Reordenar la tierra

Las secuelas de la inundación de febrero en Sierras Chicas abren una nueva polémica sobre el tratamiento y la distribución de la tierra en el futuro.

Según estimaciones del ISEA, en siete años se perdieron dos mil hectáreas de bosque en Sierras Chicas.
Según estimaciones del ISEA, en siete años se perdieron dos mil hectáreas de bosque en Sierras Chicas.

Redacción El Milenio 

Mientras que un informe científico de la Universidad Nacional de Córdoba, llevado a cabo en conjunto con el Equipo de Ordenamiento Territorial del Instituto Superior de Estudios Ambientales (ISEA) indica que en 2013 se alertó sobre los riesgos de deslizamiento (tierra, roca y agua) e inundaciones en la zona de Sierras Chicas, particularmente en la cuenca de Río Ceballos y Saldán, los intendentes de la región aseguraron que nuevos planes de ordenamiento territorial ya se estaban empleando desde hace un par de años atrás.

Según el ISEA, el avance descontrolado de la frontera urbana y el desmonte de bosque nativo fueron los factores que provocaron la catástrofe, y aseguran que ellos reclamaron la protección de la cuenca tiempo antes del desastre.

Sergio Spicogna, intendente de la ciudad de Río Ceballos, contó a El Milenio que el nuevo ordenamiento territorial de la localidad empezó en el año 2012, cuando se aprobaron las primeras ordenanzas sobre uso de suelo.

“La primera y gran ordenanza fue el fraccionamiento de tierras, que apuntó a la protección de la ladera oeste, la creación de una reserva de Los Manantiales, la cual cuenta con un presupuesto a los efectos a iniciar acciones en ese lugar”, explicó Spicogna.

A su vez, el intendente agregó: “En los próximos días se llama a concurso para ocupar el puesto de guarda parques, así se realiza un control efectivo sobre el lugar -Los Manantiales- y seguir avanzando en todas estas cuestiones que son necesarias, porque Sierras Chicas crece a pasos agigantados, por ello el ordenamiento territorial me parece fundamental”.

Para el intendente, la propuesta principal es ejecutar acciones en conjunto con todos los municipios de las Sierras.

Por su parte, el intendente de Villa Allende, Héctor Colombo, comentó que el replanteo de uso de suelo en su ciudad se viene haciendo antes de la catástrofe de febrero, con el objetivo de una nueva organización del desarrollo urbano y uso de suelo.

“Después del 15 de febrero tenemos que redefinir los márgenes del arroyo, no volver a construir tapias ni construcción en la zona de la ladera del rio. Para ello, proponemos a los vecinos que en vez de construir tapias, se realicen cerramientos naturales, que no obstaculicen el  desplazamiento del agua, porque las crecientes pueden volver a venir”, aseguró Colombo.

Asimismo, el intendente de Villa Allende expuso que las construcciones actuales que deban ser erradicadas por cuestiones de seguridad, van a ser suprimidas. Se trata de aproximadamente 120 viviendas censadas. Sin embargo, la erradicación de las familias será compensada con la construcción de una casa nueva.

“Este plan está dentro del plan provincial “Córdoba de Pie”, que la semana que viene esta la licitación de las primeras 90 viviendas. El plazo de construcción que hemos propuesto es de 6 meses”, contó el jefe comunal.

Informe científico

El trabajo de la UNC explica por qué se produjeron las catástrofes que azotaron a la zona de las Sierras Chicas luego de las lluvias que alcanzaron entre 270 y 300 milímetros en la jornada del 15 de febrero.

Los investigadores analizaron el estado de los bosques y la magnitud del desarrollo urbano, es decir, cómo se usó y ocupó la tierra. Luego, aplicando un modelo multicriterio evaluaron un conjunto de variables: pendiente, distancias a los ríos y arroyos, niveles de altitud en relación al mar y la manera en que participan las subcuencas hasta la salida de la cuenca de Río Ceballos-Saldán.

Según los especialistas, las urbanizaciones en Sierras Chicas, tanto las antiguas como las actuales, están ubicadas en las zonas de mayor riesgo de inundación, debido al desmonte de bosque nativo que hace que el agua no tenga obstáculos en su recorrido.

Alicia Barchuk, directora del proyecto, habló con El Milenio y sostuvo que es indispensable impedir las urbanizaciones en las zonas de alto riesgo de inundación, así como recuperar en estas áreas la cobertura vegetal.

“Mi recomendación es que se cumpla la ley que protege al ambiente, porque de esta forma estaríamos más resguardados. No se puede hacer uso de la tierra en pendientes montañosas”, indicó Barchuk, a lo que agregó: “Se debe implementar un nuevo uso de la tierra planificado estratégicamente, con la supervisión de las autoridades municipales y provinciales”.

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso – Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

ESTAMOS SEGUROS QUE TE VA A GUSTAR

Comentarios en Facebook

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: