El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Una Argentina de semis

Con una ventaja de 2-0, el seleccionado nacional consiguió la clasificación a semifinales de la Copa América.

Con una ventaja de 2-0, el seleccionado nacional consiguió la clasificación a semifinales de la Copa América.


¿Encontraste algún error? Avísanos

El partido comenzó con una Argentina buscando espacios, con mucha movilidad, despierta, dinámica y activa. Al final del minuto 9, llegó el primer gol argentino, de taco y de la mano de Lautaro Martinez, reafirmando su titularidad. A partir de ahí, Martínez hizo un partido excelente con inteligencia para participar del juego.

Venezuela, que hasta el momento se concentraba en defender, empezó a encontrar espacios por el lado de Foyth. A esta altura, el equipo de Dudamel tenía la necesidad de dominar el partido para revertir la situación en la que se encontraba.

La Argentina continuaba jugando con autoridad, a pesar no contar con una gran presencia de Messi. Casi al final del primer tiempo, el escenario comenzó a tornarse peligroso: Venezuela se acercaba al área nacional.

El segundo tiempo inició con un mejor rendimiento de Messi. El equipo nacional, que hasta ahora tocaba y movía rápido la pelota, comenzó a replegarse para defender. El conjunto rival se hizo más grande y acorraló a la Argentina en su área. Martínez estaba lejos del área en la que generaba influencia y Foyth, durante todo el partido, tuvo inconvenientes para defender ya que era desnivelado con facilidad. 

El plantel de Scaloni empezó nuevamente a ser más, intentaba desmarcarse y pegarle al arco apenas conseguía la pelota, lo más rápido posible. El encuentro se puso caliente. A Venezuela le faltaba creatividad, no así atrevimiento pero carecía de ingenio.

El momento pasional de la selección nacional pareció ser breve, ya que el rival se volvió un peligro latente. Argentina padecía el partido y era incapaz de jugar alrededor de la pelota, mientras que Venezuela no estaba lejos del empate. Jugando mejor y adueñándose del partido, los venezolanos buscaban revancha. 

Lo Celso, que había entrado en el minuto 67 tras la salida del Huevo Acuña, puso el grito en el cielo dándole a la Argentina el segundo gol, y con él, una bocanada de aire increíblemente necesaria. El arquero venezolano dejó la pelota boyando, y el jugador del Betis supo aprovechar el rebote en el momento de mayor adversidad para el conjunto nacional.

Si bien este fue el mejor partido de la selección en lo que va de la Copa América, con un rendimiento que hasta el momento dejaba mucho que dejar, es indudable que existen errores que convierten a la Argentina de más en menos. El conjunto albiceleste no logra continuidad en los encuentros y pierde el hilo de lo que sucede en la cancha. 

¿Los cambios? Dudosos. El rendimiento de Di María en este partido fue prácticamente nulo, con más malas que buenas. Habrá que esperar a ver cuales son las decisiones del DT para el duelo en semis. Por el momento, la Argentina debe concentrarse en su próximo rival, el clásico, Brasil.