fbpx
25 octubre, 2020

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

El lado B de la educación

Existen instituciones educativas que ofrecen alternativas pedagógicas en respuesta a la diversidad de características de los educandos. Afortunadamente, cada vez hay más, aunque el incremento sea paulatino; incluso Sierras Chicas cuenta con opciones.

Colaboración:

  • Por Matías Molina, Marco Del Pino, Alejo Zentena y Lorenzo Acosta.
  • Instituto Educativo Nuevo Milenio.

Dentro de las corrientes pedagógicas conocidas como “no tradicionales”, figuran principalmente los métodos educativos Waldorf y Montessori. A pesar de que hace más de un siglo que se aplican estos modelos, se los sigue llamando alternativos y la causa reside, entre otras, en la falta de información de las variantes y hasta de las falencias de actualización de las políticas gubernamentales educativas.

De hecho, el método Waldorf fue oficialmente reconocido por la UNESCO, aunque para enseñar en instituciones de pedagogía Waldorf. Los docentes se forman en un seminario dictado por otros de los centros educativos ya existentes, que se realiza, desde 2004, en Mendiolaza y al que cada año llegan más interesados. Mientras que el modelo Montessori incluso forma docentes que dan clases en escuelas tradicionales.

Las casas de estudios alternativas se diferencian de las tradicionales –según sus adeptos– por concentrarse en el individuo, en la autonomía, en los valores universales, el ambiente y la libertad. En algunas, no hay libretas de notas ni evaluaciones; tampoco recreos, ni timbres o uniformes, ni bancos en fila. Además, no promueven la competencia entre alumnos.

No se apunta a comparar estos métodos alternativos con el de la escuela tradicional, buscando determinar cuál es el mejor. La pretensión es sencillamente ofrecer la información que pueda resultar útil a la hora de escoger una opción para los niños.

La situación actual en el Gran Córdoba demuestra que los padres se guían ante todo por el bolsillo para determinar las opciones de centros educativos. En segunda instancia, figura la comodidad que ofrece para cada quien la ubicación de la escuela. De este modo, el análisis de la propuesta pedagógica que sigue cada institución queda relegada a un plano tan lejano, que en ocasiones nunca llega a ser considerado.

En la provincia de Córdoba existen dos centros educativos que siguen el método de la pedagoga italiana María Montessori en la ciudad de Córdoba y en Agua de Oro. Con un modelos similar al de las escuelas rurales, con salas que comparten chicos de diversas edades y ciclos que parten desde los 45 días de vida hasta los 18 años. Las escuelas se parecen a una casa de familia, se trabaja en el piso, hacen yoga, utilizan materiales nobles.

Además, hay siete escuelas que utilizan la pedagogía Waldorf, creada a principios del siglo 20 por el filósofo austríaco Rudolf Steiner; uno de ellos situado en Saldán y otro en la zona norte de la capital.

Waldorf local


La mayoría de las escuelas Waldorf no está adscripta al Ministerio de Educación de la Provincia. No obstante, Sierras Chicas cuenta con una opción oficial, tal es el caso de la escuela Dandelión de Saldán.

Según confirmó a este medio la directora, Érica Berán: “A la aprobación del ministerio la tenemos hace un año, antes los niños rendían libre en la escuela pública más cercana. Conseguir la validación no es complicado pero amerita a que la escuela este en un proceso de maduración como para dar ese paso, de hecho hay algunas que no son oficiales porque no tienen intención de serlo, otras porque todavía no están listas para ese proceso”.

La escuela que se inició con el jardín para la infancia (3 a 5 años) en la zona norte de Córdoba en el año 2003, logró en 2007 plasmar la primaria en Saldán. “Si bien cada institución Waldorf hace su propia bajada, la característica principal es tomar al niño como un ser integral y a todos los contenidos que se dan están atravesados de manera transversal por el arte”, señaló la directiva.

La metodología en cuestión tiene la particularidad de concebir la educación por septenios, se piensa el desarrollo del niño en períodos de siete años. Además, no hay horario semanal fijo por año, se hace hincapié en una asignatura particular a la que se le dedica una gran carga horaria.

La docente Berán recomienda la pedagogía Waldorf porque: “Respeta al niño en su esencia transitando el jardín y los años que pueda, para que aprenda a conocerse. El maestro lo acompaña durante toda la primaria, dándose un mutuo conocimiento profundo, que otorga al niño seguridad y una autonomía como bases para ser un adulto libre y responsable”.

Los centros Waldorf van creciendo con los propios alumnos, pues así se va gestando un nuevo proyecto en Mendiolaza, que se desprende de la escuela de música Nuevo Sol, la cual recientemente incorporó nivel inicial.

Desinformación


Las casas de estudios que imparten modelos alternativos de educación no cuentan con la gran convocatoria de las escuelas tradicionales. En gran parte esto se debe a que el propio método así lo requiere, pero también por el desconocimiento que rodea a sus estrategias y principios.

A raíz de lo anterior, El Milenio hizo un sondeo de opinión entre una muestra de padres de adolescentes de nivel secundario. De este modo, se dio con la alarmante cifra de que sólo la mitad de los consultados sabe de la existencia de las corrientes no tradicionales.

No obstante, el 42% de los adultos encuestados sugirió que consideraría seleccionar alguno de los colegios donde se aplican métodos alternativos citados anteriormente.

De ello se deriva, que convendría que los institutos divulguen las corrientes pedagógicas utilizadas, pues frecuentemente, a las opciones alternativas se les asocia negativamente con libertinaje o dificultades a la hora de no contar con aprobaciones ministeriales, que devienen en problemas de adaptación a modelos tradicionales, muy opuesto a lo que sus principios persiguen.

Al momento de elegir es necesario contar con la mayor y mejor información posible. Para esto serviría que las propias casas de estudios colaboren con la ardua tarea de los padres de buscar espacios que se adapten mejor a las necesidades concretas de sus hijos. Al fin de cuentas, no todas las familias ni los chicos se adaptan a un modelo u otro, siendo todas las formas válidas.

Suscribite

Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir avisos de nuevas entradas.