la idea de hacer este producto.

EM: ¿Por qué la fábrica se encuentra en Río Ceballos?

SR: Es una buena pregunta. Al establecerse mi familia en Río Ceballos, la fábrica comenzó en el garaje de una casa. Con el tiempo empezaron a ampliar y compraron el terreno donde está ubicada actualmente.

Al principio, nos instalamos allí por una cuestión de comodidad. Hoy en día no es una buena ubicación a nivel logístico, pero hace tantos años que estamos en Río Ceballos, que la fábrica de sillas ya es un clásico de la ciudad.

EM: ¿A quién pertenece este diseño tan particular?

SR: La idea original es del diseñador austríaco Michael Thonet, que empezó a usar estas técnicas en 1820. En Europa se utilizaba madera de haya, pero como acá no había, tuvieron que adaptar la idea a otros árboles que pudieran curvarse (actualmente usamos guatambú, que viene de Misiones).

Los estilos fueron surgiendo a partir de las posibilidades que daban los distintos materiales, es decir, se fue acoplando según cómo se doblaba la madera.

¿Qué pasó con la fábrica de sillas “Rutili y Carpinetti”? 2

“Es un orgullo para nosotros que hemos vivido toda la vida en Río Ceballos, saber que algunas personas, a lo largo del país, conocen la ciudad por nuestra fábrica”

EM: ¿Estas sillas están patentadas? ¿Fueron imitadas por otras fábricas?

SR: Sí, por supuesto. Hay sillas similares, pero el curvado, al ser un trabajo tan artesanal, se está dejando de lado. Ahora los muebles de madera curvada se hacen principalmente con multilaminado, ya que es más fácil de doblar.

EM: A pesar de que el diseño se mantuvo desde los principios de la fábrica, ¿tuvieron que invertir en nuevas máquinas?

SR: Sí, pero fundamentalmente para la terminación, porque las máquinas de elaboración (con las que se hace la base de la silla, la curvatura y el armado) son las mismas con las que se empezó y tienen más de 40 años. Hemos avanzado e invertido en la terminación, es decir, en el lustrado, acabado, aplicación de lacas y colores, etc.

EM: ¿Alguna vez se les ocurrió cambiar el estilo de sus productos?

SR: La verdad que no. Mucha gente nos pide artículos personalizados, pero es muy difícil salir del proceso estandarizado, porque hay que modificar la línea de producción. Además, sería muy caro porque es un producto artesanal. Pero las sillas clásicas se siguen haciendo exactamente igual a la primera que sacamos en 1958.

EM: ¿Por qué cree que un diseño tan clásico se sigue manteniendo en los negocios actuales?

SR: Probablemente porque es una silla muy fuerte, tiene una calidad superior al ser fabricada artesanalmente: las diferentes partes se producen, ensamblan, lijan y pintan a mano, eso le da un plus. Además, no tiene ninguna parte pegada, es toda atornillada, entonces tiene una fortaleza superior y tranquilamente dura muchos años si se la usa bien.

EM: ¿Alguna vez se imaginaron que la fábrica y sus productos llegarían más allá de Río Ceballos?

SR: La verdad que no. Por muchos años sólo vendimos en la ciudad de Córdoba. Después llegamos a Buenos Aires y con el tiempo, nos seguimos expandiendo. Actualmente, gracias a internet, vendemos muebles desde Santa Cruz (donde equipamos un hotel del mismo nombre) hasta La Quiaca. En este momento estamos haciendo un pedido para un salón de esa ciudad.

¿Qué pasó con la fábrica de sillas “Rutili y Carpinetti”? 3
Dónde consultar: www.rutiliycarpinetti.com.ar, info@rutiliycarpinetti.com.ar, Tel.: (03543) 451-559.

EM: ¿Se podría decir que Río Ceballos es conocida a nivel nacional también por su fábrica?

SR: En muchos casos, clientes de otras provincias nos mencionan a Río Ceballos porque saben que las sillas se fabrican acá. Es un orgullo para nosotros que hemos vivido toda la vida en este lugar, saber que algunas personas, a lo largo del país, lo conocen por nuestra fábrica.

EM: Deben tener varias historias para compartir…

SR: Muchos matrimonios jóvenes, cuando vienen a comprar, nos dicen: “por fin encontré la silla que tenían mis abuelos en su casa” y después, atando cabos, termina siendo que los abuelos también compraron la silla en nuestra empresa, porque hace 60 años que estamos. Hoy en día, no sólo vienen los hijos, sino también los nietos de los que nos compraron en la primera época de la fábrica.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: