Cómo saber si un perfume no te hace bien.

[dropcap]A[/dropcap] veces ocurre que la fragancia de un perfume nos conquista en el primer suspiro. Pero eso sucede en la tienda. La historia posterior de esta sobre tu piel quizá no sea tan interesante: el olor puede provocar fatiga y sensaciones desagradables. ¿Cómo entender que un perfume no es “tuyo” en absoluto? Para hacer la prueba, te bastará con un solo día.

En El Milenio descubrimos las señales principales que te indicarán si un frasco de perfume permanecerá o no intacto en el estante.

1. Percibe el perfume en ti media hora después de su aplicación

Por muy triste que pueda sonar, el perfume ideal “desaparece” de tu sentido del olfato en un tiempo máximo de 30 minutos tras su aplicación, es decir, cuando se abren las notas de fondo. Una estela de fragancia estará disponible para los que te rodean, no para ti.

Pero si percibes bien el perfume en ti incluso tras pasar media hora de su aplicación, eso significa que algunas de sus notas irritan constantemente tus receptores, y la sensación desagradable por dicha fragancia no tardará en aparecer.

2. Aparecen dolores de cabeza o irritaciones sin motivo

Puede sorprender, pero una fragancia inadecuada es capaz de provocar este tipo de sensaciones en tu cuerpo, y el dolor también puede notarse incluso en la parte superior del cuello. Esto indica que el olor te genera una irritación subconsciente, lo que provoca que los músculos se tensen.

Este efecto puede producirse no solo por utilizar un nuevo perfume, sino también por el aroma de una fragancia habitual. Por lo tanto, si has notado síntomas de este tipo, será mejor renunciar por un tiempo a dicho perfume.

Una irritabilidad sin causa aparente también puede darse por los efectos de la fragancia.

3. El aroma te gusta por la mañana y te molesta por la noche

El aroma de un perfume ideal parece agradable, sin importar si estás cansada o no.

Pero si la fragancia te parece bastante linda por la mañana y al llegar la noche su aroma empieza a molestarte, entonces las notas de ese perfume no consiguieron fundirse con el olor natural de tu cuerpo, por lo que este no es adecuado para ti.

4. El perfume no huele exactamente igual en la piel y en los tejidos que en las tiras de prueba

La propiedad más importante de un perfume es cómo este se abre. Por lo tanto, no vale la pena confiar en la tira de prueba “estéril” en la etapa final para su elección. Depende de las características de la piel cómo olerá exactamente la fragancia, y qué notas saldrán en primer plano.

El perfume puede percibirse de distinta manera en la ropa (algunos tejidos cambian su fragancia) y sobre el cabello, por lo que no estará de más hacer una prueba con cuidado de este sobre tus cosas favoritas.

5. Tras aplicar el perfume, aparecieron sensaciones desagradables o irritación de la piel

Si después de aplicar el perfume te invaden las ganas de estornudar, o peor, te pican los ojos, la nariz o la piel, este perfume no tiene ninguna posibilidad de combinar contigo. Este hecho solo significa que tienes alergia a alguno de sus componentes, por lo que no vale la pena aumentarla utilizando esta fragancia. El perfume no va bien contigo, más aún si en la zona de aplicación apareció incluso un ligero enrojecimiento, por no mencionar una fuerte irritación.

Sin embargo, esto no siempre supone que el perfume adquirido sea barato o de baja calidad: quizás, simplemente, no es para ti.

6. Una época del año inadecuada puede “estropear” la fragancia

Los amantes de los perfumes saben que este puede quedar bien o mal dependiendo de una u otra época del año. Y no se trata solo de una incomodidad personal cuando con un día de frío no te apetece sentir una frescura de hierbas, y las notas demasiado especiadas y cálidas te ahogan en un sofocante día de verano: la temperatura del aire puede alterar las propiedades de la fragancia, por lo que esta puede abrirse por su lado desagradable y generar rechazo.

En cuanto a la estación, en verano y en primavera se abren mejor las fragancias ligeras florales, cítricas, de hierbas y de agua. Mientras que el invierno y el otoño resultan ser las épocas perfectas para composiciones especiadas y dulces. Las notas de madera se consideran universales: suelen ser cálidas y oler bien en cualquier época del año.

7. Percibes una nota escurridiza que te molesta

No esperes que vayas a “acostumbrarte” a la fragancia si en general te gusta pero una de sus notas te causa emociones negativas. Con el tiempo, en su composición sentirás exactamente ese acento molesto.

Si quieres usar un perfume durante mucho tiempo, este debe gustarte desde la primera hasta la última nota.

8. Te gustan solo las notas superiores de su composición

Por esta misma razón, a la hora de probar y tomar la decisión de comprar un perfume, asegúrate de esperar hasta que la fragancia se abra por completo. Las notas superiores desaparecerán a los 10 minutos, por lo que las medias y de fondo son mucho más importantes. Deja que se abran sobre tu piel.

Nunca te bases en cómo huele el perfume en alguien más. La práctica revela que en diferentes personas la misma fragancia puede abrirse de manera tan diferente que a veces puede ser hasta difícil reconocerla. Los expertos del mundo del perfume aconsejan tomar la decisión de comprar uno al pasar, como mínimo, una hora tras la aplicación.

Bonus: cómo se abre un perfume dependiendo del tipo de piel

Los especialistas en perfumes clasifican la piel en caliente, fría y mixta.

Características de una piel caliente:

Se sonroja fácilmente y se broncea rápido.
Al pasar tu uña por la muñeca, en la piel quedará una línea roja.
No tienes mucho frío en el invierno.
La tensión es normal o elevada.
La piel es cálida al tacto, incluso en las plantas de los pies y las manos.
Las fragancias ideales para este tipo de dermis son pachulí, especias, madera, sándalo, polvo, café, caramelo y chocolate.

Vale la pena tener cuidado con el almizcle y los aldehídos, mientras que los aromas ligeros (notas florales, cítricas y de agua) no durarán mucho.

Características de una piel fría:

Tienes poca actividad, te cansas rápidamente.
Puedes tener frío incluso en verano.
La tensión es normal o baja.
La piel es fría al tacto, sobre todo en los pies y las manos.
Difícil bronceado. La piel puede quemarse y descamarse.
Si pasas una uña por la piel de la muñeca, quedará una raya de color blanco.
Las fragancias ideales para este tipo de dermis son las de notas delicadas, florales y cítricas, marinas y aquellas con matices herbáceos. En la piel fría, el perfume puede abrirse igual que en la tira de prueba. Las notas especiadas de resina y pachulí pueden arrojar resultados impredecibles. Una ventaja de la piel fría es que las fragancias pueden durar mucho tiempo en ella.

Características de una piel mixta:

Las manos y los pies son mucho más fríos que el tórax y el abdomen.
Tensión arterial normal.
El olor natural de la piel aparece rápidamente.
Con esta dermis, el aroma del perfume puede variar dependiendo de la zona de su aplicación. Por lo tanto, por ejemplo, para una apertura profunda de la fragancia, puedes aplicarla en la zona del escote, y para un toque ligero, rociarla en forma de lluvia. ¡Experimenta!

¿Qué fragancias combinan contigo? Cuéntanos sobre tus perfumes favoritos en la sección de comentarios: ¿cómo te cautivaron?