Luchan por nuestros derechos

El pasado 28 y 29 de noviembre se realizó la cuarta edición de la Cruzada de las Sierras Chicas por la soberanía del agua y la tierra. Los principales reclamos de este año fueron la propuesta del Corredor Hídrico y la reglamentación de las áreas naturales protegidas. El Milenio cronicó desde el interior de la marcha el día 29, desde Villa Allende hasta Saldán.

12289482_10208296933245060_4656191295656749967_n
Crédito Fede del Libano.

Por Mirco Sartore | periodico@elmilenio.info 

Para algunos era la primera vez. Otros llevan años de lucha. Todos se movilizaron por lo mismo: sus derechos, nuestros derechos, representados por la soberanía del agua, el bosque, la tierra y los bienes comunes de toda la región. Bajo estas consignas, el pasado 28 y 29 de noviembre, vecinos de la región realizaron la Cuarta Cruzada de las Sierras Chicas, desde Ascochinga hasta Córdoba y La Calera, energizados por una amalgama de negligencia, improvisación y malas decisiones políticas a lo largo de los años.

Tanto la Coordinadora Ambiental y de Derechos Humanos de las Sierras Chicas (organizadora del evento) como los vecinos que se suman a la peregrinación están lejos del estereotipo de “hippie” con el que se los suele ver. Una vecina que marchó desde Río Ceballos comentó: “Acá todos somos laburadores y nos discriminan diciéndonos hippies. No somos hippies, somos vecinos comunes y corrientes”.

Primer día |

Agua de Oro – Salsipuedes 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Créditos: Colectivo Sin Frenos

El día domingo, con una convocatoria menor que años anteriores, poco más que 50 personas llegaron al polideportivo de Villa Allende alrededor de las cuatro de la tarde. Iban en una caravana de autos, encabezados por un peugeot blanco que portaba la bandera negra de la Coordinadora. “Pancho” Deón y Federico, miembros del Grupo Tacku de Villa Allende, indicaron causas por la cual este año hubo baja convocatoria: “Este año tuvimos muy mala difusión, además, las elecciones  cansaron a la gente, y puede que confundan esto con una marcha de política partidaria y por eso no asistan”.

Segundo día |

Río Ceballos – Unquillo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Créditos: Fede del Libano

 

Alicia, vecina que marchó desde La Granja, tuvo otra teoría diciendo que la cercanía a fin de año implica que la gente esté pensando más en las vacaciones que en marchar.

Discurridos unos minutos ya en el polideportivo, Pancho y los chicos del grupo Tacku buscaron a los miembros de la murga Cumbé de Mandinga, para que le dieran un poco más de vida a una marcha bastante “planchada”, en sus términos. Volvieron minutos después con la murga. Frente a la Secretaría de Deportes, los chicos de la banda bailaron revoltosamente mientras sonaban bombos y platillos.

Mendiolaza – Villa Allende 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Créditos: Fede del Libano

Entretanto, y con los mates y los facturas circulando mediante, los marchantes comentaban que en Ascochinga hubo más gente y esperaban que en El Diquecito más personas se les sumasen. Alicia resaltó: “Todos somos una misma región. Estaría bueno que la gente marchara en toda la peregrinación”.

Media hora después de arribar a Villa Allende, y sin transeúntes que se aproximaran a investigar, los vecinos decidieron volver a los autos y partir a Saldán. La caravana recorrió todo el costado del poliportivo, pasó por la Mariani, llegó  a la Goycoechea, dobló a la derecha y encaró camino hacia la plaza principal de Saldán. Los marchantes tocaron bocinas  desde los  autos y un miembro del  grupo Tacku gritaba con un megáfono: “¡Lucharemos por la soberanía del agua y la tierra!”.

Ya en las entrañas de Villa Allende y casi llegando a Saldán, un perro negro callejero se adelantó al Peugeut blanco y pasó, ladrando alegremente, a encabezar la marcha. Entretanto, otros perros se sumaron y conformaron la “punta de lanza” de la cruzada. Alicia gritó desde el auto “¡perro comprometido!”, y agitó con fuerza el puño derecho. Norma, una treintañera que la acompañó en el vehículo, exclamó en broma: “¡Súmense todos los perros y que todos vean lo inteligentes que son!”.

Una pick-up de los bomberos de Saldán pasó a acompañar a la caravana en el tramo final del viaje a la ciudad vecina. El aullido de la sirena del vehículo se combinó con los bocinazos de los vecinos para conformar una masa de sonidos que no dejó a ningún transeúnte indiferente. “Lo que me da esperanza es qué se está sumando gente”, dijo Norma con serenidad.

Saldán – La Calera 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Créditos: Fede del Libano

La peregrinación llegó a la plaza alrededor de las cinco y cuarto, esta vez, con una gran cantidad gente que la esperaba. Una locutora ubicada en el escenario les dio la bienvenida a los vecinos y pidió un fuerte aplauso para ellos. Ubicadas a metros del escenario, vecinas de Saldán pintaban carteles de protesta. Esther, una de ellas, explicó: “El principal problema aquí es el tema de la cantera (por su polvillo y sus cantos que caen) y también el tema de la reserva. Decimos no a la expansión inmobiliaria”. Los abogados les han pedido a los vecinos de Saldan que se movilicen para lograr que los juicios a la cantera Ombú cobren fuerza y mayor visibilidad.

Mientras, distintos vecinos pasaban a hablar al escenario, miembros de Cine Comunitario Unquillo grabaron todo lo que sucedía y entrevistaron a distintos integrantes de los colectivos presentes. Actualmente, están preparando un documental sobre la cruzada que saldrá a comienzos del año que viene.

Una vecina menuda y con cabellos que a la distancia parecían azulados subió al escenario y leyó una parte de la encíclica del Papa Francisco sobre el medio ambiente. Se llama Mirta y una vez que terminó de hablar se bajó de escenario y comentó: “Se están violando ordenanzas con respecto al tema de las reservas y hay rumores que el actual intendente ya arregló en secreto todo con la cantera Ombú”.

Tras ella, pasaron los músicos, las murgas, los bailes y los vecinos que se convirtieron en bailarines improvisados. Después de la despida por parte de la locutora, todos los vecinos corrieron al centro de la plaza para sacarse una foto. Con el sonido de los tambores y bombos, con la foto ya sacada, se dio punto final al paso de la caravana por Saldán y todos emprendieron camino a La Calera para cerrar una nueva edición de la peregrinación más importante de Sierras Chicas.

El Diquecito

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Créditos: Fede del Libano

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso - Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

ESTAMOS SEGUROS QUE TE VA A GUSTAR

Comentarios en Facebook

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: